Inicio»Opinión»Visita relámpago de AMLO

Visita relámpago de AMLO

0
Compartidos
Google+

Andrés Manuel López Obrador estuvo en Ciudad del Carmen el pasado lunes,  ya en pleno periodo de “inter campañas”, para hacer algunos amarres con la clase empresarial, con lo que queda del sindicato petrolero y aplacar algunas rebeliones internas que se niegan a aceptar al puruxista Ramón Gabriel Ochoa Peña como candidato a la alcaldía carmelita.

No fue una visita cómoda ni tersa, pues a su llegada al aeropuerto de Ciudad del Carmen, un grupo de seguidores de Ochoa Peña trataron de impedir que el también aspirante a esa candidatura, Miguel del Carmen Vadillo Gutiérrez, mejor conocido como Chimillo, le entregara a López Obrador documentación sobre el irregular proceso de selección del candidato en la isla, donde aparentemente prueba que el Comité Estatal, ha favorecido al exsecretario de Pesca.

Entre empujones y jaloneos, una mujer entregó el sobre al político tabasqueño, mientras que otro grupo gritaba a favor de Chimillo y algunos más se desgañitaban a favor de Ochoa Peña. Cualquier observador podría concluir, con escenas semejantes, que en el Carmen ha faltado trabajo político y que si permiten que esta bola de nieve siga creciendo, más adelante los podría arrollar. Pero que los “operadores” morenistas caven su propia tumba.

“El Peje”, como le dicen sus seguidores, o “López” como le dicen  Enrique Ochoa Reza y sus corifeos, se reunió con socios del Consejo Coordinador Empresarial, a quienes reiteró su compromiso de instalar en Ciudad del Carmen, las oficinas centrales de Petróleos Mexicanos (Pemex) y construir una refinería de gasolina en la Península de Atasta.

Dos promesas que hicieron brillar los ojitos de los dirigentes empresariales que saben que desde hace por lo menos dos años solo han tenido reportes en saldos rojos, luego de que la exparaestatal decidiera prescindir de sus servicios de proveeduría, y que despidiera a no menos de 30 mil obreros que generaban una millonaria derrama por su consumo en los negocios de la isla.

Cualquier guiño en ese sentido va a traer simpatías entre los carmelitas y eso lo sabe muy bien López Obrador. Por eso se esmeró en anunciar sin detallar sus propuestas, que podrían beneficiar a la economía de la isla.

En reuniones privadas con la estructura territorial de Morena, con empresarios y con líderes no oficiales del sindicato petrolero, López Obrador también propuso impulsar la producción arrocera en la entidad y sembrar 200 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, para generar 40 mil empleos.

“Hice el compromiso de la construcción el tren Cancún-Tulum-Calakmul, que es una de las áreas arqueológicas más importante del país y que está en Campeche, además de Palenque; será un tren rápido y moderno, para el turismo, en toda la ruta maya”, señaló.

En entrevista, López Obrador detalló que fue un diálogo directo con los empresarios de Carmen, a quienes manifestó su esperanza de que pronto exista la recuperación económica y de empleos, para que se logre la paz y la seguridad que los carmelitas anhelan.

“Nosotros consideramos que hay mucho potencial en la industria petrolera y eléctrica, hay suficiente petróleo en la zona, lo que hay que hacer es explorar y perforar los pozos, hay que producir petróleo y refinarlo, por ello reiteré mi compromiso de construir dos refinerías, una en Carmen y otra en Dos Bocas, Tabasco, para producir más de 600 mil barriles diarios de combustibles”, enfatizó.

Aún está por verse si AMLO violó o no esta etapa del proceso electoral denominada intercampaña, que irá del 12 de febrero al 29 de marzo, pero por lo que se aprecia, no tiene la menor intención de suspender sus recorridos por el país, y presidirá encuentros y reuniones en salones cerrados y en eventos privados, con tal de que no bajar un ápice en las encuestas.

 

Noticia anterior

Portada

Siguiente noticia

Sería error desaparecer el Seguro Popular