Inicio»Policía»Muere en el hospital una de las 2 baleadas

Muere en el hospital una de las 2 baleadas

2
Compartidos
Google+

Falleció la madrugada de ayer una de las dos mujeres baleadas la noche del lunes pasado, al llegar a su domicilio en Fracciorama 2000. Tenían menos de un mes de haber llegado a Campeche procedentes del norte del país, al parecer de Sinaloa.

Aunque no se brindó el móvil del atentado, la Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam) emitió un comunicado en el que informaba que investigan los hechos por homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa. No hay personas aseguradas.

Fuentes no oficiales revelaron que el asesinato y atentado estaría relacionado con el tráfico ilegal de combustible, aunque esto no fue confirmado por ninguna autoridad.

Personal de la Vicefiscalía General para la Atención de Delitos de Alto Impacto es quien lleva a cabo las investigaciones que integra en la carpeta de investigación C.I-2-2018-761.

Las mujeres fueron identificadas con los nombres cuyas iniciales son R.A.R.T., de 39 años y su mamá, R.M.T.G., de 68. La primera falleció cerca de las 5:00 horas de ayer, en el Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”.

La causa de la muerte fue hemorragia aguda severa secundaria a hemotórax masivo izquierdo, con perforación apical de lóbulo superior izquierdo del pulmón. Su progenitora, de acuerdo con el reporte médico, se encuentra estable.

 

LOS HECHOS

Cerca de las 19:40 horas del lunes primero de octubre, madre e hija, junto con un menor, llegaban a su predio situado en calle Lluvia por Llovizna de Fracciorama 2000.

Se transportaban en un Volkswagen Vento, negro. Se disponían a abrir el garaje, cuando les salió al paso un sujeto que las esperaba. Les disparó en varias ocasiones; algunas versiones no oficiales revelaron que fueron más de siete veces.

Ambas mujeres resultaron lesionadas; R.A.R.T. habría recibido siete impactos de bala, en pulmón, cuello, tórax y otras partes del cuerpo. Tras la agresión el sujeto abordó un Volkswagen Jetta, color verde, donde lo esperaba un cómplice. Se dieron a la fuga.

Tras el acordonamiento y aseguramiento de un vehículo, el personal de la Fgecam levantó de la escena del crimen siete casquillos percutidos y tres ojivas calibre .45 milímetros.

Noticia anterior

Fallece tras caer en baño de su casa

Siguiente noticia

Ciclo de conferencias del Club Athlos resulta exitoso