Inicio»Policía»Se enfrentan taxistas y policías federales

Se enfrentan taxistas y policías federales

0
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.– Agremiados a la Cooperativa del Frente Único de Tra­bajadores del Volante de Taxis y Co­lectivos de Escárcega se enfrentaron con elementos de la División de Gen­darmería de la Policía Federal, para evitar el aseguramiento de un taxi que no portaba placas y cuyo conduc­tor no presentó ningún documento para transitar, argumentando que los oficiales no estaban facultados para hacer tales labores.

Eran alrededor de las 12:30 horas de ayer cuando a la altura de la calle 22, entre 45 y 47 de la colonia Espe­ranza, los gendarmes de la patrulla 15794 solicitaron al chofer del Nissan, Tsuru, blanco/rojo, numeración TX-7184, sin placas de circulación, del grupo “Radio Taxis Escárcega”, que detuviera su marcha.

Los federales le solicitaron que des­cendiera del auto para una revisión de rutina, a lo que el taxista identificado con los apellidos Lainez Zacarías, mostró conducta defensiva replican­do que no tenía porqué hacerlo, ade­más que no mostró sus documentos para circular.

Ante la negativa le indicaron que la unidad sería asegurada, pues además transitaba sin placas de circulación, situación que molestó al conductor y solicitó el apoyo de sus compañeros, acudiendo alrededor de 50 en sus res­pectivas unidades.

FUERTE DISCUSIÓN

Por más de 20 minutos gendarmes y ruleteros se enfrascaron en fuerte discusión, argumentando los segun­dos que esa corporación policiaca no estaba facultada para una revisión, ni muchos menos para asegurar el ve­hículo, pues eso es competencia del Instituto Estatal del Transporte (IET) e incluso que tenían permiso para an­dar sin placas por ser tolerados.

Los gendarmes les replicaron que son respetuosos de su labor, pero que sí estaban facultados para realizar una revisión y podían asegurar la unidad, pues es parte de su responsabilidad en la aplicación de las acciones para prevenir delitos y que si en realidad no hay nada de qué temer, el porqué negarse a que se proceda a realizar un revisión de rutina, misma que se apli­ca conforme a los derechos humanos.

Finalmente la presión de los cha­firetes evitó que la unidad de alqui­ler fuera asegurada, llegando ambas partes a un acuerdo para realizar los trabajos que les corresponde.

Noticia anterior

Margarita deshojada

Siguiente noticia

Matan a profesor en Xpujil