Inicio»Opinión»Construyendo la victoria

Construyendo la victoria

0
Compartidos
Google+

El calendario electoral avanza inexorablemente, y en ese tenor transcurren las campañas políticas con toda su carga de emociones, pasiones, esperanzas y desaciertos. Como sucede en todo el país, también ocurre en nuestra entidad el desarrollo de proselitismo, con su cauda de seriedad y su cuota de irresponsabilidad.

Como todos sabemos, la finalidad de una campaña política estriba en dar a conocer a la persona que pretende erigirse en representante ciudadano, demostrar al universo votante el conocimiento de las problemáticas que pulsa el núcleo poblacional del que se pretende obtener el apoyo en las urnas, y convencer de la honestidad y buenas costumbres del postulante.

Siendo que, en cada proceso comicial la población es mayor, y que merced a las novedosas disposiciones contempladas en la nueva legislación electoral, los periodos proselitistas se acortan, la mayor parte de los candidatos hacen recaer su campaña en el uso de la tecnología. Actualmente, las llamadas redes sociales lucen elevado índice de saturación, a grado tal que conducen a la evocación de la bíblica torre de Babel, en la cual casi ya nadie se entiende.

En el empleo de ese espacio identificado de comunicación, es posible conocer perfiles, propuestas y posicionamientos. Escaso margen brinda al debate que se entiende como confronta de ideas, proyectos y alternativas de solución a los desafíos de todos.

Y es que resulta lamentable utilizar las redes sociales para que ante la ausencia de argumentos, se tenga que recurrir al insulto, la violencia y la agresión. Eso no es debate, es ignorancia, que pone de relieve la supremacía de enraizar y profundizar la reforma educativa, que brinda herramientas para que el educando aprenda a pensar, razonar y analizar.

Ante este escenario, en la percepción del ciudadano destaca la actuación proselitista preponderantemente realizada en tierra, de un conjunto de candidatos a puestos de presidencias municipales, diputaciones locales, juntas municipales, diputados federales y al Senado de la República, bajo la bandera de que Campeche es para todos.

En ese sentido, con claridad lo ha dejado asentado el presidente nacional priísta, René Juárez Cisneros, cuando expresó que ninguna innovadora tecnología podrá jamás sustituir a la política del contacto personal, del apretón de manos, de escuchar directamente lo que el otro tiene que decir, el compromiso que da la palabra y que se ratifica con el apretón de manos. Para la inmensa mayoría de las personas, en el mirar a los ojos del interlocutor se sustenta o no la confianza.

Para los abanderados del Campeche para todos, y ante la circunstancia de la brevedad del tiempo proselitista, redoblan los esfuerzos cada 24 horas los 7 días de la semana, para llegar personalmente al mayor número de personas, sin importar las circunstancias meteorológicas, con una consigna: trabajar para dar resultados que den beneficios a la comunidad, sin distinciones partidistas, ideológicas, ni de ninguna índole. Por eso ganará el PRI.

Carlos Cruz Lavalle

Noticia anterior

Asesorará Prodecon a socios de Canacintra

Siguiente noticia

Es Hernández Pérez el nuevo delegado de la SE