opinión – Tribuna Campeche http://tribunacampeche.com Diario Independiente Fri, 16 Nov 2018 20:02:03 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.8 “Tómelo con calma” http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/14/tomelo-con-calma-58/ Wed, 14 Nov 2018 18:39:42 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=412963 Da click para leer más

La entrada “Tómelo con calma” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

 

  • No doy recetas, me mantendré al margen: EPN.
  • Murat, poca transparencia mucho por informar.
  • ONU cuestiona a México sobre asesinatos a periodistas y desapariciones forzadas.

 

A tres semanas de que termine su administración, Enrique Peña Nieto, afirmó que se mantendrá al margen de las decisiones que tome el nuevo gobierno, pues respeta el ejercicio de las responsabilidades que cada quién ostenta:

-“Ni hago recomendaciones ni hago sugerencias ni doy recetas: me ha tocado actuar bajo esta responsabilidad, lo he hecho con el entusiasmo, con el compromiso de servir a la nación y confío en que así sea para quién va a asumir esta responsabilidad”.

 

Mucha gente se pregunta si la situación en que se encuentra el país, es responsabilidad de los errores graves cometidos en esta administración, o si en realidad obedece a una tendencia mundial que reacciona en contra de los sistemas establecidos; el sector empresarial responsabiliza del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, al Gobierno de Enrique Peña Nieto e incluso hay quienes aseguran que peor no nos podrá ir.

 

Resulta curioso que hoy Enrique Peña Nieto, se justifique y señale que él no se meterá en las decisiones que se tomen para México, ya que después de los graves errores que han quedado a la vista partiendo de violaciones al marco legal, corrupción, e impunidad, es obvio que a nadie se le ocurriría pedir la opinión o punto de vista de Peña Nieto y sus colaboradores. A mayor abultamiento, en días pasados, ha quedado al descubierto que no podrían formar parte del nuevo Gobierno, personajes como Manuel Mondragón Y Kalb, ó Renato Sales, ya que pese a que son personajes reconocidos profesionalmente, la administración de Andrés Manuel López Obrador, no quiere entre sus funcionarios destacados, a nadie vinculado con la actual administración.

 

Tómelo con atención .- A dos años ya del inicio de su gestión, poco se observa de la actuación de Alejandro Murat como Gobernador. Poca transparencia y claridad en las cuentas públicas, y sí muchos golpes bajos entre su círculo rojo por sobresalir.

 

Este jueves deberá rendir su informe de Gobierno, y ante el poco ejecutar y el dejar hacer dejar pasar, es mucha la expectativa de la sociedad, por saber ¿qué se hace con los recursos públicos? Cuantos montos se le entregan al SNTE y a la CNTE? En fin mucho tendría que escuchar y aprender Alejandro, de otros mandatarios.

 

Tómelo con Interés.- El pasado 2 de Noviembre, en el marco del Examen Periódico Universal, del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se cuestionó al Gobierno de México exigiendo explicaciones sobre la impunidad, las numerosas violaciones a los derechos humanos en el país, y la vulnerabilidad de los periodistas.

 

Nuestra nación presentó en Ginebra, Suiza; frente al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la situación por la que atraviesa la garantía de los Derechos Humanos, previo a que el Gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador, tome posesión.

 

Esta fue la última oportunidad que tuvo el Gobierno de Enrique Peña Nieto, para aclarar la situación ante las interrogantes enviadas por los Gobiernos de Alemania, Bélgica, y Estados Unidos, sobre las desapariciones y asesinatos de periodistas, el uso de la tortura en el caso Ayotzinapa, la violencia de género y la impunidad tan característica en el País.

 

En la conclusión se ha determinado que México vive una triple crisis de violencia, corrupción, e impunidad, que afecta de manera particular a amplios sectores de la población que viven en desigualdad estructural.

 

Es lamentable la situación en la que en materia de derechos humanos, corrupción, e impunidad, concluye la presente administración, destacando que el informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, podría ser la base para llevar a la administración de Enrique Peña Nieto a tribunales internacionales.

 

 

Por: Fernando A. Mora Guillén*

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

 

*Maestro  en  Comunicación Institucional por  la Universidad Panamericana. 

 

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

 

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

 

 

 

La entrada “Tómelo con calma” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
Un espectacular Congreso http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/14/un-espectacular-congreso/ Wed, 14 Nov 2018 16:24:39 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=412903 Da click para leer más

La entrada Un espectacular Congreso se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Entresemana

 

Ha quedado plenamente vinculado al espectáculo, la farándula, el show, el teatro de revista, la resurrección de José Candelario Tres Patines y el señor juez y la Tremenda Corte. Sí, en todo eso han sido convertidas las sesiones ordinarias de la LXIII Legislatura del Congreso del Estado, en donde hasta ahora no han integrado todas las comisiones legislativas por la resistencia de los panistas, ni han recibido la primera iniciativa, y por tanto mucho menos han emitido el primer dictamen o decreto.

Llevan 44 días en funciones y 14 sesiones ordinarias espectaculares, e insistimos, porque desde principio a fin hay motivos para la diversión, para la carcajada estentérea, sonora, fuerte, retumbante, la mofa, el escarnio, el pitorreo y el ridículo nacional.

Recuérdese el memorable “oso” de la diputada presidenta de la Mesa Directiva, María Guadalupe del Carmen Torres Arango, al confesar con gesto firme y sin ambages que ellos “defienden a los corruptos”. Aunque después haya intentado inútilmente desdecirse, el daño estaba hecho, y ningún pegamento regresa algún objeto a su originalidad.

