Inicio»Opinión»¿Qué hubiéramos hecho?

¿Qué hubiéramos hecho?

0
Compartidos
Google+

El gasolinazo es tema obligado de analistas y columnistas. Las redes sociales siguen inundadas con expresiones de rechazo, enojo y alguna que otra muestra de aceptación y defensa por los incrementos a los combustibles.

 

RAZONES DEL PRESIDENTE

De forma consecutiva, el presidente Peña Nieto defendió su iniciativa en dos mensajes que emitió en cadena nacional, bajo las siguientes razones: Mantener los precios artificiales de las gasolinas en 2017 como el que teníamos en diciembre, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos; el aumento derivó de los precios del petróleo a nivel mundial y que no tiene nada que ver con la reforma energética. El precio de la gasolina subió porque en el último año, en todo el mundo, el precio del petróleo aumentó cerca de 60 por ciento; el fin del incremento fue mantener la estabilidad de la economía, entre otras razones.

El detalle es que mientras el presidente se esmera en explicar los motivos del gasolinazo, medios de circulación nacional e internacional tiran por la borda sus argumentos, como por ejemplo, el sitio GlobalPetrolPrices.com publicó en su portal “México es el único país de 103 naciones que incrementó 20 por ciento los precios”.

Si a esto le sumamos que en Sudáfrica el precio de la gasolina por litro es de 17.33 pesos, con un salario diario de 304.1 pesos; en Grecia con un precio por litro de 31.88 pesos, y un salario diario de $990 pesos; mientras en México tenemos un salario diario de 80.04 pesos, el precio por litro es de 15.33 pesos, no existe comparación. Es cierto que equilibraron los costos al resto del mundo, pero los salarios de los mexicanos siguen en niveles por debajo de los países petroleros.

 

¿QUÉ HUBIÉRAMOS HECHO?

Luego de la presión social, la reducción del 10 por ciento en los salarios de los funcionarios federales anunciada por el presidente Peña Nieto es una medida que se quedó corta, pues hablando en términos macroeconómicos debería ir acompañada de un paquete de austeridad gubernamental más severo, una reducción de gastos en la Oficina del presidente, en instituciones como INAI, INE, Suprema Corte de Justicia, Congreso de la Unión, partidos políticos, donde existe opacidad, falta de transparencia y uso discrecional de recursos públicos. Es decir, un ajuste de cinturón parejo.

En respuesta a su pregunta, señor presidente, eso hubiéramos hecho.

 

EL COSTO ECONÓMICO

El costo económico lo estamos pagando los mexicanos de la clase media, pobre y muy pobre, ante la escalada de incrementos por la cuesta de enero y el pago de impuestos cada principio de año.

De ahí, que la liberalización de los precios sea un error de cálculo mayúsculo, desproporcional, que se pudo haber evitado de haberse implementado en otro momento de forma gradual y con argumentos de comunicación social que redujeran el impacto negativo.

Veremos en los estados qué medidas tomarán los gobernadores para reducir el daño colateral del gasolinazo.

 

Mail: [email protected]

Facebook: eldaclementereyes

Elda Clemente Reyes

 

Noticia anterior

En riesgo salud pública por perros callejeros

Siguiente noticia

Cambio de medidores genera malestar entre habitantes de El Fénix