Inicio»Opinión»Superdiputados en el Congreso

Superdiputados en el Congreso

0
Compartidos
Google+

La semana pasada concluyó la LXII Legislatura estatal la reorganización de sus 35 comisiones especiales y de dictamen, y como resultado nos hemos llevado la gran sorpresa de saber que uno o dos de nuestros flamantes diputados tienen la cualidad de poder presidir varias de ellas de manera simultánea.

Aunque es el panista Eliseo Fernández Montúfar quien se ostenta en sus redes sociales, sus troles, sus texto servidores y sus lamebotas como el gran “super diputado”, la verdad es que ese epíteto se lo deben adjudicar otros de sus colegas.

Por ejemplo, resulta que el diputado Ernesto Castillo Rosado, quien también se desempeña en sus ratos libres como dirigente estatal del PRI, preside nada más y nada menos que cuatro comisiones legislativas de dictamen, que son las siguientes: Desarrollo Económico,  Control Presupuestal y Contable, Desarrollo Turístico y Promoción del Patrimonio Mundial y la de Juventud.

Otro que se puede ostentar con el mote de “súper diputado” es el Carmelo Luis Ramón Peralta May, registrado como integrante de la bancada del PVEM, aunque todos saben que es priísta de hueso colorado desde hace varios años, y quien es mejor conocido en el argot isleño como “el diputado casitas”, quien preside tres comisiones: la de Procuración e Impartición de Justicia, la de Recursos Hidráulicos y la de Trabajo y Previsión Social.

Otro diputado, éste sí del PVEM, Manuel Alberto Ortega Lliteras, preside dos comisiones, la de Enlace en Materia de Estudios Legislativos y la de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable. También presiden dos comisiones diputados como Laura Olimpia Emilia Baqueiro Ramos, del PRI; José Guadalupe Guzmán Chí, (Panal); Silverio Baudelio del Carmen Cruz Quevedo (PAN) y María del Carmen Pérez López (PRD).

No se sabe a ciencia cierta si es leyenda urbana decir que los presidentes de las comisiones perciben una remuneración extra, pero esa es una creencia popular muy arraigada. Lo que excusan los diputados es que tienen más trabajo, dinero no. ¿Les creemos?

Lo cierto es que de las 35 comisiones legislativas, entre ordinarias y especiales, 14 se encuentran en manos del PRI, el PAN tiene bajo su control 10, el Partido Verde Ecologista controla seis, el Panal mantiene dos, lo mismo que el PRD, mientras que Morena preside una, la de Ciencia y Tecnología,  tal vez la más inocua de todas.

Y mientras que hay súper diputados que pueden presidir hasta cuatro  comisiones de dictamen simultáneamente, hay otros en cambio, que no presiden ninguna, como por ejemplo la champotonera Andrea Martínez Aguilar (independiente), Ángela Cámara Damas (PRI), Marina Sánchez Rodríguez (PRI),  Adriana del Jesús Avilés Avilés (independiente), Ana Graciela Crisanty Villarino (PRI), Guadalupe Tejocote González (PRI) y el chenero Julio Sansores Sansores (PRI).

El por qué a este grupo de diputados y diputadas se les ha mantenido literalmente excluidos de protagonismo, es un asunto que jamás sabremos a ciencia cierta, y en este espacio sólo nos corresponde presentar la realidad de los hechos. Sus explicaciones las deben tener bien justificadas los que toman las decisiones en el Poder Legislativo.

Noticia anterior

Entregan nombramientos a trabajadores de Salud

Siguiente noticia

Edil dará a conocer avances de Gobierno