Hay que decir que María Guadalupe del Carmen, precisamente ella, la diputada presidenta, es el referente principal de las sesiones. En todas ha dado de qué hablar, sea porque arbitrariamente decide apagar el micrófono al orador u oradora en funciones, porque ejerce su “voto de calidad” en perjuicio de lo que ha representado como defensora de los derechos de la mujer, o porque amenaza con recurrir a la fuerza pública para desalojar a los asistentes, que en honor a la verdad se han excedido en sus cuchicheos y manifestaciones públicas en el desarrollo de las sesiones.

En lugar de amenazar con el desalojo de los asistentes, lo que se convertiría en otro espectáculo y ridículo nacional, Torres Arango debería hacer acuerdos con los coordinadores parlamentarios para consensar una medida tendiente a moderar, controlar o evitar esas manifestaciones públicas de apoyo o rechazo a las palabras e intervenciones de los oradores. Son sesiones públicas.

Es cierto que el Reglamento Interior del Congreso le confiere la facultad de ordenar el uso de la fuerza pública para desalojar a quienes interfieran en las sesiones, pero debe recordar que la política —la arena en donde se ha estado desenvolviendo no con mucho acierto—, es el arte del consenso, el acuerdo y la negociación.

Si ahora no se le pone alto al excesivo escándalo que generan los y las porristas de las bancadas del PAN y del PRI, ya nadie los podrá controlar a lo largo de esta Legislatura, y probablemente en ninguna de las que vengan luego.

Pero ese es sólo uno de los puntos a atender. El otro es poner a todos los diputados a estudiar la Constitución Política del Estado, la Ley Orgánica y el Reglamento Interior Congreso y todas las leyes que deben exponer en el desarrollo de las atribuciones del Poder Legislativo.

No es posible, por ejemplo, que no sepan que las comisiones legislativas de análisis y dictamen son exactamente eso, órganos internos del Congreso, mesas de trabajo para recibir propuestas, iniciativas o reformas que reciban para revisarlas, y en su caso corregir y modificar, para someter a la aprobación del pleno.

Si esas comisiones legislativas no pudieran modificar una coma o un dato de las iniciativas o propuestas que reciban, como ridícula y encarnizadamente señalaron los panistas José Inurreta Borges y Nelly del Carmen Márquez Zapata, ¿entonces el Congreso es sólo una oficialía de partes que da trámite sin modificar o corregir cuanta iniciativa reciba? Qué pena que se autodemeriten y admitan que esa es su única función, la de aprobar o rechazar los planteamientos que reciban.

Y qué vergüenza que diputadas como Biby Karen Ravelo de la Torre ignoren que la función esencial de un diputado es legislar. Eso son, legisladores, no bacheadores, chapeadores o pintores. Por lo tanto, su asistencia a las sesiones de las comisiones legislativas de las que forma parte, no depende de si sus electores le piden que lo haga, como aseguró en tribuna.

No. Tiene que ir, porque esa es su función esencial. Lo demás es populismo barato, y ganas de imitar una estrategia que puede funcionar si se apoya en la mentira, pero que engaña poco tiempo.

De los manejos internos para alcanzar la gobernabilidad, que se encarguen los coordinadores parlamentarios. Si Morena ha decidido establecer alianzas con el PRI para sacar adelante los temas más importantes de la agenda legislativa —a cambio, eso esperamos, de que la bancada tricolor respalde las propuestas morenistas— eso es harina de otro costal.

Ya se vio que la bancada de Morena no vota de manera uniforme, ni ha sido entregado en paquete, de suerte que no se puede cantar victoria todavía. Aunque, claro, para eso sirven los diputados aliados del Panal, del Verde, del PT y del PRD, para cubrir los vacíos resultantes de las grillas internas entre los diputados de Morena. Y si el coordinador, José Luis Flores Pacheco ha tomado acuerdos en lo oscurito, como acusan los seguidores de Manuel Zavala Salazar, que en su momento le exijan cuentas y lo sancionen o premien, según sea el caso y el estado de ánimo.

Por lo demás, ya se esperaba un trabajo legislativo a pasos de tortuga, caracol de jardín o perezoso. Se están tardando en aclimatarse y retrasando la llegada de los primeros resultados. Hasta ahora han aprobado “puntos de acuerdo” y “exhortos” que no son más que basura legislativa, que no sirve. No aporta nada. Aún no abordan temas de interés, que realmente beneficien a los campechanos.

Ojalá que no tarden mucho en ponerse de acuerdo y empezar a trabajar para dar resultados.

La entrada Un espectacular Congreso se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
“¡No, a la religión falsa!” http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/11/no-a-la-religion-falsa/ Sun, 11 Nov 2018 13:30:44 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=412190 Da click para más información

La entrada “¡No, a la religión falsa!” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Domingo 32º del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 12, 38–44

Jesús enseñaba a la multitud: “Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los banquetes; que devoran los bienes de las viudas y fingen hacer largas oraciones. Estos serán juzgados con más severidad”.

Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia. Llegó una viuda de condición humilde y colocó dos pequeñas monedas de cobre. Entonces él llamó a sus discípulos y les dijo: “Les aseguro que esta pobre viuda ha puesto más que cualquiera de los otros, porque todos han dado de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir”.

El fragmento de este Evangelio es muy conmovedor y muy realista, por una parte estamos ante una religión falsa: la utilizan para buscar su propia gloria y explotar a los más débiles; por otro lado Jesús observa el gesto de una pobre viuda y llama a sus discípulos. De esta mujer pueden aprender algo que nunca les enseñarán los escribas: fe total en Dios y generosidad sin límites.

El contraste entre las dos escenas es total, falta congruencia y dualidad en el antitestimonio de los religiosos, líderes y pastores que se aprovechan de la bondad, humildad y fe de los creyentes. No hay que admirarlos ni seguir su ejemplo. Lo más triste es que a más de veinte siglos, aún vivimos lo mismo en nuestra Iglesia. Hay usurpadores y abusadores de la gente sencilla representada hoy por una humilde viuda.

