Inicio»Opinión»¿Es, o no es?

¿Es, o no es?

0
Compartidos
Google+

“Sí es, claro que es su voz, lo conozco desde niño, ayer todavía platiqué con él, ni modo que no sea, se escucha que es Eliseo, no se puede negar”, exclamaron muchas personas la primera vez que vieron un video, cuyo audio se presumía contenía la voz del candidato de la coalición “Por México al Frente” (PAN-MOCI) a la alcaldía del municipio de Campeche, Eliseo Fernández Montúfar.

¿Era o no Eliseo? Eso no se podía determinar sólo porque un grupo de personas que lo conoce, que lo ha escuchado, que ha platicado con él, que lo ha visto en  las redes sociales o simplemente no les cae bien, así lo determinó. Para poder asegurarse de que era Fernández Montúfar, los audios debían ser analizados por peritos expertos, para que se tuviera un dictamen contundente. Es, o no es.

¿Para qué serviría tal dictamen? Tras los audios que recorrieron el mundo, pues sabemos que las redes sociales no tienen fronteras y pueden golpear o acariciar tanto en el lugar de origen, como hasta donde llegue la noticia, Eliseo Fernández salió a desmentirlo. Afirmó que las grabaciones eran falsas, que no era su voz, que él no dijo lo que todos escuchamos, y culpó al gobernador y al equipo de su contrincante más cercano, el priísta Claudio Cetina Gómez, de haber orquestado un “compló” en su contra.

Entonces, eso de bachear con asfalto de segunda, de hacer negocios a través de un “outsourcing” con la nómina del Ayuntamiento, de tener dinero para grupos de choque el día de la elección, de comprar camisetas negras y grises como las que usan para su campaña —también las usaron en una marcha— y dar alimentación de quinta a sus trabajadores no es cierto, según el aludido, pero tampoco aceptó no haberlo dicho y todos lo escuchamos. Alguien lo grabó, filtró el audio y el resto es historia.

Todo, según Fernández Montúfar, fue montaje orquestado —como diría cierto personaje— por la “mafia del poder”. Sin embargo, algo que sí aceptó en una entrevista de banqueta para una televisora local, fue que, si le comprobaban que era su voz, si determinaban que él hablaba en ese video cuyo audio le atribuyen, dejaría la candidatura a la alcaldía para enfrentar las acusaciones. Tampoco ha sucedido.

Y no es que quiera que lo haga, que renuncie y que se vaya, ¿quién soy yo?, eso le quitaría intensidad y fuerza a la elección, y daría aún más ventaja a su adversario político más fuerte y cercano en puntos. No, es sólo que si ya hicieron un peritaje, que no salga a emitir otro comentario a través de un video o un escrito en sus redes sociales, con lenguaje que demuestra su poca educación y carencia de política, de esa misma que se queja y acusa de quienes supuestamente le quieren arruinar su campaña.

Peritos expertos contratados por empresarios locales realizaron estudios a los audios, ya dijeron que sí es su voz y que el audio está cortado, no editado para formar frases. Vaya, que de no haberse cortado tardaría 20 en lugar de 11 minutos, pero que no están montadas palabras para hacer parecer que dijo lo que sí dijo, pues lo dijo y luego dijo que no. ¿Me di a entender?

Por otro lado, un grupo de fanáticos de Eliseo Fernández Montúfar está enojado con los peritajes que lo queman, que lo señalan, que indican con firmeza que sí fue él quien habló y se expresó de tal forma en los audios. Están enojados porque el Consejo Coordinador Empresarial (CCEC), la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo (Canaco-Servytur), y la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Campeche, mandaron a realizar el peritaje, trajeron a los peritos y dieron a conocer los resultados. Dicen que ese no es su trabajo, que “su chamba es otra”.

Si los empresarios lo hicieron, es porque no confían en quien un día dice que hará negocios con el dinero del pueblo y al siguiente lo niega. Si no confían es porque, de ganar la elección, imaginen nada más que un día diga que hará todo por ayudar a los empresarios —que son muchos— y al siguiente les ponga trabas e incremente los impuestos para que el negocio del “outsourcing” valga la pena y pueda lograr lo que dijo en el audio vertido en las redes sociales.

