Inicio»Opinión»Todo a su tiempo

Todo a su tiempo

0
Compartidos
Google+

Los jóvenes de ahora

 

En las diferentes culturas los jóvenes han sido un factor importante para la sociedad, y por su propia naturaleza los jóvenes son sinónimo de fortaleza, valentía, arrojo, creatividad, ímpetu, simetría, y esto ha sido así con los romanos, griegos, apaches, aztecas, etc.

Debido a esas características que por naturaleza ostentan, la juventud en todas las sociedades de diferentes culturas los han ubicado en el lugar que han creído que les corresponde, y así teníamos a los gladiadores en Roma, los guerreros apaches, y en este mismo tenor tenemos a los griegos y los aztecas, con independencia también de que se desempeñaran como artesanos y otros quehaceres de menor grado que ser guerrero.

En nuestra actualidad esas mismas características en los jóvenes siguen prevaleciendo, y si bien el grado más distinguido que era el de guerrero ya no es algo de nuestra época, no dejamos de ver esas características de arrojo y valentía en la gente joven que corre un Fórmula 1 a más de 280 kilómetros por hora, o deportistas de 17 años que juegan fútbol en Europa, o bien, que muy jóvenes ya son empresarios multimillonarios.

Sin duda las distintas sociedades y culturas del pasado han sido muy sabios al armonizar con la naturaleza, al canalizar perfectamente lo que los jóvenes poseen de manera natural, haciéndolos que ocupen los lugares en donde mejor desempeño pudieran tener, ya que a temprana a edad los ímpetus y emociones no se encuentran atemperados.

También en las distintas culturas y sociedades han sido las personas con mayor conocimientos y mayor edad a las se le ha confiado las grandes decisiones de los pueblos. Ahí tenemos a los senadores romanos, el consejo de los ancianos de las tribus indias, ya que las características que por su naturaleza en esa edad poseen estas personas, les permite tomar las mejores decisiones, aunque no en una regla, ya que en México nuestros diputados y senadores toman las peores decisiones, o ¿será que son muy jóvenes todavía?

¿Qué pasa si no respetamos las características que el tiempo da, o sabiamente otorga la naturaleza al hombre? No tenemos que ir muy lejos para saberlo, volteemos a ver la República Democrática de Corea del Norte. Lo que es gracioso por eso de “democrática”; ahí un gobernante muy joven está poniendo en crisis al mundo, me refiero Kim Jong-un, quien amenaza con hacer estallar sus bombas lo que afectaría a toda la humanidad.

Los sabios abuelos entendieron el tiempo en las personas y armonizaron en consecuencia; deberíamos seguir esta sabiduría, atendiendo a que si bien las sociedades cambian, no así la naturaleza de las personas en donde el ímpetu, valentía, arrojo y demás, siguen siendo características de la juventud.

Ahora bien, en nuestro entorno, mejor dicho en Campeche, nos estamos encontrando con jóvenes que están ocupando los lugares de los ancianos, es decir en donde se toman las decisiones importantes, y yo no tengo nada en contra de ello, sino fuera porque están dejando mucho qué desear en su desempeño en la administración pública. Si bien los jóvenes son el futuro de un país, no son su presente; con esto lo que digo es que tienen que madurar y no adelantar vísperas.

No mal entendamos las cosas, siempre se ha dicho que el futuro de un país son sus jóvenes y eso es una verdad indiscutible, pero que no se malentienda. El hecho de que sean el futuro de un país, no quiere decir que teniendo el único atributo de juventud y todo lo que ello conlleva, ya por ese simple hecho puedan entrar al relevo, no es así. Y repito, en muchos de los casos que me ha tocado ver sólo tienen juventud y en la frente llevan puesto las siglas NPI (no poseo información).

Las personas adultas que han precedido a los jóvenes actuales tampoco han sido un dechado de virtudes en la toma de decisiones, porque muchos de ellos han sido tremendos barbajanes. La diferencia está a la vista, lo que ven sus ojos lo hicieron los abuelos. Inclusive ese malecón, orgullo de los campechanos, y han sido años de trabajo. Aun y cuando no esté de acuerdo en su forma de gobernar, tengo que reconocerlo.

Actualmente se le está apostando a la juventud y esa oportunidad no se les puede negar, pero apostarle a la juventud sólo por juventud, es mirar la realidad con un solo ojo. Y me pregunto, aparte de juventud, ¿qué les da valor para promocionarse como de que pueden? ¿Cuál ha sido su lucha para decir que pueden? Y si bien pueden decir que no tienen historial de corrupción, tal vez no sea por honestidad sino por falta de oportunidad, es decir, no han estado en donde puedan agarrar, que es lo más seguro.

Respeto mucho las decisiones que toma el señor gobernador al impulsar a la juventud, a quien no creo que le ocupe mucho mi punto de vista, sin embargo sí cabe señalar que la juventud no es sinónimo de conocimiento, y que el conocimiento no es algo que se adquiera con un nombramiento para ocupar un cargo en la administración pública; ya que me ha tocado palpar a funcionarios que al pararse en un ladrillo se marean.

Dios bendiga a Campeche y ojalá que cuando estos muchachitos, a quienes se les está dando la oportunidad lo echen a perder, los  ancianos experimentados estén en condiciones de repararlo.

 

José Guadalupe Celis Pérez

Noticia anterior

Clausuran empresa

Siguiente noticia

Prevén más tormentas por la onda tropical 36