Inicio»Policía»Fallece de infarto en carretera a Chicxulub

Fallece de infarto en carretera a Chicxulub

0
Compartidos
Google+

Justo cuando transitaba a bordo de su motocicleta, Antonio Nájera Abán, de 40 años de edad, perdió la vida a causa de fulminante paro cardiaco.

Aunque en un principio se pensó que por negligencia perdió el control de su vehículo, al hacerle la respectiva valoración se constató que estaba muerto, y posteriormente, la necropsia estableció que la causa fue por infarto agudo al miocardio.

El incidente se registró en el kilómetro 9.9 de la carretera Chicxulub Puerto-Conkal, donde su cuerpo fue encontrado a un costado de la cinta asfáltica.

Personal del Servicio Médico Forense (Semefo) levantó el cadáver y lo trasladó al edificio de la Fiscalía General del Estado (FGE) para la autopsia de ley.

También de un infarto feneció Ignacio Ek y Pech, de 77 años de edad, en el interior de su predio ubicado en la calle 54 número 324-E, entre 107 y 109 de la colonia Dolores Otero, informó a FGE.

Mientras que de cirrosis murió Francisco May Noh, de 43 años, pues el hígado le dejó de funcionar debido al tanto alcohol que ingería.

Su progenitora Clotilda Noh, identificó el cuerpo y reconoció que su hijo era un bebedor consuetudinario.

Aclaró que el pasado lunes acudió a trabajar en el rancho “Dzemul”, ubicado en la carretera de Valladolid a Tixhualactún, donde falleció.

Por otro lado, entre la vida y la muerte se debate Carlos Keb Ucán, de 34 años de edad, quien al parecer fue atropellado.

El accidentado fue levantado en la vía pública de Maxcanú y trasladado a Mérida, para ingresarlo al área de urgencias del Hospital General “Dr. Agustín O’Horán”.

Agentes de la FGE no lo pudieron entrevistar debido a que estaba conectado a respiración artificial asistida y monitoreo cardiaco.

De acuerdo con el diagnóstico médico, Keb Ucán presenta traumatismo craneoencefálico así como trauma abdominal.

Noticia anterior

Recuperan 80 colmenas robadas en Champotón

Siguiente noticia

Duis ac ipsum at orci maximus maximus vel eget