Inicio»Opinión»El PRI ¿trabajando en su reconstrucción?

El PRI ¿trabajando en su reconstrucción?

0
Compartidos
Google+

No se ha replicado en Campeche la renuncia del dirigente del Partido Revolucionario Institucional, René Juárez Cisneros. Tampoco se ha visto que inicie la operación cicatriz, o que por lo menos sus grupos internos inicien el debate que les permita tener un diagnóstico real de lo que ocurrió el primer domingo de este mes a punto de concluir.

Lo único que se tiene claro a estas alturas, y en eso coinciden voces de todo tipo en el tricolor, es que el tiempo de Ernesto Castillo Rosado al frente de ese partido ya se venció. Que en estos momentos ya no dirige a nadie. No es respetado por nadie y que es menos que un cero a la izquierda.

Le han recomendado que presente su renuncia, pero, institucional y obediente como siempre ha sido, está en espera de que se lo ordene quien lo puso en ese cargo, o que, en el mejor de los escenarios posibles, le encuentren alguna salida digna o lo reubiquen a un espacio en el gabinete estatal. A pesar de todo, Ernesto Castillo es del grupo cercano al gobernador.

Lo que no puede esperar es el inicio del proceso de reconstrucción en el PRI. Tendrán dentro de tres años las elecciones más importantes de toda su historia, pues del resultado que se obtenga se podría definir el destino final del partido tricolor.

Por ahora el PRI está endeble. Las elecciones del 1 de julio fueron un catalizar o parámetro que permitió conocer el desagrado popular. Lo grave es que los priístas están tardándose en reaccionar.

Vaya, ni spots de agradecimiento a sus votantes han lanzado al aire, como sí ya lo hicieron el Panal y Morena. En el ámbito local, no se ha sabido nada de sus candidatos ganadores, con excepción de Oscar Rosas, quien apareció repartiendo agua en Ciudad del Carmen, o de Roque Sánchez Golib, apadrinando a alumnos de varias escuelas en el Camino Real.

¿Qué se sabe de los virtuales diputados locales electos? ¿Qué ha hecho la jovencita paliceña que sorprendió a todos ganándole la elección a dos pesos pesados de Morena y del PRD? En Hopelchén ni parece que ganaron los dos candidatos del PRI a la diputación y a la alcaldía. ¿O es que se fueron de vacaciones para descansar de los tres meses de la campaña?

Se entiende que los candidatos ganadores del PRI carezcan de dirigente estatal, y que no les hayan dado “línea” para las giras de agradecimiento, pero al igual que lo está haciendo a nivel nacional Andrés Manuel López Obrador, quienes van a tomar posesión de sus cargos el 1 de octubre ya debieran estar asumiendo compromisos, estableciendo la agenda de trabajo y seleccionando a quienes formarán parte de sus respectivos equipos.

Pero no, parece que se contagiaron del shock que golpeó a todo el priísmo nacional, y que lo mantiene aún postrado, noqueado en el piso, sin explicarse del todo el porqué de lo ocurrido.

Por lo pronto, los priístas en Campeche están empezando a debatir el perfil de quién se debe hacer cargo de la dirigencia estatal del partido. Si se conceden oportunidades a jóvenes como Jorge Chanona Echeverría o Fredy Martínez Quijano, que también son gente muy cercana al gobernador Moreno Cárdenas, o se recurre a gente con más experiencia, con más callo político, para que trace la línea que permita obtener buenos resultados en el proceso electoral más complicado que se tendrá en 2021.

La coincidencia de unos y otros, es que se requiere un perfil de verdadero liderazgo, con capacidad de diálogo, buena retórica discursiva y que convenza y sume a la causa, en lugar de alejar, como dicen que sucedió con Ernesto Castillo Rosado, quien pasará a la historia como el peor dirigente partidista, o como el que ha entregado las peores cuentas.

El PRI ya no puede seguir pasmado luego de la golpiza electoral que recibió. Debe empezar a reconstruirse, y si quiere mantenerse como Gobierno en el Estado, ya debe ir construyendo el perfil que van a presentar en esos comicios. Que no olviden que otros partidos ya tienen prospectos e iniciarán pronto sus promociones. Algunos han empezado a adelantar sus aspiraciones. Y es lo lógico. A veces alcanzar el poder lleva años.

 

Noticia anterior

Cliente se desmaya dentro de tienda

Siguiente noticia

Reaparece el zika en Yucatán, afirma SSA