Inicio»Opinión»Inicia la veda electoral

Inicia la veda electoral

0
Compartidos
Google+

A unas horas de que finalicen las campañas e inicie lo que se ha dado en llamar ”veda electoral”, que es una especie de ‘limbo político’, en que ningún candidato, partido político o coalición puede hacer llamados al voto, encabezar mítines de respaldo a sus respectivas candidaturas o inducir  al sufragio a favor de alguna de las fórmulas participantes en la elección, es posible evaluar la calidad de las campañas desarrolladas en estos últimos dos meses en la entidad.

La buena noticia es que a partir del primer minuto de este jueves se retirarán de los medios radiofónicos y televisivos los spots con mensajes de los candidatos y sus partidos en que, más que presentar propuestas y estrategias para resolver los grandes problemas del país, los abanderados prefirieron denostar al adversario o intentaron generar el voto del miedo.

Está en veremos cómo se comportarán los actores políticos en las redes sociales, pues sabido es que, por la falta de reglamentación, esos espacios se han convertido en verdaderas vitrinas del libertinaje político, y en donde la “guerra sucia” o las campañas negras se van a intensificar en las siguientes horas, sin descartar que el mismo día de la elección se difunda todo tipo de fake news, sea para manchar la reputación de los candidatos, o para desanimar la participación del electorado en las urnas.

Es cierto, también habrá operativos para “acarrear” votantes a sus respectivas casillas, y pocos ignoran que desde hace por lo menos 15 días que se intensificaron las subastas por las credenciales de elector; tenemos noticias de que cada voto se está comprando desde 500 hasta mil y mil 500 pesos aunque, a decir verdad, ninguno de los campechanos que aceptaron ponerle precio a su sufragio ha levantado la voz, y mucho menos se han presentado evidencias de esas operaciones de compraventa.

Lo que sí es cierto, es que esta práctica no es privativa de un solo partido político. Nadie tiene el monopolio de la compra de votos y hasta puede decirse que es un ejercicio universal del que nadie escapa. Mientras haya presupuesto para estar activo en ese mercado, seguramente que las prácticas continuarán ejercitándose.

Tampoco es, sin embargo, la única forma de asegurarse votos. Hay quienes realmente realizaron una campaña de altura y lograron convencer a los ciudadanos que son la mejor opción para gobernar, o para representarlos en el Congreso de la Unión o en la Cámara de Diputados del Estado.

Hubo candidatos que prefirieron tirarse en la hamaca, confiados en que sus registros simultáneos como candidatos plurinominales, les daba la certeza de que, hagan lo que hagan, estarán en el cargo que ambicionan.

Eso ocurrió, por ejemplo, con Aníbal Ostoa Ortega, candidato al Senado de la República por Morena, quien al mismo tiempo está en la lista plurinominal de ese partido —en segundo lugar— por lo que tiene su curul asegurada.

Poco se vio al profesor Ostoa recorriendo caminos y brechas del Estado, y fue hasta que algunos medios enfatizaron su nula actividad proselitista, que empezó a organizar algunas actividades.

Hizo lo mismo Manuel Zavala Salazar. Es un hecho que será regidor plurinominal, pues se inscribió en la primera posición, y por ello es que dejó que sus adversarios hicieran la chamba y él se dedicó a simular que andaba en campaña. ¿Alguien sabe de sus propuestas?

Caso contrario ocurrió con la panista Yolanda Guadalupe Valladares Valle, quien activó un buen equipo en redes sociales para difundir sus propuestas y compromisos de campaña, y recorrió palmo a palmo la geografía estatal para tratar de convencer a la población de que ella es la mejor opción para representarnos en el Senado, y probablemente así sea, pero lamentablemente le faltó tiempo.

Fue vencida por el efecto López Obrador que en Campeche tiene a Aníbal Ostoa a punto de quedarse con el segundo lugar de las votaciones al Senado y mandar a la panista Valladares al tercer sitio, lo que de nada le servirá para sus aspiraciones, pues necesita cuando menos ser la primera minoría, para ocupar un escaño en la Cámara Alta. ¿Lo logrará? Injusticias de la vida, parece que se quedará en el camino.

 

Noticia anterior

Se ahorca en Miguel Alemán

Siguiente noticia

Clausura curso el Conafe