Inicio»Opinión»Escritores y comunicadores champotoneros

Escritores y comunicadores champotoneros

0
Compartidos
Google+

Esta semana fue de gran orgullo. En Champotón hay mucho talento literario, poético, artístico y musical, los jóvenes se manifiestan en su obra y nos regalan libros que hablan de nuestro pueblo, como el de Róger Cornelio y colaboradores Champotón 500 años de la Mala Pelea, Laura Hernández Baeza, premiada con Época de cerezas en Ciudad Obregón; próximo a publicarse uno más de Aura Sánchez, dedicada a recoger la historia de nuestro pueblo; la publicación de Esteban Hinojosa Rebolledo con su obra interesante.

Además, está en imprenta uno mío de 180 artículos periodísticos sobre nuestra vida cotidiana, y cómo no sentir la presencia del amor en la poesía de Edith Cervera publicada en Facebook con gran frecuencia.

Nuevos comunicadores surgen en televisión como Yair Rodríguez, y en el colmo de mi orgullo de abuela, mis nietas Lorena Salgado Castillo como productora de una cadena de animación 2D Y 3D, y Maryfer Torres Castillo como conductora de un programa.

En los años 60’s los primeros que nos atrevimos a escribir en revistas y periódicos campechanos no teníamos ningún conocimiento técnico. El deseo de manifestar nuestra inquietud periodística fue suficiente para tomar la pluma y el papel: Oscar Vargas Cosgalla, Roberto Campos Mendoza, Aracelly Castillo Negrín, Tomás Arnábar Gunám y Carlos Castillo Brown. Luego llegaron los que cubrieron la noticia de mayor envergadura con los conocimientos debidos.

Mi experiencia personal data de 1959, como mi negocio era de entrega total no podía salir tras la noticia, por lo que ideé cómo enterarme de lo que sucedía sin salir. Me puse de acuerdo en la iglesia para saber de bodas, bautizos y aniversarios; en el Registro Civil: nacimientos y muertes; y en el Calabozo municipal: accidentes, riñas y detenidos.

Esta información era por el viejo teléfono (de manigueta) y temprano en el mercado estaba el chisme caliente, como en todos los pueblos de este México nuestro. Había que tener cuidado al escribir, porque la noticia no llegaba enseguida a la redacción, ya que se enviaba de la mano de quien fuese a Campeche.

Actualmente, Tomás es escritor con múltiples libros publicados, Vargas y Campos ya partieron, Carlos se retiró, yo insisto como articulista y en mi Universidad esta semana escribí el primer capítulo de mi novela, con todas las herramientas tecnologías que la ciencia nos brinda.

Hay mucho que contar y en Champotón. Viejos y jóvenes lo estamos haciendo y se está haciendo bien.

Aracelly Castillo Negrín

 

Noticia anterior

Escasa posibilidad de lluvias en la entidad

Siguiente noticia

Coronan a reina de los Juegos Florales