Una pobre viuda se acerca calladamente a uno de los trece recipientes de bronce con bocas en forma de trompeta, colocados en el recinto del Templo. Muchos ricos depositan cantidades importantes, pero esta viuda, casi avergonzada, echa sus dos monedas de cobre, las más pequeñas que circulan en Jerusalén. Este gesto y actitud no pasan desapercibidos para Jesús, y se convierten en símbolo de humilde generosidad. Nadie más que el Maestro se dio cuenta de esta escena, aunque hubo mucha gente sentada al frente de los cepillos. Jesús, excelente maestro, aprovecha para darles a todos una lección porque Él sabe que “lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas” (B. Disraeli).

Jesús, conmovido, llama a sus discípulos y aprovecha esta ocasión para enseñarles algo que sólo se aprende de la gente pobre, sencilla y sensible; la enseñanza tiene un toque de solemnidad (“les digo de verdad”), quiere decir que Jesús destacó la escena para que fuera recordada por los Apóstoles y escrita posteriormente por los evangelistas. La pobre mujer “echó dos moneditas” (en griego “lepton”), son las más pequeñas y las del material más barato, generalmente de cobre. Se trata de una manera para indicar la insignificancia de este donativo frente a los anteriores: frente al “muchos/mucho”.

Además, la viuda vive en soledad, maltratada por la vida y no tiene sustento, probablemente mendiga junto al Templo. Varios siglos atrás se pedía apoyo —inclusive en los textos sagrados— para que estas mujeres no murieran de hambre, así que esta viuda aparece sola y con muy poco, pero la instrucción de Jesús consiste en poner a los ricos de cara frente a la grandeza del don de la viuda pobre.

La viuda ha dado una cantidad insignificante y miserable, como es ella misma, pero era mucho ante los ojos de Dios Creador de los bienes. Su sacrificio no se notará en ninguna parte, no transformará la historia; la economía del templo se sostiene con la contribución de los ricos y poderosos, sin embargo conmueve profundamente el corazón de Jesús.

Jesús habla de los valores del Reino de su Padre, donde hay una manera distinta de calcular las proporciones. Lo que Jesús “ve”, que al parecer los otros no notan, es la proporción del don con relación a lo que tiene cada uno (no los otros): todo lo que está en capacidad de dar y compartir.

El caso de la viuda pobre es verdaderamente dramático y exagerado. Esta mujer, si sabe dar todo lo que tiene, es porque “pasa necesidad” y puede comprender las necesidades de otros pobres a los que ayudan desde el templo. Ella simplemente se identifica con ellos y su empatía es sincera, no para que la gente lo vea y reconozca; sino hace lo que le parece justo, propio y natural. Jesús hace tres puntualizaciones sobre el “pequeñísimo” don de la mujer: Dio “de lo que necesitaba”; “todo cuanto poseía”; “todo lo que tenía para vivir”.

“Lo que necesitaba”: la viuda se contrapone con “lo que les sobraba” a los ricos. “Dar” no se mide por lo que entregamos sino por lo que nos reservamos. Más aún, la mujer se dio a sí misma; no sólo “todo lo que poseía”, sino “todo lo que tenía para vivir”. Jesús utiliza el término “bios” (vida) indicando no el aspecto existencial (que es “zoé”), sino lo cotidiano que nos mantiene en pie; el aspecto físico que necesita ser cuidado: la salud, el alimento, el bienestar personal.

No queda duda: esta viuda conoce la espiritualidad, su gesto no fue dar limosna sino hacer un verdadero acto de culto en el Templo (lo que “vale más que todos los holocaustos y sacrificios”). Le dio su “vida” (“bios”) a Dios; su ofrenda escondida (no como los escribas ni los ricos) a Dios la llevó a hacer —en su extrema pobreza— la más alta expresión de confianza y de oblación que pueda existir: vaciarse (todo a lo que tendría derecho) y hacer depender de manera radical, absoluta e íntegra toda su vida de Dios, así como lo hizo Jesús durante siempre y particularmente en la Cruz. No cabe duda que Jesús se identificó con ella y se sintió realmente conmovido por su gesto extraordinariamente bello.

Los escribas del templo han sido descubiertos en su falsa religión, pues la utilizan para hacer negocios y explotar a los demás. No tienen fe en Dios y olvidaron la generosidad sin límites. La crítica de Jesús a los escribas es dura, en vez de orientar al pueblo hacia Dios buscando su gloria, atraen la atención de la gente hacia sí mismos buscando su propio honor. Les gusta “pasearse con amplios ropajes” buscando saludos y reverencias de la gente. En la liturgia de las sinagogas y en los banquetes buscan “los asientos de honor” y “los primeros puestos”.

Creo que aún le sigue doliendo a Jesús este tipo de sus siervos a quienes les interesa ser reverenciados y se aprovechan de su prestigio religioso para vivir a costa de los demás, que son más débiles e indefensos, mientras aparentan una piedad profunda en sus “largos rezos” para impresionar. Nunca crean una comunidad pues se colocan por encima de todos, porque en el fondo sólo piensan en sí mismos. Los frutos de estas actitudes son: división, mentiras y aprovecharse de los débiles a quienes deberían servir, y si un “hombre así mentirosamente religioso” le adjuntamos más poder, resulta mucho más peligroso y dañino para la Iglesia. Que Dios nos tenga confesados ante este tipo de pastores, sacerdotes u obispos.

