Inicio»Policía»Enfurecen atastecos por asesinato de joven

Enfurecen atastecos por asesinato de joven

3
Compartidos
Google+

NUEVO PROGRESO, Atasta.– El homicidio de un joven que intentó repeler a un trío de ladrones, desencadenó una oleada de violencia que derivó en la detención de uno de los involucrados al que casi linchan, la quema de una casa con sus ocupantes adentro y el cierre de la carretera federal 180 a la altura de la Planta de Nitrógeno Cantarell por más de cinco horas.

La vía federal fue reabierta a las 13:30 horas de ayer, luego de la llegada de convoyes del Ejército y la Policía Estatal Preventiva (PEP), que realizarían un “barrido” por toda la zona costera y de manglar para la búsqueda y captura de los dos prófugos.

Decenas de enardecidos habitantes de Nuevo Progreso, armados con carabinas, machetes, tubos y palos, protestaron por la muerte de Josué Junco May, quien perdió la vida a manos de los delincuentes que, a eso de las 3:30 horas, se introdujeron a robar a la vivienda que el occiso habitaba junto con sus padres.

Junco May, de 25 años e hijo de Carmen Junco de la Cruz, síndico de Hacienda de la Junta Municipal de la Península de Atasta, fue ultimado de un balazo en el corazón, mientras que su progenitor recibió tres impactos de bala en la pierna derecha y un rozón en la cabeza.

Durante el enfrentamiento que se armó entre los delincuentes y los moradores de la casa, la madre del hoy occiso, Elizabeth May García, recibió un cachazo en la cabeza.

 

LOS HECHOS

Según el reporte policiaco, el joven y sus padres descansaban en su domicilio, ubicado en la calle 11 de Septiembre por Pino Suárez, cuando alrededor de las 3:00 horas escucharon fuerte ruido en el interior de la casa, donde también tienen una ferretería.

El primero en levantarse fue Carmen Junco de la Cruz, de 43 años, quien alertó a su esposa Elizabeth, de 52 y su hijo Josué.

Se percataron que el motivo de los ruidos era la presencia de tres sujetos armados en el interior del domicilio.

Con el propósito de defender a su familia, Junco de la Cruz se lió a golpes con dos de los rateros, mientras que su esposa le asestó un golpe al tercero con una plancha. Fue entonces que los sujetos abrieron fuego contra la familia.

Tras los primeros balazos cayó herido Josué, su padre recibió tres impactos de bala en la pierna derecha y una cuarta ojiva le rozó la cabeza.

Elizabeth May intentó intervenir nuevamente, pero uno de los hombres le asestó un cachazo en el cráneo.

La mujer solicitó apoyo a los rescatistas y en ambulancia trasladaron a los lesionados al Hospital de San Antonio Cárdenas, donde falleció Josué Junco, en tanto que su padre fue trasladado al Centro Médico Cesat de Ciudad del Carmen.

Junco de la Cruz, quien se encuentra grave, identificó plenamente a unos de los rateros, quien es conocido con “El Chirra”.

La mañana de ayer, mientras que al cuerpo de Josué le practicaban la necropsia en Ciudad del Carmen, familiares, amigos y vecinos exigieron a la  Vicefiscalía Regional el esclarecimiento de este asesinato.

Sin embargo, ante la inacción de las autoridades, los pobladores se armaron de carabinas, machetes, tubos, palos y piedras y fueron a la casa de la mamá de “El Chirra”.

Joaquina Pérez Hernández se encontraba en su casa, de donde sacaron objetos de valor y tanques de gas de uso doméstico y procedieron a prenderle fuego a la vivienda.

Después la turba de manifestantes detectó que a la altura de conocida empresa de agua potable de Nuevo Progreso transitaba una patrulla con un detenido.

 

EL DETENIDO

Era “El Chirra”, a quien identificaron, lo bajaron del vehículo oficial y le propinaron una paliza, para luego entregarlo a la Policía Ministerial.

Se dijo que estaba detenido junto con su madre en la Comisaría de Nuevo Progreso.

Posteriormente, alrededor de las 12:30 horas, los pobladores bloquearon la carretera federal a la altura del kilómetro 120, entre la Planta de Nitrógeno y Nuevo Progreso, a la espera de que llegaran las autoridades.

 

INFRUCTUOSO OPERATIVO

Presionados por los pobladores, personal de los destacamentos de Atasta y Nuevo Progreso de la Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito Municipal (DSPVTM) y de la Policía Ministerial, realizaron un recorrido para tratar de ubicar a los asesinos pero no lograron nada.

A la comunidad también arribaron cuatro camionetas y con el apoyo de la PEP catearon varias casas donde habitualmente se reunían los sospechosos.

A la búsqueda se sumaron cientos de ciudadanos armados con carabinas, palos y machetes, por lo que como medida preventiva, los directores de los planteles educativos, incluyendo la Escuela Secundaria Técnica Número 4 y el Colegio de Bachilleres, optaron por retirar a los alumnos.

Al finalizar el operativo tanto los policías como los civiles informaron que los dos mozalbetes se internaron entre la maleza para evitar ser capturados.

Algunos testigos aseguraron que los presuntos delincuentes fueron vistos caminando junto con sus cómplices, sobre la playa, rumbo a San Antonio Cárdenas, por lo que fueron colocados varios cercos con el propósito de ubicarlos y detenerlos.

Por la tarde, alrededor de las 14:00, arribaron a Nuevo Progreso convoyes del Ejército y de la PEP que realizarían una operación “rastrillo” en busca de los prófugos, motivo por el que la turba accedió a reabrir la vía federal bloqueada en horas de la mañana. Hasta el cierre de la edición, los sujetos no habían sido detenidos.

Noticia anterior

A olimpiadas Regional y Mexicana de Matemáticas

Siguiente noticia

Asaltan a joven estudiante