Inicio»Opinión»Pocos rostros nuevos en los partidos

Pocos rostros nuevos en los partidos

0
Compartidos
Google+

Si algo va a caracterizar el proceso electoral que se nos avecina, es la ausencia casi general de rostros nuevos en las boletas. Entre el 70 y el 80 por ciento de los candidatos que postularán los partidos, o ya participaron antes o ya desempeñaron los puestos que quieren volver a ocupar o ya lo habían intentado y fracasaron.

Después de las convenciones y/o asambleas distritales y municipales de la mayoría de los partidos y coaliciones que postularán candidatos, es posible concluir que es el PRI, el partido que lanzará más rostros nuevos a la contienda, lo que puede significar al mismo tiempo una ventaja o un riesgo.

Es decir, jóvenes como Maritza Díaz Domínguez, que aspira a gobernar Palizada —que por otro lado, se ha convertido en auténtico río repleto de pirañas— podría cautivar al votante juvenil y tal vez convenza al voto duro del priísmo,  pero se va enfrentar a verdaderos tiburones como Vicente Guerrero del Rivero, que se las sabe de todas todas, pues ha ganado las contiendas a las que fue enviado, primero como diputado y luego como presidente municipal.

Y si bien anotamos a Palizada como ejemplo de los riesgos a que se enfrentan los jóvenes, o los rostros nuevos que postula el PRI, habrá que decir que panoramas similares se vivirán también en Tenabo y Hopelchén, donde las fórmulas alcaldes/diputados, no han tenido experiencia electoral triunfadora previa, y se van a confrontar con gente que sí ha ganado elecciones, o que sabe más que ellos en este arte de la guerra en que se han convertido las campañas electorales.

En los siete distritos del municipio de Campeche también se postula 90 por ciento de gente sin experiencia electoral previa. Con la sola excepción de María Rafaela Santamaría Blum, a quien mandaron al Segundo Distrito, y que aprovechó su actual diputado para promoverse en las redes sociales, mas no tuvo un trabajo de fondo que valga la pena destacar. El blanquiazul envió ahí como candidata a una joven.

Aún así, hay que admitir que María Rafaela lleva cierta ventaja, pues es ampliamente identificada por los liderazgos naturales de esa zona, y se ha robado el corazón de los ciudadanos por su forma tan peculiar de ser. No obstante, el reto no tendrá nada de sencillo.

El riesgo a que se enfrentan no es cualquier cosa. Si fracasan, pierden la elección, se quedan sin los espacios que pretendían ocupar, además que ponen en riesgo a su partido, por un lado por no atraerle votos al abanderado presidencial, con lo que de alguna manera colaborarían para una hipotética derrota.

Por otro lado, pondrían en peligro el margen de gobernabilidad que necesita el Ejecutivo Estatal para concluir sin sobresaltos la segunda parte de su administración. Una catástrofe en la elección de diputados sería impensable para esa gobernabilidad de la que hablamos.,

La otra posibilidad es que estos rostros nuevos del priísmo se impongan con base en una campaña novedosa, con compromisos serios y formales, con un trato que contrarreste los prejuicios que se han generalizado en la ciudadanía luego de los resultados de algunas encuestas, y que sus oponentes hagan exactamente todo lo contrario. Que no trabajen para ganar, y por consiguiente pierdan.

Pero bueno, todo ello se verá en la campaña.

Noticia anterior

Poca gente en desfile de carros alegóricos

Siguiente noticia

A la cárcel “pepinero”