Inicio»Opinión»Candidato con pies de plomo

Candidato con pies de plomo

0
Compartidos
Google+

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora”, proverbio chino.

 

Hace unos días me invitaron a una charla que tendría con unos amigos el candidato a la diputación federal por el primer Distrito, Jorge Chanona Echeverría. Asistí un tanto por curiosidad y otro por las personas que me hicieron el favor de invitarme.

Programada a las nueve de la mañana, me presenté unos minutos antes y ya estaban ahí mis dos amigos, mismos que saludé con afecto. Se comentaba entre los que llegaban que el candidato llegaría pocos minutos después, ya que realizaba una caminata en la ciudad.

Llegó sin aspavientos, con sonrisa franca que me pareció como ver a alguien que conociera desde siempre. Quiero confesarles, que si bien había escuchado comentarios positivos hacia su persona, nunca había tenido la oportunidad de verlo de cerca y menos escucharlo hablar.

Acompañado de su esposa, saludaron de mano a todos con mucha cordialidad, y después de un breve “speech” donde habló un poco de su persona y de su trayectoria, se le aplaudió con entusiasmo. Hace muchos años un amigo me decía que un político o una persona que se dirija al público, debe de considerar tres cosas: la primera, estar parado para que lo vean; la segunda, hablar fuerte para que lo escuchen; la tercera, ser breve para que le aplaudan. Este joven cumplió con los requisitos para ello.

Me causó grata impresión, seguramente tendrá sus detractores, pero en lo que a mí respecta pienso que es una persona que tiene su meta bien trazada, sabe lo que quiere y cómo lograrlo; sabe de lo que está hablando, no en balde transitó por una secretaría en la que el contacto con el pueblo es fundamental.

Especulo que es uno de los mejor posicionados por el partido que representa; hay otros más, que al igual que él, están en lo suyo. Esperamos que todos los candidatos —de todos los partidos— se manejen con respeto y con verdadero deseo de escuchar lo que muchos campechanos deseamos para nuestro Estado. El trabajo a realizar es arduo y no será fácil, y no hablo por el partido tricolor, hablo de manera general, ya que muchos votan por la persona, no por el partido; nadie puede hoy asegurar su triunfo.

Este joven está trabajando como si estuviera en el último lugar de las encuestas, y así debe de ser, no sentirse iluminado y trabajar sin descanso como lo ha venido haciendo a lo largo de sus últimas encomiendas.

Aquí no hay nada seguro, hace un par de años platicaba con una amiga a quien le tengo afecto y admiración, quien acababa de contender para una diputación local —si mal no recuerdo— y me decía: “es increíble, una semana antes de la fecha de las votaciones viajé a una comunidad y prácticamente me ofrecieron votar por mí. A la hora de sufragar su voto se decidieron por otro candidato. ¡Perdí esa casilla!”, me dijo asombrada.

Vimos en las representaciones cuaresmales de la pasada Semana Santa, cómo vitoreaban los judíos la entrada a Jerusalén de nuestro Señor Jesús, y a las pocas horas era sentenciado a morir a petición de esa misma horda de judíos, que pocas horas antes lo habían alabado. Piensen que si a Él se lo hicieron, a unos mortales, ¿por qué no?

Chanona Echeverría sabe que este es su momento de sembrar, y lo hace con entusiasmo, con convicción y con rumbo. ¡Bien por él!

Rodolfo Bernés Gómez

 

Noticia anterior

Arriban elementos del EMP al aeropuerto local

Siguiente noticia

Piden pobladores de Chiná quitar puestos