Inicio»Opinión»Dar por terminado el TLC

Dar por terminado el TLC

1
Compartidos
Google+

Beneficios mínimos

No siempre los intereses de los empresarios y de las clases dominantes de una Nación coinciden con los intereses de su pueblo. El actual caso de las relaciones con los Estados Unidos es un claro ejemplo.

El pueblo puede estar a gusto con que se le diga que ya no seremos más socios comerciales,  e incluso no ser socios en ninguna área con Norteamérica. El cuento de apretarse el cinturón lo podría aceptar de nuevo, quizá, pero sin ceder un milímetro de soberanía y sin negociar en un solo grado siquiera su libertad.

Pero las clases burguesas mexicanas piensan distinto. Dicen que Jorge Castañeda, el escritor y excanciller, es autor de una teoría que llevaría a México a hacer una “cesión inteligente de la Soberanía Nacional”, y que consiste en supeditar totalmente al país en función de un pomposo concepto de seguridad nacional del país vecino. Eso, junto con las eventuales concesiones que se hicieran para que EE.UU. acepte continuar con el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica y Canadá (TLC), y beneficiar así preponderantemente a la oligarquía mexicana —que son el 1% de la población—, son inaceptables para la población no capitalista de México.

Ese México entregado a los Estados Unidos, tragándose el cuentote ese de que es colaboración y no supeditación, no nos interesa a la mayoría de los mexicanos. Así que lo mejor sería regresar a como estábamos. Terminar con el TLC y pasar a regirse por las reglas de siempre del comercio mundial, sin preferencias para ningún bando; es decir, pura conveniencia económica, sin involucrar aspectos políticos, incluída la seguridad, ni de ningún otro tipo.

Entregar el país a los norteamericanos para que los ricos de México sigan con su holgura de siempre y su engreimiento, no nos parece correcto. Y no se debe hacer si no queremos dejar a las nuevas generaciones un país producto de la cobardía y el interés económico de las minorías del país. Que se vayan a Estados Unidos —aunque allí los pateen— los que no tengan dignidad.

Xavier Hurtado Ferrer

[email protected]

 

Noticia anterior

Regidores, cómplices de las irregularidades

Siguiente noticia

Muere prensado