Precisamente, una de estas viudas pondrá en evidencia la religión corrupta y falsa de estos dirigentes religiosos que, lamentablemente, siguen presentes en nuestra Iglesia. Su gesto ha pasado desapercibido para todos, pero no para Jesús. La pobre mujer ha echado en el arca de las ofrendas dos pequeñas monedas, pero Jesús llama a sus discípulos pues difícilmente encontrarán en el ambiente del templo un corazón más religioso y más solidario con los necesitados.

No nos equivoquemos, estas personas sencillas, de corazón grande y generoso que saben amar sin reservas, son lo mejor que tenemos en la Iglesia. Son las que hacen el mundo más humano, las que creen de verdad en Dios, las que mantienen vivo el Espíritu de Jesús en medio de otras actitudes religiosas falsas e interesadas. No escriben libros ni pronuncian sermones, pero son los que mantienen vivo entre nosotros el Evangelio de Jesús. De estas personas hemos de aprender a seguir a Jesús, son las que más se le parecen y conmueven su Corazón Sagrado. Su gesto nos descubre el corazón de la verdadera religión que nos dejó Cristo: confianza grande en Dios, gratuidad sorprendente, generosidad y amor solidario, sencillez y verdad.

El episodio evangélico en el que Jesús alaba a la viuda pobre nos deja avergonzados a quienes vivimos satisfechos en nuestro bienestar. Tal vez damos algo de lo que nos sobra, pero esta mujer que “pasa necesidad” sabe dar “todo lo que tiene para vivir”. El ejemplo de la pobre viuda es para recordarnos la importancia de la solidaridad, la compasión, y saber “padecer con” el que sufre, y que no sea sólo dar de “lo que nos sobra” porque necesitamos alimentar dentro de nosotros la ilusión de que todavía somos humanos.

Cuántas veces son los pobres los que mejor nos enseñan a vivir de manera digna y con corazón grande y generoso… Seamos auténticos como la viuda dejándonos observar y encontrar por Dios, y no como los escribas y líderes religiosos que todo el tiempo piden limosnas o hacen rifas. Parece un mercado cuando te acercas a nuestras iglesias y capillas en la Diócesis, no sigamos la religión falsa que se creó para los acomodados y convenientes, que buscan convertir a Dios en un ídolo y negocio. Tenía razón J. Cocteau: “Un vaso medio vacío de vino es también uno medio lleno, pero una mentira a medias de ningún modo es una media verdad”.

Sigamos a Jesús, Él siempre es auténtico y vital. Esta viuda no busca honores ni prestigio alguno, actúa de manera callada y humilde; no piensa en explotar a nadie, al contrario, da todo lo que tiene porque otros lo pueden necesitar. No conocemos el nombre de esta mujer ni su rostro, sólo sabemos que Jesús vio en ella un modelo para todos nosotros en la Iglesia.

La entrada “¡No, a la religión falsa!” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
¿Será una enfermedad? http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/08/sera-una-enfermedad/ Thu, 08 Nov 2018 15:31:52 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=411731 Da click para leer más

La entrada ¿Será una enfermedad? se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

La vejez

 

“Una forma de saber si eres viejo o no, es preguntándote: ¿Te atreves a probar algo que no has hecho nunca antes? La naturaleza determina la edad, pero tú determinas tu estado de ánimo”, Deshun Wang.

 

Hace un par de meses me comentaba un buen amigo que un conocido mío, y buen amigo suyo, estaba elaborando un programa con miras a dirigir una Secretaría de una de las nuevas administraciones estatales que inician este año, y que por su comprobada experiencia le fue solicitada por quién guiará los destinos de ese Estado vecino.

Hace unos días quise indagar sobre el amigo de mi amigo, y me enteré que en una reunión previa a la decisión de la selección, con un grupo de personas entre los que estaba el solicitante del programa, fue felicitado por su excelente trabajo; después le comentaron que el gabinete lo conformarían con gente joven y le agradecían su apoyo, pero como tenía 62 años de edad no lo iba a considerar para la Secretaría.

Conozco a ese profesionista y se dé su valía, prestigio y eficiencia, que cuenta con su despacho al que le dedica todas sus horas laborales; indudable que es un hombre que ama a su Estado y que pensó en un momento en poder servirlo desde una plataforma diferente.

Es verdad que al pasar los años se pierden algunas de nuestras facultades, pero al amigo de mi amigo no se le presentaba la oportunidad de correr un triatlón o de cruzar a nado un lago; pensaron en él para dirigir una Secretaría, una persona con amplios conocimientos de su ramo, amante de su Estado, y que estoy seguro hubiera realizado un magnífico trabajo.

Las nuevas administraciones buscan gentes jóvenes y está bien, hay que darles oportunidades, pero como hay “de viejos a viejos”, como también hay “de jóvenes a jóvenes”. Aquí en nuestro pueblo querido hemos visto a integrantes del Congreso del Estado que parecen niños jugando a hacer política, y que sólo se dan cuenta de su verdadera responsabilidad cuando su período concluye.

Desde hace ya un tiempo los anuncios para conseguir un trabajo marcan una fecha límite de edad, y esta dista mucho de los 60 años.

Todos dirían: hay muchas cosas que pueden hacer, y sí, es verdad, pero sin duda son muchas menos oportunidades de las que tienen los jóvenes, y que sin duda son los que aún sin experiencia obtienen una responsabilidad. Las empresas privadas son más selectivas, en las públicas no tanto.

Muchas personas han sobresalido después de los 50 o 60 años de edad, como el caso de Johanna Quaas, alemana que retomó su profesión de gimnasta acrobática a los 57 años, apareciendo en el libro de récords como la “gimnasta más veterana del mundo”; otro es Deshun Wang, quien se presentó por primera vez en una pasarela a los 79 años de edad. Este oriental aprendió a montar una moto a los 78 años.

