Inicio»Opinión»Rumores, rumores…

Rumores, rumores…

0
Compartidos
Google+

En concreto

 

En entrevista previa a que rindiera su Tercer Informe de Gobierno el pasado 7 de agosto, el gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas dejó entrever que vendrían muchos cambios en su gabinete. Desde entonces, politólogos y aprendices de política especulan  posibles nombres y cargos.

A alguien se le ocurrió la idea de jugar con la mente, las emociones y hasta los sentimientos de muchos campechanos, y enlistaron a un grupo de exfuncionarios, funcionarios —para los enroques— y ciudadanos, a quienes les dieron puesto y hasta ahora nada. Vaya, hasta a mí me tocó.

Y no, no hirieron mis sentimientos, pero sí lograron que no menos de 100 personas me llamaran para hablarme mal de mi supuesto antecesor, pedirme trabajo, felicitarme, y hasta me solicitaron que les apadrine unos XV años, les patrocine un vestido de novia y les regale medio lechón tostado para un bautizo… ¡Ah, bárbaros!

Desde que iniciamos septiembre, de nuevo sonaron las campanas anunciando los cambios en el Gobierno del Estado, pero hay que ser sinceros, los nombres no los sabe nadie más que el gobernador. ¡Punto! No se deje llevar por chismes.

Ahora bien. ¿Necesita renovarse el gabinete estatal? Sí. ¿En qué secretarías? En varias. ¿Cuáles son? Tengo mis candidatos. ¿Por qué? Porque sus titulares no han seguido el ejemplo del gobernador, porque no hay avances en esos rubros, porque son constantes las quejas de esos secretarios, porque no dan la cara para resolver problemas y sólo justifican sus tropiezos, porque algunos ya necesitan tomar un descanso tras un primer tercio de gobierno —muy agitado—, y porque todo cambio es bueno y más en estos momentos.

Hay quienes no siguen el ejemplo de Alejandro Moreno Cárdenas, y quizá no han visto que el trabajo de gestión. No saben cómo tocar puertas, no presentan proyectos y tampoco dan resultados, lo que es fundamental en un buen gobierno. Lo que se requiere es más trabajo y menos lengua para dar resultados, y siempre es bueno poner todo el esfuerzo para lograr lo que antes era imposible. Al menos para algunos exgobernadores.

 

ASÍ LAS COSAS

Como ejemplo tenemos el caso del secretario de Pesca y Acuacultura (Sepesca), José del Carmen Rodríguez Vera, quien no ha podido o más bien no ha querido presentar un proyecto de vigilancia contra robo de motores, un nuevo padrón electrónico y apoyo a los pescadores del Estado, dejando todo el encargo a las autoridades federales, y tratando de justificar sus errores con discursos políticos que no ayudan en nada a un sector que cada día está más desprotegido. Mientras el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas gestiona motores, embarcaciones y apoyos para los hombres del mar, Rodríguez Vera se justifica por su carente actuar al frente de la Secretaría.

Cada que tiene oportunidad, a través de comunicados de prensa envía “información” a los medios de comunicación, en donde menciona avances significativos en el sector pesquero, que por cierto no se ven, pero cuando alguien directamente le pregunta cómo lo hizo, de dónde lo sacó o para qué sirve lo que según él hace, de inmediato se da media vuelta y emprende la huída para evitar más preguntas. Así las cosas en Pesca.

Donde continúan los zipizapes es en el Instituto Estatal del Transporte (IET), a cargo de Candelario Salomón Cruz, que si bien no tiene la culpa de que los transportistas y concesionarios no den buen servicio y no puedan renovar su flota de autobuses, tampoco le ha puesto mucho empeño a las sanciones, a la mejora de las rutas, y de las promesas no hemos llegado a la realidad.

Ya pasaron tres años de este gobierno y Salomón Cruz sigue —creo— analizando cuáles son las mejores alternativas para que los camioneros circulen y den mejor servicio. Casi acaba el 2018 y todavía no cambian los paraderos ni hay mejores unidades al servicio de los ciudadanos. Los choferes en su mayoría, no todos, carecen de educación vial, no saben tratar al pasajero, siguen negando el servicio a los ancianos, y los estudiantes también sufren por sus malos tratos. ¿Y la aplicación para pedir taxis?… ¡Esa es otra historia!

Claro, debo aceptar que Salomón Cruz al menos se ha puesto las pilas y hasta ha encarado a choferes, concesionarios y eliminó del Estado a Uber cuando quiso “trabajar” de forma apócrifa. Sin embargo un poco más de dureza en el encargo no le vendría mal para mejorar el servicio. Quizá hasta un poco de ayuda de los agentes de Vialidad no le vendría nada mal.

