Inicio»Carnaval»Esperanza Burad añora época de reinado

Esperanza Burad añora época de reinado

0
Compartidos
Google+

Una noche llena de magia, de baile, alegría y diversión es como recuerda Esperanza Elena Burad Cabrera su gran noche de coronación hace 51 años, cuando fue la reina del Carnaval de Campeche 1968, logrando uno de sus sueños que había anhelado desde siempre, y que sin duda forma parte de sus recuerdos.

“Desde niña me ha gustado todo esto. Cuando estaba chica participaba con los carros a los que se le ponía un techito de tela y ahí salíamos los niños a pasear, así eran los carnavales, sanos, sencillos y creativos”, comentó.

Recuerda que para participar en esta encomienda la invitó la radiodifusora XERAC que se encontraba en el Centro, frente al Teatro de la Ciudad “Francisco de Paula Toro” y la empresa Coca Cola, que en ese entonces tenía a don José Medina Maldonado al frente de la administración.

“Me dijo que había otras dos chicas que concursaron, una representaba el Centro Social ‘Pablo García’ y otra del Tropicana, hoy es La Mansión Carvajal. Y para ganar popularidad nos teníamos que dar a conocer, hacer gallos, visitar los centros coreográficos de la ciudad incluyendo Pablo García”, recordó.

El presidente municipal que en ese entonces era el doctor Vera Esquivel, quiso que la elección de la ganadora se realizara mediante aplausos.

Recuerdo que la empresa refresquera me recorrió con micrófono anunciando y promoviendo ensayos por las calles principales 10 y la 12 desde San Francisco hasta Montecristo, era muy sencillo pero muy apasionante como lo es hasta el día de hoy.

En ese tiempo era la época del a gogó, a mí me encantaba porque se usaban faldas cortitas, entonces como era concurso ya me había hecho un diseño Ignacio Aranda, el cual falleció hace como dos años, pero hizo una carrera muy buena en la Ciudad de México, fue un gran amigo.

“Le dije a Nacho que a mí me interesaba mi baile, ganará o no yo quería bailar, había estado con unas bailarinas en Los Ángeles de belly dance, hoy sabemos qué es este género, sabemos cómo se baila, pero en ese entonces decían que era baile árabe y la gente bailaba una danza turca”.

“Después de todo gané y ese año pidieron a las dos chicas que no habían ganado que quedaran como princesas, me acuerdo mucho de una de ellas de apellido Talango, concursaba por Pablo García y la otra era una morenita, ambas con un carácter muy alegre”, señaló.

“La verdad fue un mínimo de apoyo el dinero que me dieron, recordó, lo destiné a la corona, cetro y en este caso para la tela

del vestuario, pero realmente era una cosa muy sencilla con mucha creatividad”.

“Entonces mi vestido de reina lo hizo Nacho Aranda en tres días, porque a mí lo único que me interesaba era tener el traje con el que iba a bailar. Mis papás llegaban de la refaccionaria con mis dos hermanos y mis hermanas, quienes compraban en el banco centavos de cobre nuevecitos para trabajar en el traje, que hacía verlo como escamas, a la hora de bailar eso se movía muy padre, hasta la fecha mucha gente recuerda ese baile”.

Comentó que su vestido fue todo azul con una malla de puras ondas, así muy a gogó y todos los centros eran con plumas blancas y azules con cristales azules muy sencillo; ella aún conserva el suyo.

“Mis amigos y yo nos íbamos al Hotel Baluarte, siempre era el punto de reunión, ahí vi un Cadillac amarillo divino con unas vestiduras de un color piel clarito, ahí me emocioné tremendamente, pregunté de quién era ese carro y eran de dos americanos, una pareja de señores grandes, le dije que estaba enamorada de su coche y que iba a ser la reina, entonces me dijeron que ellos me llevaban”.

“Ese día estuve sentada en el carro descapotable, fue mágica la entrada y la gente sólo aplaudía”, recuerda.

En la coronación se leía una ofrenda lírica y la mía no es por nada fue una ofrenda corta pero muy bonita, escrita por José Luis Llovera Baranda, habla de una princesa, mi nombre en árabe significa princesa que viene del mar y que conquista las fallas campechanas desde lejos.

Esperanza Elena presentó tres cuadros coreográficos, “entrábamos en un palanquín, el sultán y yo, ocho muchachas medias tapadas y seis muchachos con una canasta de la serpiente, ahí empezaba el baile donde los varones bailaron con la serpiente”.

“Después me invitaron a una coronación que para mí fue súper importante, asistí a la Cárcel de Campeche que estaba en la calle 63, donde me invitaron a participar en el primer Carnaval que hicieron ahí, fue una convivencia increíble con todos los familiares de los reos, además eran reos que sólo robaban gallinas, era gente buena”.

Precisó que su rey feo fue Carlos Reyes Alpuche, en ese tiempo los reyes del carnaval tenían un papel chusco. “Ahora es increíblemente una exageración, creo que se está aprovechando que son jóvenes, les gusta el baile, están más preparados en cuestión de baile entonces ahorita pueden montar cosas muy bonitas, pero también a veces creo que la figura de la reina no competía con el rey, eran dos cosas diferentes, era la parte seria formal y bonita, y la otra era lo chusco, lo creativo, lo divertido, lo que toda la gente esperaba”.

Ahora todo eso se ha perdido, “si no me equivoco a partir de Carlos Heredia fue quien ya quiso hacer algo más serio, así ha seguido y cada vez son más las exigencias. En la actualidad las personas compran su boleto para ir a ver artista, ya no para ir a ver la coronación”.

“Prefiero un Carnaval antiguo, hay que reestructurar todo esto, porque ya ahorita es una exageración de precios cuando escucho lo que cuesta un vestido de reina, antes nos mortificábamos de cuántos pasos tiene un baile y ahora es cuántos vestidos sacan para bailar, por lo que tienes que pagar miles de pesos”.

Durante la entrevista, Esperanza Elena reveló que además fue reina en el Baile de Señoras, lo que también recuerda como otra experiencia inolvidable.

Noticia anterior

Preparan Carnaval Universitario

Siguiente noticia

Emotivo festival 'La casa de los abuelos'