Inicio»Opinión»Hacia las estrellas y más allá

Hacia las estrellas y más allá

0
Compartidos
Google+

En la época actual, uno se pregunta cuántos alumnos que salen de las escuelas públicas pueden aspirar a un cargo de primer orden.

Los lazos familiares ayudan, pero quiénes de la clase baja y media están en la cima del poder. No hay, es lo de menos. Dice la Biblia que “no solo de pan vive el hombre”, y se toma en cuenta que no solo hay un lugar para demostrar las cualidades de la competencia: habilidad, destreza y capacidad.

“La educación formal te dará una manera de ganarte la vida. La autoeducación te hará ganar una fortuna”, dijo Jim Rohn, empresario estadunidense, autor y orador motivacional.

Su obra ha influido en el lanzamiento o la promoción de las carreras de muchos otros en la industria del desarrollo personal. Mucho de cierto tiene este hombre con historias de éxito.

La escuela enseña caminos, formas, proporciona herramientas, metodologías, métodos, técnicas, modelos pedagógicos, como sugiere el tercer axioma de la comunicación de Paul Watzlawick, quien fue uno de los principales autores de la Teoría de la comunicación humana y del constructivismo radical, con una importante referencia en el campo de la terapia familiar, terapia sistémica y, en general, de la psicoterapia.

El tercer aspecto, de los cinco axiomas, dice: “La naturaleza de una relación depende de la gradación que los participantes hagan de las secuencias comunicacionales entre ellos, tanto el emisor como el receptor de la comunicación estructuran el flujo de la comunicación de diferente forma y, así, interpretan su propio comportamiento como mera reacción ante el del otro”.

Cada uno cree que la conducta del otro es “la” causa de su propia conducta, cuando lo cierto es que la comunicación humana no puede reducirse a un sencillo juego de causa-efecto, sino que es un proceso cíclico en el que cada parte contribuye a la continuidad (o ampliación, o modulación) del intercambio.

No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. No importan de dónde vengas, son tus decisiones las que determinan tu destino, de la web.

No basta con decir, sino como lo interpreta el escucha. Entonces la escuela proporciona información, muestra caminos para encontrar textos científicos y las formas de leerlos, pero ya es decisión personal el interés por documentarse sobre trabajos impregnados con los estudios realizados por el epistemólogo Jean Piaget, famoso por su aporte al  estudio de la infancia y por su teoría constructivista sobre el desarrollo de la inteligencia.

El autor habla de lógica, metodología y teoría del conocimiento, ramas importantes en el quehacer científico y conocimiento científico.

Si se pretende ser diferente, hay que cambiar las formas y modelos de aprender. La escuela aporta, el interés personal importa ideas cuando se sabe leer, comprender y procesar la información.

Mentes millonarias en la web sostienen: “Es bien sabido que ningún colegio en el mundo enseña a sus alumnos a ser millonarios. Es la razón por la cual los emprendedores debemos ponernos creativos y educarnos para el éxito nosotros mismos”.

Como bien dijo el maestro Jim Rohn: “La autoeducación te hará ganar una fortuna. El séptimo arte contiene un mundo de lecciones, las cuales son oro molido en el camino hacia a la cima financiera”.

El emprendedor más importante de la historia moderna. Una cinta protagonizada por Ashton Kutcher, relata la vida y obra de Steve Jobs.

El comienzo, desarrollo, caída y resurgimiento de Apple. ¿Por qué debes verla? A diferencia de lo que la mayoría del mundo piensa, los emprendedores son seres humanos comunes y corrientes, no son súper héroes.

Es su voluntad indomable y una pasión enorme lo que los lleva a alcanzar el éxito. Esta película muestra el proceso de crecimiento de una de las marcas más importantes de la historia empresarial.

Dos lecciones valiosas nos muestra la cinta. Primero, el poder de una idea puede cambiar al mundo y, en segundo lugar, para alcanzar la cima hay que pensar diferente.

Hay que aprender para ser mejor que ayer, hoy y mañana, y como dice Buzz Lightyear, personaje ficticio protagonista de la saga Toy Story de Disney Pixar: hasta el infinito y más allá.

Per aspera ad astra es una frase en latín que significaría en castellano “A través del esfuerzo, el triunfo”, “Por el sendero áspero, a las estrellas” o “Hacia las estrellas a través de las dificultades”.

Candelario Pérez Madero

Noticia anterior

Apuñalan a carnicero

Siguiente noticia

Golpea y amenaza a su pareja