Inicio»Opinión»Radiografías del debate en Campeche

Radiografías del debate en Campeche

0
Compartidos
Google+

Independientemente de las apreciaciones personales, subjetivas, parciales o partidistas en torno a quién cree la gente que ganó el debate presidencial del pasado domingo, habrá que admitir que este ejercicio democrático también nos permitió en Campeche confirmar cuál es la realidad de cada uno de los partidos y de cada uno de los equipos de campaña, y cuál pudiera ser el desenlace de sus respectivos abanderados.

De entrada, el PRI y su coalición “Todos por México” que conforma con el PVEM y el Panal, mostró una vez más que en términos de organización nadie les gana. Llenaron el auditorio estatal de ese partido (que por cierto, si ya no se llama Carlos Sansores Pérez ni Héctor Pérez Martínez, ¿cuál será el próximo nombre oficial de ese espacio?) y en una demostración de institucionalidad estuvieron presentes todos los candidatos federales y la mayoría de los locales. En cada cabecera municipal los dirigentes municipales, los coordinadores de José Antonio Meade Kuribreña y los abanderados a las alcaldías y diputaciones, encabezaron el evento que casi termino en mitin de apoyo a su candidato presidencial.

A pesar de que Meade Kuribreña no anda nada bien en las encuestas, su equipo de campaña en Campeche no se ha desanimado, no han arriado las banderas ni se han dado por vencido. Los tricolores saben que una elección no se gana con encuestas sino con trabajo, y por eso es que no han bajado la guardia.

Y por eso es que el pasado domingo fueron los priístas los que mostraron una parte de su fuerza y se reunieron en su sede estatal para apoyar desde ahí la lucha titánica de su abanderado presidencial por remontar los lastres que le impiden despegar.

El PAN y sus aliados también mostraron parte del músculo. En menor cantidad los albiazules encabezados por su lideresa real y candidata al senado, Yolanda Guadalupe Valladares Valle, se concentraron en la explanada de su pequeña oficina estatal ubicada entre el edificio estatal del tricolor y el Palacio de Gobierno, en el corazón de la avenida 16 de Septiembre. Celebraron con aplausos las agresivas intervenciones de su abanderado presidencial Ricardo Anaya, y posteriormente lo dieron como vencedor en ese intercambio de ideas.

El que no organizó ningún evento de apoyo a López Obrador fue el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y eso mismo nos habla de lo desarticulado que se encuentra ese equipo de campaña. Carentes de liderazgo local (Layda Sansores anda en campaña por una delegación de la Ciudad de México) y enfrentados debido al gandallismo de su líder estatal, Manuel Zavala Salazar, los morenistas desperdiciaron esta oportunidad de demostrar que no están esperanzados exclusivamente en el arrastre de su candidato presidencial para atraer votos, sino que tienen trabajo propio. Pero no, el domingo desaparecieron, no instalaron ningún monitor para invitar a los adeptos del tabasqueño y con ello confirman las sospechas de que las cosas en ese partido están de cabeza.

El PES y el PT, que son los otros aliados de López Obrador en la elección presidencial, hicieron las cosas por su lado, evitando dar una muestra de cohesión y unidad en torno a la figura de su candidato.

Finalmente, el PRD intentó hacer una concentración de simpatizantes en su edificio estatal, pero el show terminó mal debido a que fallaron los monitores, la señal se perdió, y cada quien terminó viendo el debate en páginas de Facebook o en sus teléfonos celulares. Conclusión: los perredistas siguen dejando todo a la improvisación, al ahí se va y nadando de a muertito a ver qué sacan en esta elección, en que todos los factores juegan en su contra.

Por lo que hace a los ciudadanos, pudo observarse gran interés para dar seguimiento al debate, lo que nos da una idea del nivel de politización que hemos alcanzado y del gran interés que despierta la elección presidencial.

De acuerdo con algunos sondeos, los campechanos opinaron que el de más propuestas fue José Antonio Meade Kuribreña; el que más atacó fue Ricardo Anaya Cortés, y el que evadió todos los cuestionamientos y trató de salir lo menos raspado que fuera posible, fue Andrés Manuel López Obrador. De los independientes sólo destaca la propuesta del talibán Jaime Rodríguez “El Bronco” para mochar las manos de los corruptos y rateros, mientras que Margarita Zavala, como siempre, sólo demostró que no tiene nada qué hacer en este proceso.

 

Noticia anterior

Descarta Seduc casos de paludismo en alumnado

Siguiente noticia

Se desploma vivienda antigua en Santa Ana