Inicio»Opinión»Fecha marcada

Fecha marcada

0
Compartidos
Google+

Mañana es el día que marca la ley para emitir el voto y definir el rumbo de México, al elegir a quien estará al frente de la Presidencia de la República, además de 128 senadores y 500 diputados federales que conforman el Congreso de la Unión. A esto hay que agregar que en nuestro Estado elegiremos también a 11 alcaldes, 21 diputados locales —además de los 14 plurinominales— y 24 presidentes de las juntas municipales.

Por fin mañana, después de las 8 de la noche, sabremos si las encuestas valieron lo que costaron, si las pasiones desatadas en las campañas, los insultos entre algunos candidatos, las fanfarrias de los fanáticos y las victorias adelantadas anunciadas sirvieron de algo, o sólo dejaron entrever la necesidad de llamar la atención por parte de algunos competidores y sus equipos de campaña.

Pero, sin duda, lo que más debemos tomar en cuenta todos los campechanos no son los resultados de los sondeos o de los comentarios vertidos a través de las redes sociales, sino que tendremos que estar atentos a que el proceso electoral se lleve a cabo en un clima de tranquilidad, calma y paz social. No hay lugar para agitadores y vándalos antes, durante y después del sufragio.

En Campeche estamos conscientes que tras la elección y los resultados quedarán atrás muchos días de pasiones desbordadas, y lo mejor será que los partidos políticos y los candidatos diriman sus diferencias en los tribunales electorales. Que impugnen, que sigan el proceso que marca la ley. Nosotros, los ciudadanos, no tenemos porqué ser jueces, mucho menos tomar parte en las diferencias partidistas. Eso sí, debemos estar muy atentos.

Por el lado de los medios de comunicación, seguiremos firmes en la labor de informar y darles a conocer los pormenores de lo que acontezca mañana, sin importar las condiciones del clima, el horario y los imprevistos, teniendo como garantía la seguridad que nos brinda el Estado y el compromiso de los tres niveles de gobierno de respetar la libre expresión.

No cabe duda que la jornada será difícil, y que en algunos puntos de la ciudad o de la entidad quizá se susciten actos vandálicos incitados por algún candidato renuente a aceptar su ya cantada derrota, pero tampoco podemos permitir llegar a este tipo de deleznables acciones, sólo porque algún sujeto no usa el raciocinio y se deja llevar por pasiones y comentarios infundados.

Hoy la sociedad campechana está más informada que nunca, más ávida de que las cosas sean justas, de que se respeten los derechos y se cumplan las obligaciones de todos los servidores o quienes pretendan gobernar, por ende será en las urnas donde se tendrá la mejor medición del sentir ciudadano. Es por ello que no podemos ni debemos permitir que algún barbaján, disfrazado de candidato, quiera echar abajo la voluntad ciudadana y violentar la elección.

A nosotros nos queda ir mañana a votar, a ejercer nuestro derecho, a hacerlo de manera libre y secreta —aunque eso ya es imposible en nuestros días—. Sin embargo y a pesar de todo, mucho menos podemos ni debemos dejarnos amedrentar por grupos de choque enviados desde algún “búnker” manejado desde el anonimato.

Tampoco se trata de ponernos al tú por tú con quienes lleguen a exaltar los ánimos en las casillas. No. No somos iguales. Lo que debemos hacer es ir a sufragar, a decidir lo que es mejor para nosotros como país, como mexicanos y campechanos. Estar seguros de lo que queremos para el presente y para las futuras generaciones.

En la pasada elección los campechanos dimos muestra de responsabilidad social al sufragar más del 70 por ciento de los ciudadanos enlistados en el Instituto Nacional Electoral (INE), y se espera que en la actual jornada seamos cerca del 65 por ciento los que votemos el día de mañana. ¿Bajó el porcentaje? Si. Y se debió en parte a que los campechanos —quienes somos gente de paz— preferimos evitar un mal rato si algo llegara a suceder.

 

GARANTÍA ELECTORAL

Los ciudadanos tenemos el derecho de votar, así lo marca nuestra Constitución Política y eso debemos hacer mañana. Los gobiernos Federal, Estatal y municipales garantizarán que la jornada electoral se lleve a cabo en tranquilidad, bajo el marco de la ley. Ya el gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas se reunió con los altos mandos de Seguridad Pública, Defensa Nacional, Marina y la Policía Federal, donde definieron las estrategias para proveer seguridad a los sufragantes. Pobre de aquel que pretenda violentar la elección.

Según sondeos ciudadanos realizados durante las precampañas, intercampañas y las recién culminadas campañas electorales, los ciudadanos quieren ir a votar, conocer los resultados, que se acabe el despilfarro de dinero y la guerra sucia entre los candidatos. También la ciudadanía pide que se respete su decisión, que al siguiente día los partidos no salgan a quejarse de los resultados, pues el pueblo es el que elige, esa es la democracia.

En Campeche —y todo México— está garantizada la elección, pues el Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC) y el Nacional Electoral (INE) han dispuesto de todas las estrategias posibles para que sea muy difícil —no imposible— algún fraude electoral. Además, debemos recordar que cada partido lleva a sus observadores para vigilar y dar certeza a la jornada electoral, por lo que de percibir alguna anomalía, seguro de inmediato lo harán notar. Si no lo hacen es porque no hubo nada negativo o porque al final no estaban muy convencidos de sus candidatos. No hay de otra.

En las boletas estarán los nombres de los candidatos. Ahí también estarán los logotipos de los partidos. Nosotros tenemos el derecho de votar y elegir libremente a quién darle el sufragio y hacerlo nuestro representante. Pero eso sí, debemos hacerlo con mucha responsabilidad, no por unos pesos o porque exista alguna amenaza o consigna.

Los candidatos se están jugando el puesto, sí, pero los mexicanos nos estamos jugando el futuro. De nosotros depende tener una nación, un Estado, un municipio, Junta Municipal o los congresos —locales y federales— que nos brinden un porvenir de paz y tranquilidad con gran seguridad, crecimiento económico, buena educación y salud, finanzas sanas, excelentes relaciones exteriores, medio ambiente limpio, agricultura y pesca de calidad, industria y comercio con grandes beneficios para el país.

La única manera es votando por propuestas interesantes, viables, razonadas, que se puedan llevar a cabo para mejorar a nuestra nación. Antes de emitir el voto tenemos que pensar, analizar y entonces cruzar el nombre de quien nos parezca la mejor opción que haya en la boleta electoral. No sea que al siguiente día y en los meses y/o años subsiguientes nos quedemos pensando en el error cometido, en el “hubiera”, y sea demasiado tarde para dar marcha atrás. Vamos a refrendar nuestra democracia.

Jorge Gustavo Sansores Jarero

 

Noticia anterior

Portada

Siguiente noticia

Reclaman pavimentación en la calle Carrillo Zavala