Inicio»Opinión»Sin definir el relevo en el PAN

Sin definir el relevo en el PAN

0
Compartidos
Google+

Pedro Cámara Castillo se perfila para suceder sin tanto alboroto a la presidenta estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Yolanda Guadalupe Valladares Valle, en proceso interno que pudiera resolverse mucho antes del día de la elección.

El joven exregidor y actual dirigente del Comité Municipal panista se lanzó a  buscar la presidencia estatal aparentemente de la mano del presidente municipal electo, Eliseo Fernández Montúfar.

Justo cuando era de esperarse que el grupo de Yolanda Valladares, Nelly Márquez, Asunción Caballero y Mario Pacheco Ceballos, entre otros, le cerraran el paso y pusieran a un adversario de peso, resultó que —hábiles para eso de la síbila, el oscurantismo y la capilla— el equipo de la actual dirigencia estatal decidió entregar los bártulos y respaldar la candidatura de Cámara Castillo.

Si bien pareciera que el objetivo de colocarlo en esa posición servirá para los fines futuristas de Fernández Montúfar, en polìtica las cuentas nunca cuadran. Decir desde ahora que Pedro Cámara trabajará para asegurarle la candidatura a la gubernatura a Eliseo Fernández será muy aventurado, considerando que ha servido a otros grupos y tiene intereses propios.

Eso lo saben también Asunción, Yolanda, Nelly y Mario, y a lo mejor por eso no se opusieron a la candidatura de Pedro Cámara.

Si no se atraviesa otro contendiente, Cámara Castillo se convertirá en noviembre próximo en el presidente estatal de los panistas campechanos, y pudiera ser también el próximo operador político de quien ya recorre el Estado en busca de respaldo a sus ansias de ser gobernador.

Pero del plato a la boca hay veces que se cae la sopa, y eso le pudiera pasar a Pedro Cámara si el grupo Carmen o algún otro panista rebelde decide que buscará también la dirigencia estatal. Los carmelitas se sienten desplazados de la dirigencia desde la llegada de Valladares, y creen que ya les toca tomar las riendas de ese instituto político, que se vino a menos en la anterior contienda electoral.

Pablo Gutiérrez Lazarus sabe que por no lograr su reelección y no haber aceptado en su momento la candidatura a diputado federal, se aleja parcialmente de su anhelo de ser el abanderado del PAN a la gubernatura del Estado. También está consciente de que pudiera recuperar parte de sus reflectores políticos si se hace cargo de la dirigencia estatal panista, desde la cual se podría integrar a la carrera sucesoria. Y como última alternativa podría desde ahora hacer acuerdos con Cámara Castillo que le evitenquedar políticamente muerto.

Otro que pudiera intentar “aguarle” la fiesta a Pedro Cámara es el exsenador Jorge Luis Lavalle Maury. Se obsesionó con la dirigencia estatal que disputó con Yolanda Valladares y recurrió a todas las instancias, tanto internas como externas —el Tribunal Electoral— para que anulara la elección y desconocieran a la llamada “Jefa Yola”.

No lo logró, y por eso tal vez tenga intenciones de volver a buscar ese cargo. Lo necesita para volver a figurar políticamente y para subirse también a la carrera sucesoria.

Lavalle Maury fue sancionado en el PAN por haber cuestionado severamente la postulación de Ricardo Anaya Cortés como candidato a la Presidencia de la República, pero los nuevos aires que pretenden apoderarse de la dirigencia nacional ya prometieron el “borrón y cuenta nueva” a todos los panistas disidentes, algunos de los cuales hicieron abierto proselitismo a favor de José Antonio Meade.

Entre los perdonados se encuentra precisamente Lavalle Maury. Por eso es que se especula con la posibilidad de que, una vez recuperados sus derechos de militante, se empecine de nueva cuenta en aspirar a la dirigencia estatal, y trate de boicotear la designación de Cámara Castillo.

Por lo pronto la sucesión parece resuelta. Pedro está solo en el camino, pero nadie puede garantizarle que así llegará al día de la elección. Pareciera que la mano de Eliseo tiene peso y que con su respaldo y acompañamiento pueda quedarse con el triunfo. Pero se insiste, nada está escrito todavía, y  la Jefa Yola debe tener algo entre manos antes de entregar tan dócilmente esa dirigencia que tanto esfuerzo le costó conseguir y mantener. ¿Será?

Noticia anterior

Destituyen a directora de Primaria “Juan Pacheco”

Siguiente noticia

Celebran cumpleaños de Erick José