Inicio»Opinión»Pibipollos legislativos

Pibipollos legislativos

0
Compartidos
Google+

Entresemana

 

En la sesión del jueves, en la que una pizca de los recursos públicos se utilizaron para adelantar la ingesta de pibipollos –vaya usted a saber si como se hacía en el Icatcam,  con sobreprecio-, para que nadie dudara del divisionismo que corroe a los legisladores albiazules, la dirigente estatal, Yolanda Valladares, llegó al Salón de Sesiones para disfrutar el espectáculo que había planeado.

El albiceleste Silverio Baudelio del Carmen Cruz Quevedo pidió la palabra.

Silverio lanzó todo tipo reproches y reclamos personales a su compañera y poco le faltó para soltar la sospecha de que momentos antes, la iniciativa de eliminar ocho diputaciones plurinominales no era autoría de Herrera Pérez, sino que le fue entregada en el cuarto piso del Palacio de Gobierno.

Para entonces, alguien ya había dado cuenta de que la mesa de la Sala de Juntas “María Lavalle Urbina” estaba cubierta de calientes y aromáticos pibipollos, que el generoso presidente de la Junta de Gobierno y Administración, Ramón Martín Méndez Lanz, había mandado traer desde Sihochac.

Ese fue el momento en que La Jefa Yola entendió que la diputada eliminadora de pluris no había caído en el juego que le tendió a través de Silverio Baudelio del Carmen, por lo que optó por poner pies en polvorosa.

De este modo, puede concluirse que la dirigenta del Comité Directivo Estatal panista, Valladares Valle, falló por partida triple, pues su pupilo Silverio no logró impresionar a nadie en el Congreso del Estado y menos a quien propuso eliminar ocho diputaciones plurinominales.

También la regó La Jefa al enviar al coordinador a medias de la bancada panista a oponerse a la iniciativa, ya que al igual que su padre del mismo nombre y apellido, se han beneficiado tres veces con los escaños de regalo, y seguramente pretenden seguir así.

Pero ¿por qué la propuesta de reducir el número de diputaciones de regalo provocó tanta molestia y enojo en la dirigente panista?

La respuesta es clara, porque durante la pasada campaña electoral por la dirigencia estatal albiazul, los contendientes Yolanda Valladares y Lavalle Maury pactaron arreglos y compromisos, que esperaban saldar una vez que se definiera al nuevo líder estatal, ya sea integrando a algunos al CDE.

Y más claro resulta todavía que reducir el número de diputaciones plurinominales impactaría negativamente en las posibilidades de La Jefa Yola de saldar facturas con algunos de sus principales apoyadores en la contienda interna, pues estos cargos se han convertido simple y llanamente en un descarado manejo de los dirigentes estatales de los partidos políticos.

A la sospecha de los seguidores de Yolanda Guadalupe de que la iniciativa para eliminar ocho pluris le fue entregada a Ileana Herrera en el cuarto piso del Palacio de Gobierno, surgió una contrasospecha entre los legisladores carmelitas de que en realidad la propuesta le fue enviada por el aspirante derrotado, Pashita Lavalle, en un nuevo intento de obstaculizar los compromisos de aquella.

 

Entresemana se elabora con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA.

Noticia anterior

Degustan pibipollos

Siguiente noticia

Crecerá cementerio de Siglo XXI: alcalde