Inicio»Local»Que sea aceptado el cambio de identidad

Que sea aceptado el cambio de identidad

0
Compartidos
Google+

“El Obispado de Campeche critica y sataniza la propuesta de reforma al Código Civil para reconocer el derecho a la identidad de género, cuando sus miembros tienen muchas denuncias por abuso sexual y enriquecimiento ilícito”, afirmó la coordinadora de la Asociación “Red Mexicana de Mujeres Trans en Campeche”, Esmeralda Monserrat Alonzo Aguilar.

Los diputados deben tomar en cuenta que el sector que represento contribuye económicamente con su trabajo, y por eso tiene derechos. La Diócesis, demandó, debe dedicarse a los asuntos que atañen a su religión, como los casos de pederastia, mantenerse al margen de los avances sociales y civiles y respetar las leyes y las decisiones del Congreso del Estado y la ciudadanía.

Critican y satanizan la propuesta, cuando el catolicismo es la región con mayor número de denuncias por acciones ilegales, y hay feligreses enfermos abandonados por sus autoridades religiosas. Sólo buscan el foco público y político, dijo en respuesta a las declaraciones del vocero del Obispado, Gerardo Casillas González.

La iniciativa de reforma al Código Civil es parte del paquete que dictaminó la Presidencia de la Republica en años pasados, estuvo en el congelador y  retomó el Partido de la Revolución Democrática (PRD). La población trans, pese a ser invisibilizada, busca el empoderamiento a través de la legalidad, apuntó. Sin equidad no se pueden ejercer las carreras ni trabajar con el debido respeto e inclusión.

Hay profesionales que han salido adelante, y es lo que los diputados deben tomar en cuenta. La población trans en un 80 por ciento desea y necesita este cambio de identidad de género para vivir acorde a esa expresión, sostuvo.

Mediante la Ley de Convivencia sólo se benefició al tres por ciento de esta población, pues no todos desean esa matrimonio, unión o enlace. La diferencia entre un transgénero y un transexual, ilustró, radica en los cambios en el cuerpo, y ambas opciones estarían considerándose en la Ley de Cambio de Identidad de Género.

En mi caso, precisó, para cambiar de nombre tuve que promover juicio civil, solicitando el cambio de identidad y género, amparándome en los principios de derechos humanos internacionales, el Código Civil y la Constitución Mexicana, que expresa que la población trans tiene ese derecho.

Por ello, de aprobarse las modificaciones a los artículos 39, 145 y 146 del Código Civil, se dejaría atrás el proceso de juicio, que dura más de dos años, y sería trámite administrativo de unos cuantos días, siempre y cuando se compruebe la identidad de género y la vida realizada como tal. Ante el Registro Civil sería la solicitud de cambio de nombre y sexo.

Hoy las leyes garantizan que cada persona tiene derecho a hacer con su vida y decisiones lo que quiera, siempre y cuando no dañe a terceros ni a la sociedad en general. Si bien es cierto que para  promover un juicio de cambio de identidad de género ya no es necesario ir a la Ciudad de México, el fin de esta reforma es agilizar los trámites, reiteró.

Noticia anterior

Fomenta ASEY impunidad

Siguiente noticia

Comienza este lunes la II Semana Nacional de Salud