Ahora, en la administración pública hasta “obligan a renunciar” a los cargos vitalicios, caso concreto el del cronista de la ciudad; con seguridad, si se lo hubieran pedido de manera cordial se hubieran evitado todo este problema mediático. Se lo dije al cronista y lo digo ahora, se pierden a un tipo de gran valía. ¿O acaso contar con 65 años de edad es sinónimo de inútil?

Muchos amigos míos con más de 65 años se encuentran activos, y su trabajo lo siguen realizando con profesionalismo y entrega a la carrera que abrazaron, como el caso de Javier Medina, traumatólogo; José J. Rosado, médico general; José M. Sansores Ortiz, cardiólogo; Virgilio Soberanis, abogado y director de un periódico; David Valencia, oftalmólogo; y muchas mujeres amigas y conocidas, que por respeto a sus edades no las refiero en estas líneas, y muchos más que no me alcanzaría toda una página del periódico para nombrar a tanta personas de gran valía.

Está de moda que los gobiernos sean de jóvenes, pero como citaba Marie Von Ebner Eschenbach: “En la juventud aprendemos y en la vejez entendemos”.

A los que hemos superado los 60 años de edad, referiré una cita de Ramón y Cajal: “En la vejez no nos deben preocupar las arrugas del rostro, sino las del cerebro”.

 

Rodolfo Bernés Gómez

La entrada ¿Será una enfermedad? se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
Nuevos municipios, va trompo a la uña http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/07/nuevos-municipios-va-trompo-a-la-una/ Wed, 07 Nov 2018 17:42:38 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=411619 Da click para leer más

La entrada Nuevos municipios, va trompo a la uña se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

El tema de la municipalización de Seybaplaya, Sabancuy y Dzitbalché se va complicar más de lo que se imaginaron los diputados Ambrosio López Delgado, Leonor Piña Sabido (ambos del PRI) y el panalista Oscar Eduardo Uc Dzul, cuando el pasado martes 23 de octubre subieron a la tribuna del Congreso del Estado a hacer el planteamiento correspondiente.

De buenas intenciones —expresa el refrán— está pavimentado el camino al infierno, y es probable que las propuestas queden en eso, en muy buenas intenciones, sobre todo por el costo político que podría tener una decisión de este tipo que pudiera “afectar” a tres jurisdicciones  municipales, que actualmente representan alrededor del 44 por ciento del padrón electoral campechano, y que en un momento dado pudieran inclinar la balanza electoral en la elección gubernamental de 2021.

Luego de que la Mesa Directiva del Congreso decidió turnar las tres propuestas a las comisiones legislativas correspondientes de análisis y dictamen, iniciaron también las manifestaciones de rechazo, y fue —extrañamente— la diputada morenista María Sierra Damián la que desenterró el hacha de guerra y abiertamente manifestó su oposición a que Sabancuy asuma una nueva jerarquía con dos argumentos bastante endebles:

El primero, que se va despojar al municipio del Carmen de una parte de su territorio, y dos, que con ello se pone en riesgo su subsistencia, puesto que esa región que pretende independizarse es la que surte de agua potable a la isla.

Aludió la legisladora morenista a lo que establece la Constitución Política del Estado en su artículo 54 respecto a la creación de un nuevo municipio: que tenga más de 25 mil habitantes y que compruebe que tiene los elementos suficientes para proveer su existencia económica y política, y que el municipio del cual se desmiembre puedan seguir subsistiendo pese a esa separación.

Ambos factores son ampliamente satisfechos en el caso de Sabancuy y sin duda también que por Seybaplaya y Dzitbalché, por lo que el reclamo de que pudieran dejar sin agua potable a los isleños parece más un grito de desesperación para evitar la independencia de esa región que tiene un gran futuro turístico y agropecuario, pero que ha sido frenado debido al acendrado localismo –y probablemente miopía— de los alcaldes carmelitas.

Por lo pronto debe advertirse que en Ciudad del Carmen se está gestando un frente plural, conformado por representantes de prácticamente todos los partidos, para manifestar su abierto rechazo, incluso con marchas y plantones, a la posibilidad de que Sabancuy asuma la categoría de municipio.

El sábado pasado un abogado carmelita —seguramente que en nombre de otros personajes que desde el anonimato alientan la rebelión— le dirigió una carta al presidente estatal del PRI, Jorge Manuel Lazo Pech, en que le reclama por la conferencia de prensa en que la dirigencia estatal del tricolor anunció que va a respaldar la creación de los tres nuevos municipios.

La carta fue enviada en estos términos: “Lamento que el Comité Ejecutivo Estatal del PRI que usted preside, apoye la propuesta de la diputada del PRI, Leonor Elena Piña Sabido, para que la región de Sabancuy sea municipio.

Que quede claro que nadie se opone a que los pueblos progresen, a lo que nos oponemos es que se siga desmebrando la superficie territorial del municipio del Carmen, ya lo desmembraron haciendo municipios a Escárcega y a Candelaria, no permitiremos esta pretensión porque se despoja al municipio del Carmen de su superficie territorial y de una de sus riquezas (el agua), vital líquido del que dependen miles de habitantes de la isla, pueblos circunvecinos y trabajadores de las plataformas petroleras, esta pretensión de concretarse causará graves problemas económicos, políticos y sociales.

De mi parte, como priísta y como ciudadano le pregunto: ¿cuándo consultó a los priístas y habitantes de la Isla del Carmen, de Isla Aguada, Península de Atasta incluido Sabancuy, tan ruin protesta (sic) de hacer municipio a Sabancuy? Si tan siquiera nos ha visitado después de asumir el cargo de dirigente estatal. Acaso quiere pasar a la historia de Campeche como el primer “Antonio López de Santa Anna del PRI estatal?

