Inicio»Policía»Mochila negra genera alarma

Mochila negra genera alarma

0
Compartidos
Google+

Carmen.- Intensa movilización de fuerzas federales causó el reporte de una mochila negra tirada sobre la banqueta de la calle Constelación Pegaso por Constelación Pléyades, de la colonia Santa Rita, justo a un costado del Hospital de Pemex, lo que provocó que autoridades activaran el Código Negro y desalojo de 100 personas, entre médicos y pacientes del nosocomio.

Ayer al mediodía, Miguel Ángel Trechuelo Enriques, director de la clínica dio el reporte al personal de seguridad física de Pemex, de la presencia de una maleta pequeña, de hombro, que estaba tirada en las calles antes mencionadas, indicando que se preguntó al personal de la institución médica, así como a derechohabientes que estaban en el lugar, si alguien la reportaba como extraviada, pero nunca nadie la reclamó.

Ante este reporte, se apersonaron los elementos de guardia de seguridad física de Pemex, quienes confirmaron la presencia de la maleta, pero no quisieron manipularla, aunque no había llamada de amenaza o indicios de que fuera un atentado, el protocolo marca que deben llamar al escuadrón Búsqueda, Localización y Neutralización de Artefactos Explosivos (Blonae), para su manejo.

El escuadrón antibombas de la Secretaría de Marina (Semar) trajo el binomio canino entrenado para determinar si había peligro por presencia de material explosivo al interior de la mochila.

Después de 15 minutos en la zona, el personal de Marina confirmó que no había peligro, ya que el perro no mostró interés en el objeto que revisaba por medio del olfato, dato inequívoco de que sólo era una mochila inofensiva.

Uno de los elementos de la Semar, entrenado para desactivar bombas, abrió la mochila y sólo encontró útiles escolares como libretas, libros y lapicera, a nombre de Williams L., estudiante de primer grado de la Escuela “Liceo Juárez”, nombre que aparece en un reporte escolar donde se tenía escrita la leyenda “No entregó su proyecto” a la profesora Alejandra de Física, firmado por el prefecto Isaías L., con fecha del día 17.

El Código Negro se desactivó y el personal médico y pacientes del hospital petrolero regresaron a su interior, mientras que el tráfico en la zona se regularizó, al final el médico Miguel Ángel Trechuelo Enriques dio los pormenores del evento a la prensa local, aunque destacó que no se le dio el informe a las autoridades locales como Protección Civil y la Policía Municipal, ya que nunca hicieron presencia en la zona para ayudar en los trabajos de contención y cierre de calles aledañas.

Noticia anterior

Bandidos disparan a elementos policiacos

Siguiente noticia

Sujeto maniático ataca a una pareja