Y ya que toqué el rubro de Vialidad, debo destacar una de las quejas más comunes de la sociedad en este segmento de la seguridad pública estatal, como es la casi inexistente presencia de agentes viales en la ciudad, aún cuando cada día hay más automóviles y motocicletas, más camiones y todo tipo de vehículos, así como nuevas calles y avenidas muy amplias y por ende con más tráfico. Quizá el presupuesto, los vehículos y los agentes son insuficientes.

La Dirección de Vialidad, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, está a cargo de Dimitrit Antonio Molina Castillo, quien parece que no termina de agarrarle —después de tres años— bien al tema que le compete. Si bien es cierto que ha avanzado mucho con la instalación de retenes de alcoholimetría, para que el fin de semana la gente no tenga problemas al salir de sus casas y derramar un poco de dinero —y otras cosas— en los negocios locales, también debería el joven director reconocer que le falta mucho por hacer.

Por ejemplo, a diario hay cientos de conductores de todo tipo de vehículos que se pasan el alto en los semáforos, que no respetan lugares para personas con discapacidad, que se estacionan en doble y hasta en triple fila para la entrada y salida de los niños —y hasta de adultos— en las puertas de las escuelas, así como tráileres que circulan por calles muy angostas, y muchas situaciones más que ponen en jaque a otros conductores y hasta son un peligro para la ciudadanía, y no hay un solo agente vial que esté al pendiente de poner orden en la ciudad.

No estoy pidiendo que los policías se dediquen a atosigar a los conductores hasta por manejar, pero sí que el director de Vialidad los instruya bien para que hagan rondines por diversas partes de la ciudad donde se requiera de ayuda para mejorar el tránsito vehicular, así como poner más atención para que los conductores vayan —vayamos— siendo más responsables. También los peatones.

A la fecha y a pesar de contar con una Ley de Vialidad y multas muy severas, es constante ver personas que manejen mientras hablan por celular, vehículos con altos niveles de polarizado en sus vidrios, automóviles y camiones conducidos a exceso de velocidad por todas las calles y avenidas de la ciudad, y lo que no vemos son detenciones. Si hay retenes de alcoholimetría —plausibles—, también deben implementar algunos contra vidrios polarizados, pero sobre todo poner el ejemplo y dejar en claro lo que en decenas de ocasiones ha manifestado el gobernador Moreno Cárdenas: “En este Estado nadie puede estar por encima de la ley”, y eso incluye a la de Vialidad.

Por supuesto que es necesario firmar permisos, licencias, estar pendiente de cobrar las pocas multas, pararse en los retenes —aunque no haga nada— para lucir su atuendo policial aunque no tenga esa carrera, pero también Molina Castillo debería presentar una estrategia integral que nos ayude a los ciudadanos a tener mejores condiciones viales, y por supuesto también demostrar que no sólo de retenes vive el hombre. De resto, sin duda hace muy buen trabajo Dimitrit.

Un caso muy extraño es el Instituto de la Mujer (Inmujer), dependencia de la que poco o casi nada sabe desde que quedó acéfala, y por la cual a pesar de haber tenido al frente a mujeres bastante conocidas, pocos avances tuvo. Quizá la más recordada por su labor, sus gestiones y sobre todo por su carisma y apoyo a las mujeres, ha sido María Rafaela Blum Santamaría, pero de ahí en adelante parece que no hubo grandes avances a favor del conocido “sexo débil”.

Por fortuna el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Campeche, que preside la señora Christelle Castañón de Moreno, se encarga de la gran mayoría de aspectos y necesidades del sexo femenino en la entidad, no por nada la señora Castañón de Moreno acaba de ser reconocida como una de las 5 mejores presidentas de los DIF estatales. ¡Felicidades y gracias!

Sin embargo no se puede dejar más trabajo a esta noble institución, pues ya demasiado hace por la población vulnerable del Estado, que por cierto ahora vive en mejores condiciones que antes, gracias al apoyo del DIF.

Al final de todo, cambios habrán y el gobernador Alejandro Moreno decidirá dónde los hará y cuál será el momento idóneo para realizarlos. Mientras, las opiniones, los comentarios y las recomendaciones sabemos que son bien recibidas, pues si algo tiene el mandatario estatal es que sabe escuchar y respetar la libre expresión. Pero sin duda, repito, él será quien nos avise quién llega, quién se queda y quién se va.

 

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Todo listo para que inicie Congreso de Tae Kwon Do

Siguiente noticia

Intenta cruzar por debajo de tren con su recién nacido y son arrollados