Pero no sólo eso, ni siquiera los ciudadanos que no están de acuerdo con que Fernández Montúfar sea alcalde se salvan de las agresiones, insultos y cuestionamientos de los fanáticos del candidato, quienes además usan troles para verter sus comentarios en contra de quienes no apoyen a su candidato. Ya ni en los medios se puede dar a conocer la nota porque enseguida atacan, y lo peor, sin argumentos.

Apenas ayer un reportero de una página de Internet fue agredido, presuntamente por brigadistas de Fernández Montúfar. Eso no debe suceder, Eliseo es figura pública y como tal debe estar abierto a los cuestionamientos, a responder y no incitar a la violencia de ningún tipo. Ayer fue un reportero, mañana podría ser un ciudadano que lo cuestione al ser visitado en su casa.

La pregunta al aire: ¿renunciará a su candidatura a la alcaldía de Campeche, Eliseo Fernández Montúfar, tal como anuncio? Ya le demostraron que sí es, que es su voz, que él fue quien insultó y pretende hacer negocios desde el Ayuntamiento con el dinero de todos los campechanos. Con sólo aceptar que sí fue él, decir el nombre del empresario o empresarios con quienes hablaba de negocios, quizá sería suficiente. Debe entender que hay quienes no están con él, que otros ya no le creen y no votarán por él, y todos merecemos la explicación.

 

DEL DICHO AL HECHO

Para todos es sabido que la elección para definir a quién quedará en la Presidencia de la República es la más difícil de los últimos años, y aunque muchos dicen que ya saben quién ganará, porque las encuestas así lo dicen, le verdad es que ninguno da su brazo a torcer, incluso ni quien va arriba en las preferencias, y mucho menos quienes están en los partidos que ya no ven mejoras en las estadísticas.

Quizá por eso es que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al igual que sucedió en el 2006, cuando Roberto Madrazo Pintado buscaba la Presidencia, ahora pretende renovarse con nuevos cuadros, mejores cimientos y hasta, posiblemente, nueva imagen institucional, con la finalidad de dar un giro de 180 grados a lo que hasta ahora ha representado.

Hace 12 años, cuando aquella elección no favoreció al tricolor, fueron al menos 20 estados los que estaban a cargo de gobernadores priístas, situación muy distinta a la que podría conllevar esta elección, donde sólo se esperan cerca de 12 gubernaturas en manos del Revolucionario Institucional tras los comicios.

Ante este panorama y como era de esperarse, los grupos de poder internos del PRI ya tejen sus telarañas para poder soportar la nueva estructura. Sin embargo no todos los que buscan dirigirlo tienen la fortaleza, aunque así lo pregonen de dientes para afuera. Por eso es importante que en cada Estado se cuide la elección y se busque el triunfo tricolor, pues es la única manera de sostener a ese partido y renovar sus bases.

Concretamente en el caso de Yucatán, donde el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidato, Mauricio Vila Dosal, están dando dura pelea por la gubernatura, es un ejemplo claro y cercano de los malos manejos de dos gobiernos priístas consecuentes. Por eso es de llamar la atención que Ivonne Ortega Pacheco quiera reaparecer y pretenda dirigir el PRI tras su renovación, cuando es por todos sabido que durante su paso por la gubernatura, el Estado de Yucatán vivió en franco retroceso.

Por si esto fuera poco, Rolando Zapata Bello, el hasta ahora gobernador del vecino Estado, quien paga encuestas y compra espacios en medios yucatecos y nacionales para que le rindan pleitesías, llegó al Gobierno de Yucatán para hundirlo más y de paso al PRI. Para muestra está la actual elección, donde Mauricio Sahuí Rivero no levanta como se esperaba, tal como ofreció Zapata Bello.

Si Rolando Zapata cree que pagando grandes sumas de dinero para darse a conocer como el mejor gobernador del país, ayuda a que la elección sea benéfica para su partido en Yucatán, es porque no considera que en los municipios su imagen está muy quemada, desgastada y mal vista. Entonces, de nada sirven sus fotos y encuestas infundadas, cuando el pueblo atraviesa una debacle igual o peor que cuando Ortega Pacheco gobernó ese territorio.

Pareciera que Yucatán sólo tiene un municipio, Mérida, pues es el único beneficiado por el erario estatal y donde los negocios nacen a diario, quizá porque los inversionistas son obligados por el gobernador saliente a dejar ahí los recursos, pues de alguna manera tendrá que llenar su maleta para el retiro.

