Inicio»Opinión»Conservar para preservar I

Conservar para preservar I

0
Compartidos
Google+

La conservación del patrimonio histórico edificado, es uno de los asuntos que más ámpulas levantan cuando lo relacionamos con la propiedad privada. Con la excepción de las iglesias, que datan de la época del Virreinato, y de uno que otro edificio del Estado, el régimen de propiedad que prevalece en nuestros centros históricos es el privado.

Campeche es una de las 11 ciudades mexicanas que ostentan una inscripción en la lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Sin duda, es una distinción que escasea y es un privilegio anhelado por muchos, pero curiosamente son muchos también quienes no consiguen percibir y entender a cabalidad los beneficios y los valores implícitos que este nombramiento representa, y no sólo por la inscripción per se, sino por las cualidades intrínsecas artísticas e históricas de los edificios, monumentos y sitios históricos contenidos en estas joyas de ciudad.

En el caso de las ciudades específicamente, se reconoce al conjunto arquitectónico completo que, por uno o varios de los 6 criterios evaluados por el Consejo Internacional de Sitios y Monumentos (Icomos) para ser un bien cultural, se determine que forme parte de esta élite urbana y arquitectónica.

Estos 6 criterios son:

1.— Representar una obra maestra del genio creativo humano.

2.— Ser la manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o en un área cultural específica en el desarrollo de la arquitectura, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño paisajístico.

3.— Aportar un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva o que desapareció.

4.— Ser ejemplo sobresaliente de un tipo de edificio o de conjunto arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que ilustre una etapa significativa o etapas significativas de la historia de la humanidad.

5.— Constituir un ejemplo sobresaliente de hábitat o establecimiento humano tradicional o del uso de la tierra, que sea representativo de una cultura o de culturas, especialmente si se han vuelto vulnerables por efectos de cambios irreversibles.

6.— Estar asociados directamente o tangiblemente con acontecimientos o tradiciones vivas, con ideas o creencias, o con obras artísticas o literarias de significado universal excepcional (el comité considera que este criterio sólo justifica la inscripción en la lista, en circunstancias excepcionales y en aplicación conjunta con otros criterios culturales o naturales).

Los criterios aplicados a la ciudad de Campeche.

En el caso de Campeche, su inscripción está registrada como Ciudad Histórica y Fortificada de Campeche, y se hace constar que fueron dos los criterios tomados en cuenta, mismos que le valieron dicha distinción. Estos criterios son congruentes con el 2 y el 4, y son:

Criterio 2.— La ciudad portuaria de Campeche representa un modelo de urbanización colonial barroca, con su traza de damero; las murallas que rodean a su Centro Histórico reflejan la influencia de la arquitectura militar del Caribe.

Criterio 4.— El sistema de fortificaciones de Campeche, un eminente ejemplo de la arquitectura militar de los siglos XVII y XVIII, es parte de un sistema integral de defensa creado por los españoles para proteger a los puertos, de los ataques piratas en el Mar Caribe.

José Luis Llovera Abreu

Noticia anterior

No hay dinero para el zoológico: Solana

Siguiente noticia

Sagarpa, por impulsar el desarrollo del agro