Inicio»Opinión»La educación en México

La educación en México

1
Compartidos
Google+

Hace 64 años mi hermano Armando, que antes de convertirse en profesor cursó la carrera de contador privado, me comentó que le habían puesto el siguiente problema de aritmética:

—¿Cuánto me costó una vaca que al venderla en nueve mil pesos me hizo ganar el 10 por ciento sobre su valor de compra?

Treinta años después le puse este problema a alumnos recién egresados de una secundaria en un examen de evaluación, para detectar sus condiciones académicas y ni uno solo de ellos lo resolvió bien. Si de sorpresa se lo preguntara en la actualidad a estudiantes de educación básica, es muy probable que el resultado no fuera satisfactorio, a menos de que la respuesta estuviera dentro del enlistado de una opción múltiple. La capacidad de discernimiento no se ha impuesto aún al hábito de la memorización y a la sujeción de rígidos programas institucionales del tipo sexenal.

Por eso, México ocupa el lugar 57 de 70 en la tabla evaluatoria sobre educación que frecuentemente realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mediante el “Program for International Students Assessment (PISA)”, correspondiendo a Singapur el lugar número 1, a Finlandia el 5, a Canadá el 7, al Reino Unido el 15, a Estados Unidos el 25, y a la República Dominicana el lugar 70.

En diversas publicaciones se pone de ejemplo la educación de Finlandia, un país desarrollado y muy estable política y económicamente, cuya población total es de 5 millones 482 mil, 3 veces menos que la del Estado de México que tiene 15 millones 180 mil habitantes.

En este país europeo, uno de los cinco de los llamados nórdicos, la educación es obligatoria y gratuita en escuelas públicas, como también gratuitos son los libros y el material escolar, desde los 7 hasta los 16 años —según una versión de Internet—,  y reúne las siguientes características principales:

—Todos los maestros son evaluados cada determinado tiempo para garantizar que están actualizados. Para cierto tipo de educación especial y para el ciclo profesional hasta se les exige maestría.

—Hay completa libertad pedagógica para los maestros, pero las tareas a los alumnos deben resolverlas en la escuela, no en el hogar.

—La jornada escolar consiste solo en 4 o 3 clases de 45 minutos, con intervalos de 15 minutos para descansar o jugar, incluyendo tiempo para recibir comida caliente. Se le da mucha importancia al juego y al descanso, y para tal objeto muchas empresas ajustan los horarios laborales a fin de que los padres convivan los fines de semana con sus hijos.

—Imprescindible es la relación profesor-familia dentro del horario escolar. A los padres se les notifica por escrito la evaluación de sus hijos del nivel básico, porque no se les ponen exámenes.

—En un plan renovado va incluida la educación por competencias.

Irresponsable sería pretender aplicar en México un programa similar de educación por muchas razones lógicas, pero sí valdría la pena saber cómo lo      ha hecho Vietnam —por ejemplo—, que ocupa el lugar 8 en esa lista de la OCDE.

Por lo pronto, bueno es saber que ya los maestros son evaluados y que ante los incentivos prometidos muchos se han propuesto superar su formación profesional, y que por la aplicación de una parte de la reforma educativa a partir del ciclo escolar 2017-2018, una de sus innovaciones va a ser la educación por objetivos y con base a competencias.

Precisamente para ese ciclo se aplicarán, para la educación básica, tres calendarios distintos a fin de cubrir los planes y programas de estudio, que deberán tener un mínimo de 185 días y un máximo de 200, cada uno de ellos escogidos por los actores del área de cada región, pero sujetos a cambios según resultados, a propuesta de maestros, padres de familia, sector privado y la sociedad civil.

La sociedad en su conjunto debe coadyuvar, en la medida de sus responsabilidades y de sus posibilidades, en que se mejore la educación en el país, ya que es la base para su desarrollo integral.

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Sin iluminación el puente de Isla Arena

Siguiente noticia

Hurtan por tercera ocasión en farmacia