Inicio»Opinión»Otra vez Trump

Otra vez Trump

0
Compartidos
Google+

Negociar es un verbo que no sabe conjugar el actual presidente de los Estados Unidos, porque se sabe solo hasta la primera persona del presente del modo indicativo, es decir, “yo negocio”, y los demás negocian conmigo: así se hizo multimillonario y así pretender construir la política exterior de su poderoso país, solo que en el primer caso exponía a su propio capital económico cuando efectuaba un mal negocio, en tanto que ahora por un proteccionismo exacerbado le está causando mucho daño a su nación y le causará más si antes no lo detienen.

Para solo mencionar su más reciente error, sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París firmado por 195 países apenas el 12 de diciembre de 2015,  lo que en su momento fue considerado como un hecho inusitado, pues prácticamente  todas las naciones del orbe coincidieron en una causa de urgente atención: combatir el calentamiento climático.

“Las naciones se han unido para enfrentarse a este grave problema que afecta a toda la humanidad”, expresó complacido Laurent Fabius, ministro francés de relaciones exteriores y presidente de la Conferencia de la ONU sobre el cambio climático (COP).

Como todos sabemos la radiación solar origina que la Tierra se caliente y emita calor hacia la atmósfera, pero ésta lo retiene debido a la gran cantidad de gases provenientes de diversas fuentes, como las grandes fábricas, los combustibles fósiles usados por vehículos automotores y la deforestación, principalmente. De esta manera se produce el efecto invernadero que da lugar al calentamiento climático.

Las afectaciones mundiales de este fenómeno ya se sufren y tienden a empeorar: deshielo en los polos que están acabando con su flora y con su fauna, aumento general de la temperatura causante de graves sequías, contaminación del aire y del agua, aumento del nivel de los  mares causante de inundaciones, de tsunamis, tormentas tropicales, daño a diferentes ecosistemas y cáncer en la piel de los seres humanos por la radiación ultravioleta, entre otros.

Una condena mundial por esta absurda decisión del señor Trump se hizo presente de inmediato, e incluso proveniente de científicos y hasta de políticos estadunidenses.

Una condena que, como otras, se le resbaló a este señor que dista mucho de ser buen gobernante sobre todo del país más poderoso del mundo que, además, después de China es el mayor emisor de gases contaminantes a la atmósfera.

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Asegurados en cateos serán llevados ante juez de Control

Siguiente noticia

Intenta robar celular