Lo exhorto como priísta y ciudadano a que reflexione y dé marcha atrás de seguir apoyando esta bárbara decisión”. Rúbrica, José Césáreo Chi Cobos.

La entrada Nuevos municipios, va trompo a la uña se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
¿Amor o mentira? http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/04/amor-o-mentira/ Sun, 04 Nov 2018 13:22:20 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=410922 Da click para más información

La entrada ¿Amor o mentira? se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Domingo 31º del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (12,28B-34):

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: “¿Qué mandamiento es el primero de todos?” Respondió Jesús: “El primero es: ‘Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser’ El segundo es este: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. No hay mandamiento mayor que estos”.

El escriba replicó: “Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios”. Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: “No estás lejos del reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

“¿Qué mandamiento es el primero de todos?”… ¿Qué es lo más importante para acertar en la vida?, ¿cuál es mi rumbo para ser feliz?… ¿Cuántas veces nos hemos preguntado eso? A Jesús también le hicieron muchas preguntas, porque lo veían como un maestro que enseñaba a vivir de manera sabia y con una misión muy concreta. Sus principios y forma de ser eran bien definidos. Pero la pregunta que esta vez le hace un “letrado” no es una más, es acerca de lo más importante. Lo que le plantea aquel hombre preocupaba a muchos: ¿qué mandamiento es el primero de todos?

Jesús entiende muy bien lo que siente aquel hombre, varias veces se quedaba preocupado viendo el ritualismo y “liturgismo” de sus paisanos. Cuando en la religión se acumulan normas y preceptos, costumbres y ritos, es fácil vivir dispersos sin saber exactamente qué es lo fundamental para orientar la vida de manera sana. Algo de esto ocurría en ciertos sectores del judaísmo, se consideraba la observancia de la Ley como el punto clave de la fidelidad y bendición de Dios.

Jesús lo observa y sabe cuán equivocados están, por ello no le cita los mandamientos de Moisés, sencillamente le recuerda la oración que esa misma mañana han pronunciado los dos al salir el sol siguiendo la costumbre judía, la oración “Shemá”, que dice: “Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Señor: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”.

Esta hermosa oración se convirtió en costumbre, tiene una profunda dimensión y nos enseña el principio de lo que es importante en la Ley. El escriba  piensa en un Dios que tiene el poder de mandar y le agradan los súbditos cumplidores. Jesús le coloca ante un Dios cuya voz hemos de escuchar. Lo importante no es conocer preceptos y cumplirlos, lo decisivo es detenernos a escuchar a ese Dios que nos habla sin pronunciar palabras humanas. ¡Esa es la clave! ¿Cuándo por última vez has contemplado el bello amanecer en nuestro mar campechano? ¿Cuándo por última vez te fijaste en la mirada de un niño hambriento?

Cuando escuchamos al verdadero Dios, se despierta en nosotros una atracción hacia el amor. No hay otra opción. No es propiamente una orden sino una inclinación, “invitación hacia lo infinito y bueno”, como decía san Bonaventura. Es lo que brota en nosotros al abrirnos al Misterio último de la vida: “Amarás”.

En esta experiencia no hay intermediarios religiosos, no hay teólogos ni moralistas, y mucho menos canonistas. No necesitamos que nadie nos lo diga desde fuera, sabemos que lo importante es amar. Este amor a Dios no es un sentimiento ni una emoción, amar al que es la fuente y el origen de la vida es vivir amando la vida, la creación, las cosas, y sobre todo a las personas; amar su historia, su pasado y prepararse para el futuro esperado. Jesús habla de amar “con todo el corazón, con toda el alma, con todo el ser”, sin mediocridad ni cálculos interesados, de manera generosa y confiada.

Jesús añade algo que el escriba no ha preguntado. Este amor a Dios es inseparable del amor al prójimo, sólo se puede amar a Dios amando al hermano, de lo contrario el amor a Dios es mentira. ¿Cómo vamos a amar al Padre sin amar a sus hijos e hijas? Parece tan sencillo, pero en realidad es la parte que desconfigura todo el ritualismo y las espiritualidades basadas en el cumplimiento y normas. Por desgracia, en varios lugares de nuestra República se vive así; nuestra diócesis es claro ejemplo de aspirar a lo litúrgico, y decisiones obispales rígidas por obediencia y miedo.

A continuación, Jesús añade algo que nadie le ha preguntado: “El segundo mandamiento es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Esta es la síntesis de la vida; de estos dos mandatos depende todo: la religión, la moral, el acierto en la existencia y la felicidad. No siempre cuidamos los cristianos esta síntesis de Jesús, con frecuencia tendemos a confundir el amor hacia Dios con las prácticas religiosas y el fervor, ignorando el amor práctico y solidario a quienes viven excluidos por la sociedad, y olvidados o recriminados por la religión.

Pero, ¿qué hay de verdad en nuestro amor a Dios si vivimos de espaldas a los que sufren? El amor no está en el mismo plano que otros deberes, no es una “norma” perdida entre otras más o menos importantes. “Amar” es la única forma sana de vivir ante Dios y ante las personas. Si en la política o en la religión, en la vida social o en el comportamiento individual hay algo que no se deduce del amor o va contra él, no sirve para construir una vida humana.

Sin amor no hay progreso ni felicidad verdadera, la religión se convierte en ritualismo, una pagano-espiritualizada versión de la cultura decadente, por eso nos preocupa cada vez más que ya no hay jóvenes en las Iglesias, porque no entienden los ritos y no les atraen los símbolos vacíos para ellos.

