Inicio»Policía»Pescador, a disposición de la FGE por homicidio

Pescador, a disposición de la FGE por homicidio

0
Compartidos
Google+

MÉRIDA, Yuc.- El pescador Víctor Rafael Concha Chalé fue puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado como presunto responsable de la muerte del directivo del Colegio de Bachilleres (Cobay) de Progreso, Jorge Carlos Heredia.

Víctor Rafael operaba la lancha que chocó contra la embarcación en la que viajaba el infortunado profesor, quien tenía al morir 58 años de edad.

El mentor murió porque el impacto fue exactamente donde iba sentado, de manera que recibió el golpe en el pecho, causándole la muerte casi instantánea.

Por el choque también resultó gravemente herido Edwin Cano Cauich, quien viajaba en la lancha del profesor.

Según los sobrevivientes, Víctor Rafael Concha iba a exceso de velocidad en una zona que tiene como máximo cinco nudos de tránsito.

El responsable fue arrestado en la avenida Libramiento x 124 y 128 de ese puerto, justo después de arribar tras el accidente mortal, ocurrido en la zona conocida como La Caleta, en Progreso, rumbo a Yucalpetén.

 

APREHENDEN A SUJETO

Elementos de  la Fiscalía General del Estado, dieron cumplimiento a una orden de aprehensión por colaboración con el vecino Estado de Campeche, emitida por el juez Penal del Primer Distrito Judicial del esa ciudad, en contra de Rodrigo Huerta Ancona, como probable responsable en la comisión del delito de fraude específico.

Al respecto, el afectado José Cauich Caamal, manifestó en su denuncia que fue en el año 2012 cuando el sujeto en cuestión le ofreció en venta un predio que presuntamente se localizaba en el Fraccionamiento Las Huertas de Campeche, mostrándole toda la papelería correspondiente y como dijo le urgía le remató la propiedad en 250 mil pesos más el pago de impuestos.

Todo lo anterior estaría registrado ante la Notaría Ortega Quijano, efectuando el pago el interesado, aunque al paso del tiempo y ver que no avanzaban sus trámites y que el vendedor no le contestaba las llamadas, acudió a las oficinas del catastro para pedir mayores informes, enterándose que todos los datos que le habían dado eran falsos, ya que no existía dicho predio y mucho menos el fraccionamiento, averiguando después que incluso la notaría era inexistente.

Noticia anterior

La Chopería y La Mezcalera violentan la ley de alcoholes

Siguiente noticia

Reconocen labor de marinos