Inicio»Opinión»Pepe Meade en Campeche

Pepe Meade en Campeche

0
Compartidos
Google+

José Antonio Meade Kuribreña, candidato de la coalición Todos por México para contender en las elecciones del próximo primero de julio para presidente de nuestro país no es político profesional, no está afiliado a ningún partido, no es precisamente un hombre

carismático, no es buen orador para temas generales de tipo social, no es multimillonario, no es mentiroso, no es burócrata aferrado a su silla en oficinas claustrofóbicas y tampoco es culpable de cualquier falla gubernamental de Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón

Hinojosa ó Enrique Peña Nieto, con quienes ha colaborado, porque su obligación en cada uno de los importantes puestos públicos ocupados lo ha restringido, como a cualquier funcionario público, a sólo lo que las leyes le han permitido.

Contrariamente, José Antonio Meade Kuribreña sí es tecnócrata, pero sólo en la medida de que nunca ha contendido para ningún cargo de elección popular; sí tiene experiencia administrativa y práctica sobre los asuntos energéticos del país, pues ya fue secretario de Energía; sobre la política exterior mexicana, pues ha sido secretario de Relaciones Exteriores; sobre los asuntos económico-sociales nacionales, pues ya fungió como secretario de Desarrollo Social; pero fundamentalmente sobre el muy importante y cuanto complicado manejo de las finanzas públicas, pues ya dos veces ocupó la cartera de secretario de Hacienda.

Cuando Ernesto Zedillo Ponce de León ganó las elecciones para la Presidencia de la República era también tecnócrata, y sólo con experiencia administrativa como secretario de Programación y Presupuesto, y levemente como secretario de Educación.

José Antonio Meade Kuribreña ha representado a México ante el Banco Mundial (BM), ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y aún ante la Unión Europea (UE), a fin de que debido a la inserción de nuestro país en la economía global, los vaivenes naturales de dicha economía no la afecten negativamente.

Por esa razón, aunque parezca increíble, juntos, la Secretaría de Economía y la Secretaría de Hacienda han logrado 12 tratados internacionales con 46 países, lo que según se informó en la revista Forbes y dejó constancia el Centro de Competitividad Mundial (IMD, por sus siglas en inglés), representa para nuestro país una inversión extranjera directa (IED) de una cifra récord de entre 30 y 35 mil millones de dólares.

No, no se trata solamente de su doctorado en economía y de su título de abogado con mención honorífica lo que lo diferencia de Ricardo Anaya Cortés, y sobre todo de Andrés Manuel López Obrador, sino lo que, puesto en brillante práctica profesional ha logrado para nuestro país, al tiempo de luchar contra la inflación nacional para que no llegue a dos dígitos.

José Antonio Meade Kuribreña se ha negado a decir que fue un error que el Gobierno Federal hubiera invitado a Donald Trump cuando era candidato presidencial de Estados Unidos, no por lealtad ni mucho menos encubrimiento, sino porque no le encuentra razón para hacerlo así, y por motivos similares se ha negado a decir que el presidente Peña es corrupto, aludiendo que esa calificación corresponde a diversas instituciones nacionales autónomas. Dice sin titubeos, porque es hombre de una sola pieza, que en la boleta electoral va a estar su nombre, no el de Enrique Peña Nieto y mucho menos el del PRI.

Para los desmemoriados habría que recordarles que cuando Ernesto Zedillo asumió el poder, declaró que su gobierno mantendría una sana distancia con el PRI y lo cumplió, y a ese alejamiento algunos priístas, aún resentidos, le echan la culpa por perder la Presidencia en las elecciones del año de 2000. ¿Qué evita que Meade haga lo mismo?

Fernando Almeyda Cobos

 

Noticia anterior

Confirman agenda de Meade en Campeche, Carmen y Champotón

Siguiente noticia

Involucran a Conapesca y Sepesca en la depredación