Inicio»Policía»La sentencian por ocultar violación y asesinato de hija

La sentencian por ocultar violación y asesinato de hija

4
Compartidos
Google+

A través del procedimiento abreviado y tras apelación, Concepción “N” fue condenada a nueve años de prisión por ser testigo, y ocultarlo, del asesinato de su hija tras ser atacada sexualmente por su pareja Gumersindo “N”, quien falleció en un accidente automovilístico el primero de enero del 2015, percance por el que salió a la luz pública la horrible historia.

La Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam), no solo acusó a Concepción “N” de callar sobre el ataque sexual y feminicidio de su hija, de cuatro años de edad, sino de ayudar al atacante a sacar las ropas y pertenencias de la pequeña y tirarlas en un horno abandonado.

De acuerdo a la carpeta judicial 8/14-2015/JC Concepción “N”, quien junto con otra de sus hijas, (de 11 meses) sobrevivió al fatal accidente en la carretera estatal a Carlos Cano Cruz, en el que murió su primogénito y Gumersindo “N”, fue acusada de feminicidio y violación equiparada pero solamente la hallaron culpable del segundo cargo.

A través del procedimiento abreviado (arreglo entre el Ministerio Público del fuero común y la defensa), se declaró culpable ante el juez de Control, sin embargo su defensa emitió el recurso de apelación por la primera sentencia emitida, de la que no se brindó mayor dato.

Este  caso llegó a la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), el cual resolvió el 10 de agosto del 2015 modificando la sentencia y estableciendo los nueve años y una multa de 300 días de salario mínimo.

A partir de agosto del 2015 la sentenciada empezó a compurgar su pena en el área femenil del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Francisco Kobén.

 

ANTECEDENTES

De acuerdo a las investigaciones de la Fgecam, la infante fue atacada sexualmente entre el 20 y 21 de diciembre del 2014, cuando la menor y su hermano mayor, (el primogénito), se quedaron solos en su predio con Gumersindo “N”.

El menor fue testigo de lo ocurrido. Concepción “N” había llevado a su otra hija al Centro de Salud de Carlos Cano Cruz. Al regresar encontró llorando a la víctima, quien acusó a su atacante.

Al reclamarle Concepción “N”, el depravado tomó de los brazos a la pequeña y en tres ocasiones la aventó contra el piso, hasta que dejó de llorar.

Por la noche, la pareja metió ropa y zapatos de la menor en una bolsa para tirarlos en un horno de carbón abandonado, en el rancho “El Lagarto”, de la carretera Pich-Hopelchén.

Ambos intentaron justificar la ausencia de la menor afirmando que el padre de la misma la había ido a buscar desde Hidalgo y se la llevó. La historia fue creída, hasta que el primero de enero del 2015, cuando la pareja y los dos pequeños regresaban de un baile popular con motivo del Año Nuevo.

Ante el estado de ebriedad de Gumersindo “N”, éste perdió el control de la camioneta, salió de la carpeta asfáltica y volcó, pereciendo en el sitio él y el mayor de los hijos de Concepción “N”.

Durante el velorio familiares del padre de los niños vinieron de Hidalgo, y al contar los cuerpos no encontraron el de la menor, por lo que dieron parte a la Vicefiscalía, donde tras varios interrogatorios Concepción “N” terminó confesando la horrible historia que calló, presuntamente por temor a que Gumersindo “N” matara a sus otros hijos y a ella.

Noticia anterior

Los “osos” divierten en Junta de Pomuch

Siguiente noticia

Golpean a indigente y lo dejan tirado en plena vía pública

1 Comentario