Por otro lado, buscan ídolos, autoridades auténticas y congruentes. ¡Qué pena que no los encuentran en nuestra Diócesis! Por mucho que la cultura actual lo olvide, en lo más hondo del ser humano hay una necesidad de amar al necesitado, y de amarlo de manera desinteresada y gratuita.

Se puede vaciar de “Dios” la política y decir que basta pensar en el “prójimo”, que la solidaridad es sólo un elemento de la política, etc. Se puede vaciar del “prójimo” la religión, decir que lo decisivo es servir a “Dios” y seguir escribiendo más normas y cánones litúrgicos. Para Jesús, “Dios” y “prójimo” son inseparables; no es posible amar a Dios y desentenderse del hermano. ¿No deberíamos estar más preocupados por los que realmente nos necesitan, en vez de burocratizar tanto la Iglesia?

El riesgo de distorsionar la vida desde una religión “egoísta” es siempre grande, por eso es necesario recordar este mensaje esencial de Jesús. No hay un ámbito sagrado en el que nos podamos ver a solas con Dios, ignorando a los demás. No podemos seguir encerrándonos en las catedrales y casas episcopales, cuando alrededor hay tanta miseria humana y espiritual. No es posible adorar a Dios en el fondo del alma y vivir olvidado de los que sufren. La falta de compasión y falta de amor van contra Dios. El amor a Dios que excluye al prójimo, se reduce a mentira.

La misión de Jesús fue dejar claro cómo es Dios y cómo es su sueño sobre sus hijos: Dios es amor. La misión de Jesús fue poner en marcha ese sueño de que el mundo, donde el amor reine, es posible. Nosotros, los que decimos que creemos en Jesús, hemos aceptado continuar con su misión, trabajar por su sueño. Para eso, antes hemos de creérnoslo, hemos de hacer nuestro su código de felicidad, su código de amor. Sin amor somos como “una hueca campana”.

La entrada ¿Amor o mentira? se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
Rápido y furioso… y mortal http://tribunacampeche.com/opinion/2018/11/03/rapido-y-furioso-y-mortal/ Sat, 03 Nov 2018 14:15:00 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=410822 Da click para más información

La entrada Rápido y furioso… y mortal se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

El pasado martes desperté muy temprano, pues tenía varias diligencias por hacer, asuntos que atender y trabajo por terminar. Desayuné en casa, me bañé y salí con calma hacia el primer destino de mi larga jornada. A diferencia de mucha gente que deja todo para el último minuto y luego anda a las carreras, mi agenda estaba definida con horarios y asuntos, uno a uno.

Precisamente uno de esos tantos compromisos consistía en dejar mi carcacha en el taller mecánico ubicado en la colonia Carmelo, por lo que también debía tener tiempo suficiente para abordar el transporte público, ya fuera taxi o camión, como siempre he hecho cuando no sirve “la matraca”, para llegar puntual a la siguiente cita.

Y así fue. Dejé el carro con el tal Iván —el mecánico—, recé el segundo padre nuestro del día (el primero fue al despertar) por aquello del costo de las refacciones, y me encaminé hacia la parada de camiones más cercana, que en este caso se ubica en la avenida Concordia, frente a la entrada de la base aeronaval de la Secretaría de Marina (Semar).

Después de cinco minutos de espera, ningún camión a la vista, todos los números de taxi ocupados y un sol que me estaba dejando más negro de lo normal, comencé a alzar la mano a todo vehículo rojo que pasaba, sin importar que fuera colectivo, servicio de pasajeros, el de la Coca Cola, los bomberos o un particular, con tal de llegar a tiempo a la siguiente encomienda.

Tras 45 agitadas de mano, sesenta y tres secadas de sudor, ochenta y tres pataleadas y otras tantas mentadas, no precisamente de menta, un vehículo compacto, de color rojo, con número económico TX-1024 de la concesionaria Taxi Murallas, se detuvo. ¡Por fin un bendito taxi! “¿Para dónde va?” —preguntó el conductor—. “Hacia el Centro Histórico, por favor” —le respondí—.

Acto seguido me hizo una seña para que abordara y ahí comenzó la ruta más terrorífica de mi existencia.

Subí a la parte trasera, donde busqué y busqué, pero jamás encontré el cinturón de seguridad. Lo que sí noté es que los asientos estaban cubiertos por unas camisas negras, y en el interior olía más a gasolina que en cualquier estación de servicio de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El chofer era joven, como de 23 años, delgado, de camiseta negra, tez morena, peinado de mango chupado, lentes negros —no oscuros—, mascada de chicle y lenguaje florido. Como música de fondo, proveniente de una famosa estación de radio y a volumen bastante oneroso, llevábamos las tiernas canciones de moda que producen los más de dos mil reguetoneros que lamentablemente habitan este planeta y parece que no se extinguirán pronto.

El arranque fue estrepitoso, parecía que iba montado en un caballo pura sangre y no en un pequeño automóvil. Acelerones, frenadas y todo tipo de movimientos bruscos de esos que se ven en las películas de Hollywood, como las que ha hecho Vin Diesel. Esas de “Rápido y furioso”, que ya son como 17 y creo que todavía faltan otras ocho.

Avanzamos de la avenida Concordia hacia la Hidalgo y tomamos la Aviación, rumbo a Cuatro Caminos. En ese tramo hay unos topes, pero creo que el joven chofer no lo sabe o no los vio, porque los pasamos volando. Al llegar al cruce de las vías del futuro Tren Maya cerré los ojos y de nuevo recé otro padre nuestro. Por mi mente pasaba el dilema de bajarme o seguir, pero definitivamente entre tanto jaloneo no podía decidirme.

“Haré una consulta pública”, pensé, pero al final fui más inteligente y me aguanté. ¿Para qué culpar al pueblo de mis malas decisiones?

