Inicio»Opinión»Río 2016

Río 2016

1
Compartidos
Google+

No, no hablaré de los súperatletas como Usain Bolt, ni del tiburón de Baltimore, Michael Phelps; tampoco de los bizcochitos rusos que participaron en la gimnasia femenina, mucho menos de la paupérrima cosecha de medallas de la delegación mexicana que nos representó. Como dijo Arturo, el bohemio puro de noble corazón y gran cabeza “siento por esta vez, no complaceos”.

El análisis deportivo se lo se lo dejamos al chiquitín de José Ramón Fernández y el manotas de David Faitenson —que nunca está conforme con nada—, ellos son los buenos. Tampoco hablaré de Brasil, de su fútbol, su samba y sus mujeres.

Por cierto, los mexicanos que tuvieron el varo y la fortuna de ir a ver los juegos olímpicos se llevaron una medalla de oro, pero por solicitar servicios sexuales a las bomboncitas brasileñas. Mexicanos tenían que ser. Sí señor, en algo tenemos que ganar, no solo en beber cerveza.

Ya, hablando en serio, cuando escribí río, me referí al verbo reír. Conjugado en primera persona singular (yo), en presente indicativo. Ya explicado el asunto, nos evitamos muchas broncas con ley; aunque a decir verdad, ya no importa si lo que escribimos o presentamos es genuina o plagiada, total, como dijo Nuño: “es error de estilo”, o algo más inverosímil que raya lo estúpido, como lo que dijo el director de la Tesis de Peña defendiendo, “error de imprenta, se perdieron las comillas de la imprenta” o sea, no puede ser…

A mí, eso de romperse las vestiduras y tirarse al suelo a suplicar que entiendan argumentos no convincentes, me tienen sin cuidado, es más, me dan harta risa.

Río, porque en vez de que Peña se defienda de toda la bazofia que se le descubre cada día, salga su prima y lo defienda diciendo que ya no permitirán que sigan ofendiendo más al presidente. ¡Ay chuchis, defiéndeme manita!

Río, porque en vez de que los estudiantes se sientan motivados a titularse a base de esfuerzos, los motivan a plagiar tesis, y lo peor, a no reconocer la verdad.

Río, cuando Norberto se pone a explicar las funciones del ano. Creo ese tema no le encomendó San Pedro. Tampoco entendió a Jesús cuando dijo: “que tire la primera piedra el que esté libre de pecado”. ¿Será que no recuerda a Maciel y cientos o miles de curas pederastas? Como dijo el poeta del nopal: “que no mame”.

Río, porque nuestro intocable Jimmy Neutrón con solo pedir “perdón” piensa que ya olvidamos a la gaviota y su casa blanca. Piensa  que todos somos felices con los gasolinazos. Hablando de gasolinazos, sale un lamebotas a decir que la reforma energética no contemplaba que bajen los precios de los combustibles… chale, tanto cacareo de reformas estructurales y estamos peor.

Río, porque Televisa está colapsando con el auge de las redes sociales y su falta de ética profesional informativa le está pasando la factura. Gracias al Dios Chac se fue López-Dóriga a la china poblana. Río, porque no fueron los payasos de Televisa y TV Azteca a cubrir los juegos olímpicos de Río de Janeiro 2016. ¡Yupiiiii!

Río, porque en mi terruño la amenaza del Uber ya hizo mella en algunos taxis fósiles; río, porque la súper tarjeta de 150 pesos para útiles que le darán a los padres de familia no dará ni para el arranque; río, porque una pequeña llovizna pone en evidencia la herencia del Purux y su Megadrenaje.

Río, por todas las sandeces que hacen nuestros líderes políticos locales; río, porque no quiero llorar a mis aguerridos Piratas de Campeche, que fueron eliminados por los Leones yucatecos cabezones; río, por todo lo que pasa en la tierra del pregonero.

Por cierto, eliminaron a los verdaderos pregoneros del Centro Histórico, para que reine Oxxo, Frafeísimo y otros comercios que explotan al campechano noble y trabajador.

Río, porque es lo único que me queda en estos momentos. Río porque si no lo hago me pongo a chillar como marranito huérfano.

Amigos de este excelente periódico, ya regresó “Sentimientos del pueblo” porque mis cuatro lectores me los han solicitado, y porque también nuestro charro negro, el puma mayor, mi gran maestro Germán Dehesa, me encomienda al mirar desde el Olimpo de los Dioses, el megadesmadre que pasa en nuestro pueblo.

Miguel Chi Can

 

Noticia anterior

Madres exigen cesar al maestro acusado de acoso

Siguiente noticia

Retroceso en el respeto a los derechos humanos