Inicio»Opinión»La historia de un candidato

La historia de un candidato

0
Compartidos
Google+

La actual administración estatal no había avanzado largo tramo cuando el potencial productivo petrolero en Carmen colapsó, el precio bajó drásticamente, miles de trabajadores de la industria petrolera fueron despedidos, y el Gobierno Federal inició recortes al gasto público en el 2016. Derivado de lo anterior, las participaciones provenientes del Fondo Federal para la Extracción de Hidrocarburos, destinados a los estados, disminuyó considerablemente.

El Estado de Campeche fue uno de los más afectados por esta crisis. El gobernador no titubeó, tomó decisiones prontas de austeridad para no disminuir los recursos enfocados a obras necesarias y a programas sociales. Uno de los  hombres más cercanos al mandatario estatal fue Claudio Cetina Gómez, entonces jefe de la Oficina del Gobernador.

El mandatario estatal decidió reducir su salario en un 25 por ciento y el de los secretarios disminuyó en un 20 por ciento; en tanto, a los titulares de los organismos descentralizados se aplicó un descuento del 10 por ciento.

Desde entonces, se cancelaron los pagos de equipos y servicios de telefonía celular, privilegio que tenían secretarios, subsecretarios y funcionarios de entidades del gobierno. Todos, sin excepción, comenzaron a pagar sus planes tarifarios.

Aquella erogación por seguros de gastos médicos a funcionarios de primer nivel desaparecieron, y quedó a decisión de ellos acudir a las instituciones de salud a las cuales estaban afiliadas, o sufragar ellos mismos sus gastos médicos en clínicas privadas.

Esta fue una enseñanza concreta, sintetizada y clara  para Cetina Gómez, quien prácticamente toda su vida se desarrolló en la iniciativa privada, donde fue activo empresario instruido por su abuelo, para ofrecer siempre trato especial a la clientela de quienes depende el negocio.

Su primera experiencia en la administración pública fue precisamente en Proméxico, organismo del Gobierno Federal que entre otras funciones promueve las exportaciones y para ello capacita a empresarios mexicanos para internacionalizar sus empresas, mediante seminarios, diplomados e impulsa también la atracción de inversiones extrajeras; pero la mayor enseñanza que le proporcionó una formación sólida fue la escuela estatal gubernamental, en tiempo de austeridad.

El  dispendio cesó, la política de transparencia se hizo más estricta, la exigencia a los funcionarios para cumplir en la rendición de cuentas, con la advertencia de ser relevados de su cargo si no cumplen, y el apremio a funcionarios para evitar actos de corrupción, fue una enseñanza intensiva.

Trabajó al lado de un hombre que sabe enfrentar los retos, proveyendo soluciones viables, insistente gestor, político que se ha manejado con visión aguda y que sabe conducirse con inteligencia. Fueron dos años y medio de enseñanza para quien hoy pretende alcanzar la Presidencia Municipal de Campeche.

Hacer campaña política en un espacio de competencia, no es fácil. Claudio camina por las calles, recorre parques, platica con la gente de todas las zonas del municipio; su meta es sumar votos.

Rogelio May Cocom

 

Noticia anterior

Urge impulsar Pueblo Mágico

Siguiente noticia

Se ahoga al rescatar a un niño en la playa