Inicio»Opinión»Las tres bardas de Sócrates

Las tres bardas de Sócrates

0
Compartidos
Google+

Durante 60 días, quienes aspiran a cargos de elección popular harán hasta lo imposible para coronar su victoria el domingo 1 de julio. Desde hace unas semanas los desprestigios, halagos, chismes y todo tipo de comentarios a favor o en contra se oyen, se leen, se escribe y se ven, ante esa oleada de calificativos peyorativos y otros engalanados de oropel; será determinante la actitud, la paciencia, la tolerancia, la cortesía y el silencio de una piedra.

Reza una frase: “El envidioso inventa un rumor, el chismoso lo difunde y el idiota lo acepta sin oponer resistencia”. No pierdas el tiempo con explicaciones, “la gente sólo escucha lo que quiere oír”, escribió en su momento el letrista brasileño Paulo Coelho. “En un mundo donde la información es un arma y donde incluso es el código de la vida, el chisme es como un virus, el peor de todos, ya que destruye el sistema inmunológico de la víctima”, dijo en su momento el escritor polígrafo francés Jacques Attali.

El escenario es adecuado para recordar la sabiduría del filósofo griego Sócrates, quien hasta la coronilla de chismes puso un hasta aquí con su famosa frase Las tres bardas: “si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultarlo en el olvido es lo mejor”. Así que antes de decir algo al oído a quien va con seriedad y sin arrogancia en busca del voto con tal de quedar bien, recuerda que es mejor no calentar la cabeza si no es saludable.

Importante es reflexionar cuando se estén “comiendo” a alguien en tu presencia; delicadamente cambia el tema. Interroga por otra persona, por la inmortalidad del cangrejo o por lo que te venga en gana. El objetivo es cambiar de forma sutil la mala energía que se dirige en contra de quien no está presente. Será de lujo, al hacerlo estarás insinuando que no te interesa escuchar la opinión negativa que se tiene de alguien.

Con llevar y traer chismes no se avanza. En estos días, con tal de ganar la confianza de quien busca el poder, los rumores en contra o a favor serán el menú de todos los días. Quien es inteligente ignorará lo que no es verdadero, ni bueno, ni necesario.

Candelario Pérez Madero

 

Noticia anterior

Explotación infantil, sin solución

Siguiente noticia

Investigan a chapitas por narcomenudeo y explotación laboral