Inicio»Policía»Por falta de pruebas, liberan a campechano acusado de homicidio

Por falta de pruebas, liberan a campechano acusado de homicidio

1
Compartidos
Google+

YUCATÁN.- Debido a la ineficiente labor de la Fiscalía General del Estado (FGE), el juez Segundo de Control del Centro de Justicia Oral de Mérida Luis Edwin Mugarte Guerrero, liberó al albañil Nemesio N.P. de 62 años, acusado de asesinar con una piedra al velador de la Privada Residencial Los Tamarindos, de Temozón Norte.

El sorpresivo fallo se debió por insuficiencia probatoria, es decir, las pruebas presentadas por la FGE no son contundentes para determinar que era el presunto homicida.

Por ende, la dependencia estatal deberá integrar otra carpeta de investigación, ya que hasta el momento no se esclarecen los hechos ocurridos el 11 de julio y por ende aún no se da con el verdugo de Alberto Ek Tamay de 41 años.

Durante la audiencia de vinculación a proceso, Mugarte Guerrero no encontró las pruebas suficientes para incriminar al originario de Calkiní, Campeche, mejor conocido como Patux.

Aunque hubo testigos que vieron a la víctima y al sexagenario embriagándose juntos en el parque de Xcanatún, comisaría de Mérida, ninguno se percató cuando el acusado entró o salió de la privada, y mucho menos de supuesto conflicto.

Durante el cateo que se efectuó en el domicilio del hoy liberado, no se ocuparon ropas manchadas con sangre de Ek Tamay.

Sin embargo, en el sitio del crimen la FGE halló un envase de cerveza, en el cual estaban las huellas del acusado, pero no se incluyó dicha evidencia.

Pero, se incluyó un bidón de agua vacío con las huellas del alarife, pero esto no fue contundente, pues trabajaba en la obra de manera que no se consideró algo extraño que aparecieran sus huellas en el recipiente.

Asimismo, consideró importante que el hoy occiso era más joven que el supuesto homicida, con una diferencia de 21 años, además que el albañil acusado tiene problemas para desplazarse porque tiene hernias.

De igual forma, tampoco se encontró el arma homicida, es decir, la piedra con la que a Ek Tamay le machacaron el cráneo y parte del rostro.

Con tal objeto contundente se provocó varias lesiones a la víctima, que posteriormente le provocaron la muerte por traumatismo cráneo-facial.

Noticia anterior

Reducen corridas en transporte público

Siguiente noticia

Inversión de 446 mdp para mil 116 viviendas