Por este tipo de lastres, durante seis años se desgastó la imagen del presidente Enrique Peña Nieto y del tricolor, y ahora resulta que tanto Ivonne como Rolando se erigen como salvadores de un Estado y de un partido que ellos mismos saquearon y hundieron. En fin, la suerte está echada y la elección a la vuelta de la esquina.

 

LUTO EN EL INSTITUTO CAMPECHANO

El pasado martes una noticia impactó al pueblo campechano. Cristian Arjona Cruz, director de la Escuela Normal del Instituto Campechano, fue asesinado al interior de la benemérita institución por un velador perteneciente al Instituto.

De inmediato los ánimos se rebosaron y las redes sociales se llenaron de comentarios a favor del maestro fallecido y en contra de las autoridades. Que hay inseguridad, que dónde están las patrullas, que al Instituto Campechano entran y salen como hijos de vecino… Y sí, es una institución pública, es una escuela, jamás había sucedido algo así y no se espera que este tipo de sucesos ocurran en esos lugares.

Ya la Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam) presentó al asesino, y seguro el juez que tomó el caso hará justicia o al menos así debe ser, tras la confesión del propio autor material de tan brutal asesinato, que ha conmovido a toda la sociedad.

El homicidio se llevó a cabo desde dentro, por personal de la propia institución, un velador, y no es un tema de inseguridad, no nos confundamos. Ambos, homicida y víctima estaban dentro del I.C. y el desenlace ya lo conocemos. El único culpable fue el asesino, él fue quien consumó el acto de matar, nadie más. Al menos hasta que las investigaciones o el homicida no arrojen cómplices.

Espero que se le castigue con todo el peso de la ley, como lo ha dicho y seguramente velará por ello el gobernador, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, como ya lo ha hecho antes.

De todo lo anterior, sólo puedo decir que conocí a Cristian hace más de 12 años, cuando ambos hicimos nuestro paso por el Sistema de Televisión y Radio de Campeche (TRC), la televisora del Gobierno del Estado, yo como productor y conductor, y él como conductor de un programa del Instituto de la Juventud de Campeche (Injucam), llamado Poder Joven TV. Cristian, siempre platicador, atento, educado y preocupado por mejorar. En pocas palabras, un joven caballero.

De ahí en adelante coincidimos —pocas veces— en algún karaoke donde le gustaba ir a cantar, y lo hacía muy bien, y la última vez que nos vimos fue en un negocio de comida en el Centro Histórico hace apenas un par de semanas, donde lo felicité por su encargo como director de una escuela del Instituto Campechano, institución donde, por cierto, estudié mi secundaria y de la cual me siento tremendamente orgulloso.

A la familia de Cristian, a sus alumnos y a la institución educativa, mis condolencias. Nadie podrá llenar el espacio que él dejó, pero servirá para mejorar las condiciones de trabajo y seleccionar mejor a quienes busquen ser parte del Instituto Campechano.

 

¿CUÁL ES LA RAZÓN?

A diario veo “selfies”, historias y fotos diversas de jóvenes que acompañan a sus candidatos —de todos los partidos y/o coaliciones— en sus caminatas, sin que dichas imágenes representen nada o ayuden a quien busca el voto.

La gran mayoría van acompañadas de frases sin sentido, cursis, rebuscadas; no leo las propuestas de quien acompañan y eso sí sería de gran ayuda. Que en lugar de tomarse una foto y escribir: “otra tarde donde el sol irradia ante la plenitud de la vida…”, mejor escribieran algo que ayude a su candidato.

“Nuestro candidato/ta, Fulano/a de Tal, refrendó su compromiso por hacer un mejor Campeche y recibió el apoyo de los habitantes de la colonia “Juan Camaney”, donde, una vez más, anunció que gestionará mejores servicios públicos para los ciudadanos”. Eso sería ideal y de gran ayuda.

No importa que no tenga ortografía y gramática perfecta, con el sólo hecho de plasmar algo productivo ya tendrá sentido. Así ayudan, así apoyan, así demuestran que no van como comparsa, pues parece que esos jóvenes son los protagonistas y no quien realmente busca el voto.

Jorge Gustavo Sansores Jarero

 

Noticia anterior

Las exhaciendas son tesoros turísticos

Siguiente noticia

Habría nuevo itinerario de rutas y paraderos