Inicio»Opinión»El futuro de Campeche

El futuro de Campeche

0
Compartidos
Google+

Nuestro Estado, y en especial la capital, necesita dar un salto importante hacia la modernidad, pues desde hace muchos años no tenemos obras de infraestructura urbana que nos den nuevo rostro, nueva fisonomía y por ende nos hagan lucir una ciudad moderna de acuerdo a la actualidad, tal como ha sucedido con las capitales vecinas que cuentan con pasos a desnivel, altos edificios para oficinas y departamentos y plazas comerciales de gran tamaño.

Campeche se estancó hace mucho tiempo en una imagen ochentera, ya vetusta y en algunas zonas deteriorada por la falta de visión de los exgobernadores para ir de la mano con los tiempos que se vivían, y no quisieron afrontar la modernidad con la construcción de nuevas oficinas, espacios, avenidas y calles de vanguardia por temor al clamor social y al rechazo ciudadano. Del famoso “Campeche nuevo” ya no hay nada, sólo edificios viejos que contrastan con la arquitectura colonial del Centro Histórico.

A mediados de los ochentas, durante el sexenio de Abelardo Carrillo Zavala (1985-1991), las primeras obras de gran magnitud fueron Ciudad Concordia, la Unidad Habitacional “Fidel Velázquez”, Solidaridad Nacional, la avenida Pedro Sáinz de Baranda con su monumento, el Parque de la Novia del Mar, la Plaza 4 de Octubre y la conclusión del nuevo Aeropuerto Internacional “Ing. Alberto Acuña Ongay”.

Para el siguiente sexenio (1991-1997) las cosas no fueron mejores, pues sólo se recuerda la avenida Luis Donaldo Colosio Murrieta —muy diferente a la actual—, así como los inicios de lo que en su momento se denominaba Ah Kim Pech “Ciudad del Mar”, que anunciaban como una moderna zona equiparable a las grandes capitales del mundo: Nueva York, París, Londres, Roma, y en algunos anuncios de la televisora local o en el cine proyectaron un vídeo que equiparaba dicha demarcación con Venecia, lo cual con los años y gracias al fenómeno de pleamar logró suceder por las inundaciones de su mal planeada y pesimamente construida obra de drenaje.

La obra más grande de aquel sexenio fue la construcción del Puente Zacatal, realizado por el Gobierno Federal e inaugurado por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari el 24 de noviembre de 1994. Hace 23 años.

Ya en la administración de José Antonio González Curi (1997-2003) se vieron los primeros pasos hacia un Campeche moderno con la construcción del nuevo malecón de la ciudad, que en su momento también fue el más moderno y largo de la República. También hubo otras pequeñas obras de arquitectura moderna. Recordemos que en ese sexenio se privilegió la reconstrucción del Centro Histórico para lograr que en el año 1999 la Unesco lo nombrara Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo que ha sido de gran ayuda para detonar el turismo en la capital y el Estado.

Llegamos al gobierno de Jorge Carlos Hurtado Valdez (2003-2009) y salvo algunas remodelaciones como el Centro Deportivo “20 de Noviembre”, el encajonamiento de la segunda parte de la ría, el drenaje pluvial de la avenida Agustín Melgar —frente a la Universidad—, la modernización de la avenida Gobernadores y la ampliación de la Central, la ciudad capital no tuvo ninguna obra más de modernización y se quedó casi en las mismas condiciones que con el gobierno anterior. Claro, en el sexenio de Hurtado Valdez se procuró la inversión en el Estado y la generación de empleos.

Para el año 2009 y hasta el 2015, cuando fue gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés, gracias a las gestiones de los diputados federales y el compromiso del presidente Enrique Peña Nieto, se construyó la súpercarretera —federal— Campeche-Mérida, se inició la construcción del Periférico “Pablo García y Montilla”, se llevó a cabo la obra del megadrenaje y  en dos ocasiones se anunció la construcción del Nuevo Puente de la Unidad sin que se llevara a cabo, si acaso el tres por ciento de su construcción. Es decir, obras estatales no hubieron en el Puruxiato, sólo las federales antes mencionadas y que ya conocemos.

Afortunadamente en el 2015 llegó el cambio de gobierno y con él Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, mandatario con visión modernista y con miras al futuro del Estado, quien sabe y tiene presente que una ciudad moderna, con infraestructura nueva, vialidades de alto nivel y un nuevo posicionamiento vanguardista, hará que la ciudad no sólo cambie su fisonomía y rejuvenezca, sino que permitirá que quienes busquen dónde invertir y requieran de vialidades adecuadas para el transporte de personal, de carga o hasta para sus traslados personales, volteen a ver a la capital campechana como una posibilidad y se conviertan en inversionistas de nuestro Estado.

