Inicio»Opinión»Entresemana

Entresemana

0
Compartidos
Google+

Músculo en los registros

 

En el primer minuto de hoy venció el plazo para el registro de los candidatos a diputados locales, alcaldes y presidentes de juntas municipales y dentro de 10 días, el Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEEC) deberá sesionar para validar las inscripciones, corregir las deficiencias, imponer sanciones si hubiere violaciones a la norma, y después dar el banderazo de salida para las campañas electorales.

 

Del 29 de abril al 27 de junio alrededor de cuatro mil 312 campechanos de siete partidos y algunos independientes estarán en labor de proselitismo visitando casas, barrios, colonias, centros de trabajo, puntos de reunión etcétera, para tratar de convencerlo a usted, amable lector, de que les dé su confianza y, claro, su voto.

Durante la jornada de inscripción de candidaturas efectuadas en el Consejo General del IEEC durante la semana pasada —el máximo punto de ebullición se registró el sábado— todos los partidos coincidieron en que realizarán campañas de altura, de propuestas, civilizadas, aunque la verdad es que también habrá una muy fuerte dosis de guerra sucia y de batallas verbales en donde aflorarán no pocas acusaciones subidas de tono.

Por lo pronto, decíamos el sábado pasado confluyeron cientos de campechanos en los alrededores de las oficinas del IEEC ubicadas en el barrio de San Francisco. Desde los seguidores —escasos, pero los tiene— del Partido Liberal Campechano, hasta la apoteósica manifestación del poder de convocatoria del PRI, que llevó a no menos de cuatro mil simpatizantes a darles su respaldo a los candidatos registrados.

Hasta ahora, el PRI es el único partido que ha registrado a todos sus candidatos en todos los puestos de elección popular, ya que, por ejemplo, al PAN le faltó acreditar al que irá por la alcaldía del Carmen  (finalmente se decidieron por Pablo Gutiérrez Lazarus), y el PES dejó que algunos de sus abanderados se inscribieran en las juntas municipales electorales, para empezar a demostrar qué tanta fuerza tienen. Uno de los “pesistas” que por cierto dio una pequeña muestra de que esta vez sí va en serio, es el siempre polémico José Dolores Brito Pech, exalcalde hecelchakanense que va otra vez a campaña a buscar la presidencia municipal. Y quienes lo conocen dicen que tiene muchas posibilidades de ganar.

En las concentraciones del pasado sábado algunos partidos quedaron a deber. Por ejemplo, Morena, que evitó mostrar su fuerza y se conformó con cumplir con el requisito, llevó a sus candidatos a entregar su documentación y tras el mensaje protocolario de su dirigente estatal, se regresaron todos a sus casas en espera del banderazo de inicio de las campañas.

Lo que llamó la atención es que Manuel Zavala se salió con la suya:  Será candidato a la alcaldía de Campeche y su hermana Gladys irá por la diputación local del IV Distrito en una especie de nepotismo político que no es novedoso, puesto que en todos los partidos sucede, pero que deja mal parado al dirigente estatal porque en su momento negó que se estuviera reservando una candidatura para su consanguínea. Eso de “no mentir” que pregonan los morenistas en sus spots no se le da bien a Manuel Jesús Zavala Salazar.

Se estima que cada partido deberá registrar a un total de 308 candidatos, de los cuales 224 son de mayoría relativa, y 84 de representación. Estarán en disputa 35 diputaciones locales, de las cuales 21 son de mayoría relativa y 14 de representación proporcional. En los 11 ayuntamientos están en juego 120 posiciones, desde la presidencia municipal (11), hasta las regidurías (94) y sindicaturas (24) mientras que en las 24 juntas municipales se disputan 144 espacios.

Si hay siete partidos con registro y todos inscriben candidatos en los 308 puestos que se disputarán el 2 de julio, entonces, sumados con sus suplentes, tendremos alrededor de cuatro mil 312 candidatos, más los 17 independientes que también recorrerán los mismos caminos para convencer a los mismos votantes.

 

Gutiérrez Lazarus: ¿referéndum o reelección?

 

La campaña electoral a la que se va lanzar el presidente municipal del Carmen, Pablo Gutiérrez Lazarus no será sencilla, y mucho menos tersa.

 

Cada paso que dé, cada reunión que presida, cada colonia que visite y cada mitin que encabece se va convertir en el foro ideal para que le reclamen el incumplimiento de sus promesas y el pésimo estado en que está dejando el municipio por él gobernado.

Será el mismo caso del alcalde candelarense Salvador Farías. A pesar de la gran cantidad de dinero —de dudoso origen— que está repartiendo, y de que se ha caracterizado por reprimir la inconformidad social, hay muchos ciudadanos insatisfechos y molestos con su administración, que tendrán la oportunidad de echárselo en cara.

Tal vez sea menos pedregoso el caso del diputado candelarense Jaime Muñoz Morfín, que regresará a su distrito a volver a pedir el voto de los ciudadanos para su reelección, no porque haya cumplido sino porque, en el orden de jerarquías, los más sonoros reclamos se los van a dirigir al presidente municipal Salvador Farías.

Son los tres candidatos que van por la reelección directa, que van a salir a pedir el voto otra vez para que vuelvan a creer en ellos y para que les den la oportunidad de mantenerse en el cargo.

Por eso es que esta elección va ser también una especie de referéndum para que los ciudadanos evalúen el trabajo que han realizado, y decidan si vuelven a confiar en ellos o, por el contrario escogen a otra opción política.

De entrada, como ya comentamos en anteriores entregas, dos de los tres candidatos a la reelección, iniciaron con el pie izquierdo, al no someterse a las mismas reglas que los otros contendientes. Pretenden tomar ventaja, manteniéndose como alcaldes y al mismo tiempo andar en campaña, lo que además de inequitativo, demuestra en ellos un elevado nivel de gandallismo político.

Tal vez el caso más preocupante sea el de Pablo Gutiérrez Lazarus, porque sigue utilizando recursos públicos para promocionar su imagen, y en cada evento que preside obliga a la gente a que le prometan que van a votar por su reelección.

Por ahora Pablito solo acude a eventos previamente ensayados, con coreografía y porras a modo, para evitar esa percepción de que el pueblo no lo quiere, pero tarde o temprano tendrá que ir a territorio enemigo, y entonces sabrá lo que es amar a Dios en tierra ajena.

Hasta hace dos meses, Pablito estuvo enfrentado con casi toda la sociedad carmelita, con los comerciantes, con los empresarios, con los colonos, con los obreros debido a la desastrosa administración que encabezó, pero recientemente quiso recomponer las cosas y dio marcha atrás a algunos operativos para incrementar la recaudación tributaria. Hasta está ofreciendo apoyos nuevamente y el reparto de recursos públicos de los programas asistenciales los hace como eventos de campaña, lo que, se repite, es ilegal y debería sancionarse.

Será interesante ver el desenlace de esta historia. Saber el futuro que le deparará a los tres panistas que van por la reelección, y quienes  podrían ser calificados severamente por los votantes, o, por el contrario, recibir nuevamente el voto mayoritario para mantenerse en el cargo tres años más. En ambos municipios hay mucho malestar social, mucha inconformidad, mucha insatisfacción por los malos resultados obtenidos hasta ahora. Habrá que ver si todo eso se traduce en votos de castigo.

 

Entresemana se elabora con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA. Correos, denuncias y quejas a [email protected]

Noticia anterior

Arde predio lleno de llantas en la colonia Ricardo Flores Magón

Siguiente noticia

Joven muere al salir proyectada de juego mecánico