Inicio»Opinión»El miedo no anda en burro

El miedo no anda en burro

0
Compartidos
Google+

Cadalso

 

Luego de la llamada cuesta de enero, la semana que marcó el inicio del segundo mes del año nos trajo la sorpresa de que tres alcaldes —todos de extracción panista—, solicitaron lo que en el medio o argot jurídico es denominado como amparo buscador.

Nos referimos a los alcaldes de Calakmul, Candelaria y El Carmen, Juan Enrique González Chan, Salvador Farías González y Pablo Gutiérrez Lazarus, y lo que llama poderosamente la atención es que esta coincidencia se dio tras la detención del ahora exedil paliceño P.J.A.C.

Esta conmoción llevó al argumento colectivo de evitar “un proceso arbitrario” en caso de que la Auditoría Superior del Estado de Campeche (Asecam) les inicie algún procedimiento en contra ante la Fiscalía General del Estado (FGE). ¿Por qué considerarán esa probabilidad? ¿Acaso no han sacado bien sus cuentas, o ya lo hicieron y hay opacidad, de la cual son los principales responsables?

Esta herramienta legal tiene como propósito saber si hay en contra una investigación en alguna dependencia y el por qué, y en este tenor se entiende que quien la solicita es porque sabe de indicios anómalos en su encomienda como administrador público. En otras palabras, no tiene la consciencia tranquila, y tal vez el bolsillo cargado de dinero producto de actos ilícitos.

Desde luego la ciudadanía está de acuerdo y apoya que funcionario que no aplique correctamente el dinero destinado a obras y servicios públicos debe tener como destino la cárcel, y en esta lógica el exalcalde de la Perla de los Ríos fue detenido y recluido en el penal de San Francisco Kobén, por presunto peculado por más de un millón de pesos que debió ejercer en la construcción de baños. Así tiene que ser.

González Chan, Farías González y Gutiérrez Lazarus acumulan como gobernantes una carretada de quejas por promesas incumplidas y falta de atención y de proyectos locales para impulsar el desarrollo de sus municipios, lo que se refleja en el deterioro de la imagen urbana. El escenario es muy parecido al que heredó el hoy huésped de Kobén.

Sobre los tres pesan también sospechas de tráfico de influencias o favoritismo en la asignación de obra pública, aunque es emblemático el carmelita, porque, por citar un ejemplo, en su Presupuesto de Egresos de este año contempló tres millones 626 mil pesos para el renglón “productos alimenticios de animales”, pese a que el zoológico está cerrado. ¿Acaso tiene otros ejemplares faunísticos en la Comuna que requiere alimentar? Que precise razas o nombres científicos.

Como están las cosas, no sería extraño que encargados de otras arcas municipales, como el hecelchakanense Modesto Arcángel Pech Uitz —¡¡¡también panista!!!— y el calkiniense José Emiliano Canul Aké —exmorenista y ahora huérfano partidista o independiente—, recurran al “amparo buscador”.

El primero está peleado a muerte con los cabildantes, quienes desde octubre pasado no le aprueban cuentas mensuales, además de haber atentado contra logros sindicales —uno de ellos cancelar bonos de fin de año—, tratar de condicionar apoyos a campesinos e intentar sobornar a la regidora panista Delia Velázquez del Solar, a quien le pidió aprobarle la Ley de Egresos de este año a cambio de “le apoyo en lo que usted necesite”.

En tanto, Canul Aké —conocido como el alcalde viajero— también está enemistado con los regidores, en especial del partido bajo cuyas siglas llegó a la Presidencia Municipal, y se ha vuelto centro de burlas de los habitantes de la Atenas del Camino Real, porque tan pronto se enteran de que no está en el municipio, entre risas comentan: “Seguramente se fue de viaje con sus tiernos”.

Por lo pronto, el fiscal anticorrupción José Ángel Paredes Echavarría informó que no ha iniciado ninguna carpeta de investigación contra funcionario alguno, aunque reveló que ha conocido de dos amparos que le han notificado, de los que se reservó la identidad de los promoventes.

Ante este escenario auditor, seguramente más de una autoridad municipal realiza involuntarios ejercicios de Kegel o de contracción del músculo pubocoxígeo. ¿Por cuánto tiempo evitarán la incontinencia?

 

Rafael G. Morales

Noticia anterior

Entrega PRI constancia de candidato a Claudio

Siguiente noticia

Rosiñol Abreu va de nuevo por la alcaldía