Inicio»Opinión»Aprendiendo y compartiendo

Aprendiendo y compartiendo

0
Compartidos
Google+

Desde Champotón

“La nobleza, la belleza y el bien son valores heredados, no adquiridos”, Píndaro.

 

Después de leer el pensamiento y obra de Píndaro, máximo representante de la literatura griega, encuentro la raíz de nuestra esencia, de nuestra manera de pensar, de nuestros mitos, leyendas y creencias; de nuestros cantos religiosos, del concepto arcaico hacia la mujer que dice en “El yambo de las mujeres” de Semónides.

“El hombre no puede conocer bendición más grande que una buena esposa, ni peor maldición que una mala”.

Una obra misógina, que nos recuerda el canto de las canciones rancheras mexicanas que hablan de amores perdidos por mujeres infieles, y de la contraparte que se refiere a los hombres: “rata inmunda, animal rastrero”.

Hundirse en las profundidades de la literatura de la Grecia Clásica impacta a cualquier amante de las letras.

Píndaro nos deja desde muy temprana edad un legado admirado hasta hoy por la seguridad de su pensamiento escrito, la belleza de su controversial poesía donde impregna los elementos míticos, y la riqueza de su pensamiento que perdura y se actualiza a través de los años.

Una vida de estudio y superación se puede percibir a lo largo de su obra.

Tiene la certeza Píndaro que los valores fundamentales de un ser humano son la nobleza, la belleza y el bien, que estos son heredados, nunca aprendidos, que en un hombre débil sin energías intrínsecas es vano todo el esfuerzo de erudición.

Este pensamiento tan evidente al analizar la naturaleza del ser humano de cualquier siglo, nos obliga a pensar: Que debemos esforzarnos por alcanzar la excelencia como seres vivientes responsables de la herencia cultural de las generaciones futuras, que tenemos mucho que aprender y mucho que enseñar, de lo contrario, cualquier exigencia que tengamos con los herederos es consecuencia lógica de nuestra herencia.

La disciplina fija y promueve la esencia personal.

 

Aracelly Castillo Negrín

Noticia anterior

Exceso de confianza favorece VIH

Siguiente noticia

Factores que provocan las enfermedades psicológicas