Inicio»Opinión»No heredes problemas

No heredes problemas

0
Compartidos
Google+

Ius vindex

 

Desde hace 15 años, el Colegio de Notarios y la Secretaría de Gobernación iniciaron la campaña denominada “Septiembre, mes del testamento”, con el objeto de fomentar la cultura testamentaria en el país. Cada año, durante este mes, los notarios de todo el país reducen sus honorarios hasta en un 50%, y el descuento es aún mayor para las personas de la tercera edad. Además de la reducción en sus honorarios, se brinda asesoría gratuita y se amplían los horarios de atención.

El testamento es un documento donde se plasma la decisión de una persona con respecto a su patrimonio, designando a las personas que lo recibirán en el momento de su muerte. Su finalidad básica es que el patrimonio perdure, a pesar de que el dueño de este muera.

Es revocable hasta el momento de la muerte. El testamento válido posterior revoca al anterior. De este modo, se puede modificar el testamento cumpliendo con los mismos requisitos que fueron necesarios para otorgar el anterior, es decir, acudir al notario para manifestarle los cambios que se quieran hacer, y una vez confeccionado el nuevo documento, se dará lectura y firma del testamento nuevo.

Cabe mencionar que el testamento otorgado ante notario público es la única manera legal para designar a los legítimos herederos de un patrimonio, y esto se debe hacer mientras el testador se encuentre en aptas condiciones.

Sólo usted, en pleno uso de su capacidad, conciencia y libertad, puede otorgar testamento. Nadie puede hacerlo en su nombre y no podrá realizarlo si por enfermedad o accidente pierde sus facultades mentales o la conciencia. Ninguna carta o documento, aun cuando lleve su firma, sirve para transmitir voluntad a su muerte.

Al hacer un testamento heredamos tranquilidad a nuestros seres queridos; evitamos gastos mayores, pérdida de tiempo y problemas en las familias. Si existe un testamento no hay necesidad de pasar por un juicio sucesorio intestamentario, que es caro, tedioso y largo.

Con el testamento, al fallecer el testador los bienes pasarán fácilmente y de forma inmediata a las personas que el mismo testador quiera, y en la proporción que él mismo disponga. Es una medida para proteger el patrimonio. Llegado el fallecimiento de una persona que tiene bienes y no tiene testamento, llegan también los problemas que genera el intestado.

En la gran mayoría de los casos no existe un testamento, y una vez pasado el luto inicial, sigue ver qué pasó con esos bienes. Cuando no existe el testamento, inicia el proceso de la sucesión intestada. El tema se va resolviendo de acuerdo a la jerarquía de lazos familiares y se convierte en todo un tema legal y fiscal.

Seguramente alguna vez habrás escuchado: “no se puede vender la casa ya que está en intestada”. Bueno, pues así es el caso. Existe toda una gama de términos alrededor del tema del intestado. En realidad no hay karma alrededor del testamento; hacerlo tampoco significa que te estás preparando para morir… al contrario, significa que te importa que tu patrimonio quede como debe ser: ordenado.

 

Daniel Alejandro Renedo Gamboa

Noticia anterior

Dos de oro y un bronce para Campeche en Paralimpiadas

Siguiente noticia

Educadora de Kínder estrangula a niña de un año