Inicio»Opinión»Hermes y la hermenéutica

Hermes y la hermenéutica

0
Compartidos
Google+

Un poco de estudios

 

La mitología griega guarda historias fascinantes, que como dijera el doctor Salvador Leaño Flores, no son verdad, pero eso no le quita la belleza que esas historias narran. Hasta gusto daría creer que en algún momento fueron ciertas. Historias mitológicas que de alguna manera guardan relación con nuestra realidad actual, este es el caso de Hermes; tal vez si le señalo que es el personaje que tenía sandalias y casco con alas, y que en la mitología romana lo conocen como Mercurio, ya los “millenials” sabrán de quien se trata.

 

Cuenta la mitología griega que Hermes fue hijo de Zeus —el dios mandamás del Olimpo— con la hija del gigante titán Atlas, a quien Zeus condenó a cargar el cielo. Es ese personaje que en la escultura carga un globo terráqueo. Dicen que Hermes nació en el Olimpo, aunque realmente nació en Arcadia. Estos dioses eran muy loquillos, traían todas las bajas pasiones de los seres humanos, mismas que ahora los seres humanos niegan tener. Bueno, pero ese será otro tema, sigamos con Hermes.

Hermes además de ser el más joven del Olimpo, era ingenioso, listo y eficaz, además de poseer una elocuencia privilegiada. Era tal, que pudo convencer a Hades, hermano de Zeus, gobernante del inframundo, que liberara a Perséfone, una hermosa mujer. Hades era una especie de diablo —para los católicos—. Convencer al diablo esta rudo; Hermes fue el más querido por los dioses y por los hombres.

A Hermes le atribuyen varias cualidades, pero la más conocida fue ser mensajero de los dioses del Olimpo. Algunas versiones señalan que como los hombres no podían entender a los dioses, ese fue el papel que desempeñaba: interpretar para los mortales los mensajes de los dioses. Esta es la parte que nos interesa, y la que de alguna manera tiene relación con nuestra realidad actual, ya que del nombre de Hermes y de la actividad que realizaba, se deriva el término hermenéutica.

Hermenéutica es un término griego que alude a interpretar el significado de lo oculto en los libros sagrados y filosóficos; el término hermenéutica, como el arte de interpretar, data del siglo XVIII. En la actualidad es una rama del Derecho y se le denomina: hermenéutica jurídica, que es el arte de interpretar los textos jurídicos. Así ha evolucionado Hermes hasta nuestros días. La verdad, conocer estos antecedentes nos hace pensar que el Derecho es todo un arte, tomando como premisa la interpretación.

Pero abundando un poco más en la hermenéutica, es el género, porque en la especie existe una variedad de métodos de interpretación jurídica. Entre las más conocidas podemos encontrar la interpretación sistemática, la histórica, gramatical, a contrario sensum, por analogía, jurisdiccional y muchas más, y todas las interpretaciones doctrinales aceptadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Es importante que las personas entiendan que interpretar una ley no es lo mismo que interpreta una canción; que interpretar una canción tiene emoción, y la interpretación jurídica requiere un método. Es común que las personas que saben leer, y pueden entender lo que leen, piensen que es suficiente para interpretar correctamente una ley. No es así. No tendría caso la carrera de Derecho, si con leer se pudieran entender las leyes. Bastaría que nos den lectura de compresión para ser abogados.

Por otra parte, leo lo que publican las redes sociales cuando hay situaciones donde existe la aplicación de las leyes, y dicen tantas cosas que la verdad es un dechado de sandeces. Creo que hay que crear “bots” y “troles” que sepan de hermenéutica, ya que los actuales, usando una lógica simple, argumentan y partidizan sus puntos de vista, sin más sustento que lo que piensan, sienten y creen, y eso tampoco es hermenéutica en materia de interpretación jurídica. La lógica tiene otros escenarios, ya que lo lógico no necesariamente es jurídico.

Por último, es importante señalar que la actual Legislatura tiene la obligación de saber respecto a interpretación jurídica, ya que cuando menos deben saber interpretar la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Campeche, para no hacer desfiguros creyendo que debaten. La interpretación jurídica es básica para cualquier persona que interactúe con las leyes, así que pónganse a estudiar, y que sus asesores desquiten el sueldo con clases de interpretación, para que entiendan a qué me refiero.

 

José Guadalupe Celis Pérez

Noticia anterior

Que contemplen a ambulantes en nuevo mercado municipal

Siguiente noticia

Podría Comuna meridana adquirir calesas eléctricas