Por supuesto que toda obra de modernidad requiere sacrificios. Ahí tenemos el “Campeche nuevo” donde se asienta el Deportivo “20 de Noviembre”, el Palacio Federal, algunos bancos, hoteles y hasta el propio Palacio de los Poderes, la Cámara de Diputados y el Parque “Moch Cohuó”, que antes de albergar esas modernas obras (así se veían en los setentas y ochentas) tuvieron que ser rellenadas para ganarle terreno al mar. Lo mismo sucedió con el área Ah Kim Pech en los noventas y tendrá que seguir sucediendo, sólo que ahora con estudios más certeros, pues así lo exigen las autoridades actuales.

Ahora en Campeche ha iniciado la construcción de dos obras monumentales previamente anunciadas por el gobernador Moreno Cárdenas, entre las que destacan el distribuidor vial “La Ría”, la carretera Costera del Golfo, la ampliación del malecón de la ciudad y el nuevo Parque “Moch Cohuó”, que junto con otras más que aun no inician darán paso a la modernidad y por supuesto el desarrollo de la capital campechana.

La obra el distribuidor vial “La Ría” ya ha comenzado a realizarse y por ello se ha tenido que cerrar la primera parte de la avenida Francisco I. Madero en su cruce con la Gobernadores, lo que genera retrasos en la circulación vehicular. Para esto, el Gobierno del Estado, a través de la Dirección de Vialidad perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), ha enviado algunos elementos para evitar congestionamientos viales, además de sugerir rutas alternas en los medios de comunicación.

En el caso de la carretera Costera del Golfo, que también ha iniciado su modernización bajo la supervisión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) Centro Campeche, a cargo de Elisaib Polanco Saldívar, va a paso ligero y con buen avance, por lo que se espera su conclusión a mediados del próximo 2018, de acuerdo al presupuesto y plan de trabajo.

Y como toda obra de modernidad que requiere sacrificios, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura (Seduopi) ha presentado proyectos sustentables y con la menor cantidad de daños al medio ambiente, para que antes, durante y posterior a la edificación de las obras, haya la menor cantidad de daños colaterales en las áreas donde se lleven a cabo las construcciones.

Como ejemplo tenemos la reubicación de árboles y plantas de ornato de las avenidas  Gobernadores, Francisco I. Madero (la ría), Costera del Golfo y Pedro Sáinz de Baranda, por donde se tendrán que levantar pilotes, colocar trabes, pavimentar, balizar, señalizar, energizar, en fin, todo un proceso de modernidad, por lo que se evitará al máximo el daño al ecosistema, sobre todo en la Carretera Costera, pues junto a ella se encuentra una zona de mangle perteneciente a la Reserva de la Biosfera de Los Petenes.

Los árboles se están retirando de las avenidas por donde se construirá el distribuidor vial y la nueva avenida, para ser trasplantados hacia otras áreas que requieren de ellos, o bien para evitar que se dañen y retornarlos cuando la construcción concluya y colocarlos donde se requiera. Cabe mencionar que el retiro de plantas y árboles requieren ser podados previo a su traslado. Por eso no les afecta, pues lo más importante es retirarlas con la raíz completa, según comentan especialistas en botánica.

Así como el retiro de árboles, se tendrá que hacer otros ajustes como la reubicación de los ductos de agua potable, de los postes de energía eléctrica, el cierre de calles y quizá hasta el cambio del sentido de las vialidades posterior a las obras monumentales, y sin duda los campechanos tendremos que, como en ocasiones anteriores, acostumbrarnos a las nuevas vías de comunicación para irnos adaptando a la modernidad.

En su momento en otros estados se realizaron modificaciones similares y hasta mayores sin que los ciudadanos vieran esos cambios como algo negativo. Por el contrario, con el tiempo han podido palpar los beneficios de tener ciudades modernas que requieren menos inversión conforme avanzan los años, pues la infraestructura está hecha y lista sólo para algunas modificaciones.

Campeche no puede esperar más para comenzar su modernización, por lo que estas obras anunciadas, ejecutadas y próximamente puestas en marcha por el gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, son ejemplo de tenacidad, visión, desarrollo, realce y convicción de que nuestro Estado, y en especial la capital, necesita de un nuevo rostro que dé la bienvenida al turismo y a los inversionistas para hacer nuestro terruño más próspero con miras al futuro.

Noticia anterior

Aficionada pone en venta sus "besos" y "agarrón"

Siguiente noticia

Conjuntivitis se redujo en 45.7 por ciento: SSA