Inicio»Opinión»El voltejeo o la fiesta del mar

El voltejeo o la fiesta del mar

0
Compartidos
Google+

Con el solsticio de verano, tenía lugar en la ciudad de San Francisco de Campeche una de las festividades hoy extintas, pero que en el pasado congregó a los campechanos en una verbena popular donde convivían chicos y grandes. Fue conocida como el voltejeo o “paseo de las murallas”, cuya celebración coincidía con el día de san Juan Bautista.

Aunque no se tiene conocimiento sobre su origen, se sabe que esta celebración se remonta a los años de la vida colonial, cuando el puerto de Campeche era uno de los más famosos debido a su rico comercio, y la brisa del mar empapaba las fortalezas de piedra construidas para la defensa de la ciudad y sus pobladores.

Durante la mañana del 24 junio los campechanos se daban cita en una calzada cercana al muelle, donde los barcos y cayucos de los pescadores eran adornados con banderas en señal de regocijo, para dar paso a un banquete y baile con el que año tras año celebraban a san Juan, mientras que de las murallas sobresalían las telas multicolores de los tradicionales toldos.

Danzas, jaranas, y romerías acompañaban a la concurrencia, mientras que se expendían refrescos y helados para mitigar la sed de los participantes, así como suculentos manjares para saciar el apetito más voraz. La celebración también incluía un recorrido de los barcos por la playa, costeando el barrio de san Román hasta san Francisco y viceversa.

Era costumbre que durante estos días las damas lucieran con orgullo el elegante traje de campechana que incluía el tradicional reboso, y de ahí se desprende la costumbre de los tres estrenos. Uno estaba elaborado de seda y servía para salir de paseo, otro se empleaba para los rezos a santa María, y otro más sencillo era para el uso diario. La destrucción de los lienzos de muralla a finales del siglo XIX marcó el fin de una de las tradiciones de mayor arraigo en la ciudad.

Más tarde, con la finalidad de revivir esta tradición, en la década de los setentas el Ayuntamiento organizó nuevamente el voltejeo, que en esta ocasión partiría de la marina de san Román, donde más de 15 lanchas adornadas con banderitas de papel de china pasearon a los campechanos por la costa, reviviendo el viejo paseo. En el lugar se contó con la participación de la Marimba de Campeche y se repartieron refrescos.

En 1989, con la finalidad de darle mayor difusión, la Dirección de Cultura y Deporte del Ayuntamiento, organizó el sábado 24 de junio, exactamente en el Día de san Juan, el voltejeo; pero en esta ocasión se incluyó la motonáutica durante la mañana, y caída la tarde se realizó un evento cultural en la Plaza de las Américas, donde con charangas, festivales culturales, trajes campechanos, música regional y danzas folclóricas se recordó el voltejeo. Desde luego, en esta ocasión no pudieron faltar la venta de antojitos, helados y refrescos.

En la década de los noventa, este evento organizado por las autoridades municipales aglutinó una serie de actividades culturales, con la presentación de diversos grupos folclóricos y estampas campechanas como la guaranducha, el baile de la botella y campechanita, así como de otros estados. Se contó con la participación del Ballet Folclórico de la Casa de Cultura, el trío Los Norteños, La Romanza Campeche, el grupo Voces y Cuerdas, entre otros.

Cabe señalar que a partir de este año algunos rotativos de la época comenzaron a llamar a esta festividad como la Fiesta del Palmar, pero no hay que confundir “el voltejeo”; era la fiesta del mar y de mucha agua, pues generalmente llovía pero aun así la gente seguía participando.

Hoy, nuevamente el Ayuntamiento, a través de la Unidad de Cultura, intenta revivir esta vieja pero muy propia tradición campechana: “el voltejeo o  la fiesta en el mar”.

José Manuel Alcocer Bernés

Noticia anterior

Borracho choca y después huye

Siguiente noticia

Dan certificados a 10 pescadores ribereños