Inicio»Opinión»«Horizontes» por: Tere Mora Guillén

«Horizontes» por: Tere Mora Guillén

0
Compartidos
Google+

Como nunca antes los jóvenes carecen de un sentido por la vida. Aunque muchos dicen tenerlo «todo» porque tienen una familia, trabajo, estudios, alimentación, e incluso pueden salir a divertirse en algún momento, y están en contacto permanente con amigos y parientes a través de las redes sociales; manifiestan poca alegría por existir y gozar del aquí y el ahora.

Quizá como diría Facundo Cabral es cuestión más que de estar deprimidos, de estar distraídos con las nuevas tecnologías y sus múltiples aplicaciones y programas. Tal vez la celeridad con la que se maneja la información en estos tiempos, y la saturación de malas noticias que vuelan a través de los móviles, y de los medios de información. Otro tanto se deberá a que a veces los padres proveen de «todo», desde satisfacer las necesidades materiales como hasta en lo posible de las inmateriales a sus retoños. Entonces en ese afán de que no les cuesta trabajo ganarse ya no digamos la vida, sino solventarles todas las carencias, han dañado a los hijos, que no valoran y agradecen cuanto tienen.

Entonces los jóvenes desconocen lo maravilloso que es vivir, aún con las adversidades que siempre se presentan, Muchos quizá hasta han olvidado que nuestro principal motor para vivir es nuestra espiritualidad, el contacto que llegamos a tener con nuestra alma en cada amanecer y al anochecer, el asombroso poder de la oración; sin embargo hoy muchos jóvenes no creen en nada ni en nadie, por cuestionarlo todo se pierden a si mismos, y no conocen el poder transformador de la oración, de pedir los unos por los otros, para sanar nuestros corazones abatidos por el estrés, por algún padecimiento o simplemente por cansancio.

Y es que los padres y madres en estos tiempos, deben inculcar más disciplina a sus hijos, imponerles limites, inculcarles hábitos y rutinas, acciones que contribuirán en buena medida en su crecimiento y formación.

Así mismo se requiere retomar valores, ser honestos consigo mismo es un paso fundamental para el bienestar, facilitará el camino para ser honestos con quienes nos rodean.

Es fundamental en suma, recordar a nuestros jóvenes que la vida puede ser la experiencia más maravillosa, que el amor puede ser la fuerza más grande, y que ellos puede ser triunfadores en cuanto se propongan alcanzar, por el mero hecho de así quererlo.

[email protected]

Noticia anterior

Fallece por presunto infarto sobre banqueta

Siguiente noticia

Masacran a familia mormona; hay nueve muertos, entre ellos niños