Inicio»Opinión»Operativos evitan nuevos incidentes

Operativos evitan nuevos incidentes

0
Compartidos
Google+

A muchos ciudadanos enoja el hecho de que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) coloque retenes de revisión en diversas partes de la ciudad, con el objetivo de cerciorarse que los conductores no lleven consigo bebidas embriagantes, sustancias prohibidas (drogas), o tengan algún padecimiento que les impida conducir adecuadamente, o simplemente para verificar los documentos de los vehículos y recuperarlos en caso de haber denuncias por robo.

De igual manera hemos escuchado la molestia que causa la colocación de cámaras de vigilancia en diversas partes de la ciudad y en algunos municipios, por lo que no nos queda claro qué es lo que quiere y necesita la ciudadanía para sentirse tranquila. Las cámaras se están colocando para monitorear, vigilar, identificar a quienes cometen algún delito o infracción, y poder localizarlos, atraparlos y llevarlos ante la autoridad para que paguen por sus fechorías. No caigamos en la confusión o en la paranoia de que sirven para espiarnos. No hagamos caso a comentarios que no tienen fundamento ni razón de ser.

Cada vez que la Policía Estatal Preventiva (PEP) o la Dirección de Vialidad implementan retenes de alcoholimetría o de revisión de rutina, la ciudadanía enloquece y se enoja, lanzan todo tipo de acusaciones en contra de las autoridades, pero eso sí, al mismo tiempo hay quejas por falta de vigilancia, prevención del delito, accidentes o llamadas de extorsión. Entonces, ¿qué tienen que hacer las autoridades?, ¿eliminar los filtros de revisión porque la ciudadanía está en desacuerdo?, ¿y si con eso se pudieran evitan accidentes, robos, muertes, entre otros problemas, para qué quitarlos?, ¿o acaso es mejor no implementarlos para poder transitar con tranquilidad? Qué confuso, quizá ya no estaríamos tan seguros y por lo mismo tranquilos.

La PEP y Vialidad tienen la facultad de hacer revisiones cuando existe la sospecha de algo negativo en un ciudadano, un vehículo o un domicilio, y deben proceder a su revisión de rutina para evitar problemas mayores. De igual forma tienen el deber de instalar los filtros de revisión y las cámaras para detectar armas, drogas, grupos delictivos, vehículos robados, conductores en estado de ebriedad, personas desaparecidas y otros tantos problemas de los que nos quejamos los ciudadanos, por lo que resulta abstruso que cuando realizan revisiones algunos nos enojemos y pidamos que las dejen de implementar.

De igual forma, parece que las autoridades viales entregan licencias de conducir sin el debido cuidado, sin aplicar exámenes y sin saber si quienes solicitan licencias de conducir padecen trastornos que les provoque algún tipo de ataque o pérdida de conocimiento, es más, sin siquiera saber si alguna vez han manejado antes en su vida, por lo que los accidentes viales están a la orden del día. Aún no comprendo por qué en una ciudad tan pequeña como la nuestra, a diario existe tanto percance vial. Quizá ni las propias autoridades se lo explican.

De haber más accidentes como el del pasado 24 de julio, en el que por el estado de salud del conductor tras matar a dos personas no amerita castigo, de nuevo provocará el enojo, confusión, contrariedad y malestar ciudadano. No se trata de negar el permiso de conducir, sino de entregarlo mediante los exámenes correspondientes y aplicar las sanciones correctas para quienes infringen la ley, o aun mejor, para quienes reinciden en violarla.

En el caso de esta semana, en lo que concierne al padecimiento del conductor, debió notificarlo a las autoridades cuando tramitó la licencia. ¿Lo hizo? Alguien tiene que informar al respecto.

De poco o nada servirán trazar nuevas rutas, nuevas vía de comunicación modernas como el distribuidor vial de la ría, la ampliación del malecón, el periférico Pablo García y Montilla, o renovar las existentes para “mejorar” el tránsito vehicular en la ciudad de San Francisco de Campeche, si los encargados de las vialidades, los que deben propiciar —no imponer— el orden no se preocupan por mejorar sus ideas, por implementar mejores acciones y por contribuir a la mejora de la ciudad haciendo bien su trabajo. Por lo pronto, esperemos no ver otro accidente similar en mucho tiempo; esperemos no volver a verlo jamás.

Noticia anterior

Entrega Sedesol 2.2 mdp para ejecutar 14 proyectos

Siguiente noticia

Firman convenio CDTKD y Siheung