Inicio»Policía»Apuñalado en la Esperanza, estable; no quiere denunciar

Apuñalado en la Esperanza, estable; no quiere denunciar

0
Compartidos
Google+

La Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto de la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga la muerte de Andrés Ruiz López, quien fue degollado en Champotón sin que hayan personas aseguradas; mientras que Juan Justino Huicab Aké podría quedar en libertad luego de que su “amigo”, al que presuntamente apuñaló en la colonia Esperanza, se niega a interponer formal denuncia.

Erick Eduardo Dzul Ordóñez, de 30 años de edad, fue intervenido quirúrgicamente el lunes, tras haber sido ingresado en el Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio” al ser apuñalado en el abdomen en la colonia Esperanza, presuntamente por Juan Justino, quien fue asegurado.

De la agresión existe un video en el que se aprecia el momento en que ambos “amigos” riñen en la calle 12, entre 9 y 7, de la Esperanza tras estar ingiriendo etílicos, y uno de ellos agrede con el arma blanca al otro. Los hechos ocurrieron cercas de las 19:30 horas del día mencionado.

Al respecto el fiscal general del Estado, Arturo José Ambrosio Herrera, afirmó que es una obligación del ciudadano que tiene el video, de colaborar con la autoridad ministerial al ser testigo de un delito.

“Toda persona que presenció un delito tiene la obligación de participar ante el Ministerio Público, sino pudiera estar incurriendo en obstrucción de la acción de la justicia, lo que también es un delito”, afirmó.

En cuanto al homicidio de Andrés, cuyo cuerpo fue encontrado la mañana del lunes en cuestión en el ejido General Ortiz Ávila, el personal de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y de la Policía Ministerial Investigadora (PMI) encontraron una mochila, junto al cuerpo, con mariguana, cuyo peso oscila entre los 180 y 250 gramos.

El hoy occiso contaba con 43 años de edad, era originario de Balancán, Tabasco; llegó al ejido el pasado domingo procedente de Ciudad del Carmen, donde labora como vigilante. Se presume que habría sido asesinado por su compañero de juerga, que se dio a la fuga.

Ambrosio Herrera afirmó que ambas agresiones con armas blancas, (la de Champotón y la colonia Esperanza), ocurrieron al calor de la ingesta de alcohol.

Noticia anterior

Linchado por destruir bienes

Siguiente noticia

Paliceños aplauden propuestas priístas