Por fin salimos a la avenida Héroe de Nacozari, llegamos a una rotonda, dimos vuelta en “u” y entramos por la avenida Colosio hacia el monumento a este extinto político, para después tomar la ruta hacia las calles de Santa Ana. Todo ese tramo fue de película. No importaron los topes, los baches (muchos), las personas que cruzaban las calles y los demás coches. El joven chofer aceleraba y frenaba de golpe cada cinco o seis metros, pero no permitía que nadie le ganara la “carrera”.

“No tengo prisa” —le dije—, pero este fulanito no desaceleró. Las calles angostas del barrio tradicional de los santaneros parecía que se ensanchaban al paso del taxista, mientras a mí se me fruncía hasta el ceño por la velocidad, la intolerancia, el peligro y todo lo que conllevaba estar “trepado” en esa unidad.

Por fin llegué a mi destino. En mis manos estaba mi maletín de trabajo súper estrujado y mi celular bañado en sudor —mío no del celular— de tantos nervios. Descendí del taxi con dolor de cabeza, estrés, ansiedad, presión baja, taquicardia, palidez y hasta cólicos menstruales de tanto jaloneo. Con mucha calma pregunté cuánto era, y el hijo de su Vin Diesel madre sonrió y me dijo: “son 35 pesitos”. Se los di, me alejé y entré a mi cita. Por fin la tranquilidad.

Así como ese joven émulo de Lewis Hamilton, campeón de la Fórmula 1, hay muchos otros choferes de taxi y de camión que arriesgan nuestras vidas cuando abordamos sus unidades. Así como este mozalbete hay muchos que llevan la enorme responsabilidad de trasladar pasaje de un punto a otro, sin tener el mínimo cuidado o la debida precaución de conducir con profesionalismo, pues trasladan seres vivos. Y la pregunta: ¿dónde está la autoridad?

Pienso que todo aquel que esté al frente del Instituto Estatal del Transporte (IET), en este caso Candelario Salomón Cruz, deberían un día pedirles a sus familias que aborden un taxi o un camión, y después preguntarles cómo les fue. Quizá de esa manera les interese más lo que sufre un ciudadano cuando, por necesidad, requiere los servicios del transporte público. El día que lo hagan me avisan, y junto con ellos rezo otro padre nuestro. Amén.

Jorge Gustavo Sansores Jarero

La entrada Rápido y furioso… y mortal se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
De libros y algo más, con reconocimiento http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/29/de-libros-y-algo-mas-con-reconocimiento/ Mon, 29 Oct 2018 14:12:05 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=410148 Da click para más información

La entrada De libros y algo más, con reconocimiento se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Afortunadamente la Lic. Verónica Lara aceptó recibir como donativo a esta UAC, mi biblioteca, que como Ginecólogo Colposcopista durante 48 años de ejercicio profesional conservé con sumo cuidado hasta la fecha.

Testigo del destino que varias colecciones de libros médicos llegaron a tener siempre, me preocupó el final que tendría mi personal colección tan cuidadosa, escogida, y nada despreciable en número de volúmenes que incluía también revistas ad hoc según mi especialidad referida.

Sabiendo que actualmente hemos llegado o llegaremos muy pronto a la biblioteca virtual, en la cual el sitio que ocupaban los libros estará representado por la tecnología que resume en espacios sin volúmenes palpables, la suma de complejos que esos libros, revistas, etcétera, comprendían. Era lógica mi preocupación al respecto. Algunos cuates me aseguraban que ni caso me harían ante lo ofertado, precisamente porque dichos volúmenes resultarían “obsoletos”, no sólo para el espacio de tiempo señalado —casi cincuenta años— sino por la ya referida tecnología que paradójicamente representaría una biblioteca sin libros.

Otros me aconsejaban que los quemara o los enterrara para que, en este último caso, se mantendría la esperanza de que por algún milagro brotaran nuevos libros e los enterrados, respecto a la obsolescencia, les recordaba que se trataba de conocimientos que, a través de los años, de la vida, la mayoría de los cuales confirmaban la realidad y certeza de lo escrito y guardado, y que, en último caso, hasta como parte de la historia de la medicina mantendrían su innegable valor. Los libros de esta colección privada, son y fueron la fuente de la cual surgieron las consultas necesarias para completar el análisis de los casos que nos apremiaban, y que, al no contar en esos ayeres de la informática actual, estos libros y revistas marcarían la diferencia en el estudio y tratamiento de los problemas diagnósticos y tratamientos.

El hecho de contar con una colección como la referida, y ente su final destino, representa para su antiguo dueño una tranquilidad apreciable, pues aquellos que son amantes de los libros —no sólo de los profesionales— estarán de acuerdo conmigo que exista una relación entre el libro y su propietario, existe un intangible interés por el destino que dichos volúmenes tendrán; no puede ser el desinterés lo que domine esa relación.

En estos días en los que fueron a mi ex consultorio para recoger los volúmenes ya referidos, no pude dejar de sentir una mezcla de sentimientos que surgían al contemplar en esos libreros ahora en las cajas para su transporte, los antiguos vehículos que alguna vez complementaron, corrigieron, o reafirmaron los conocimientos necesarios para el buen diagnóstico y demás consecuencias.

No pude evitar cierta melancolía, no sólo por los libros sino también por el espacio que ocupó mi consultorio, que, durante tantos años de ejercicio profesional, conformó toda una vida y de la cual no es fácil dejarla únicamente como recuerdo con todo y sus libros. Otra razón para interesarse: podría ser que los contenidos le sirvieran a algún colega y con ello mejorar su acervo; con uno que sucediera, quedaría satisfecho mi ego y mi conciencia. Debo confesar que ofrecí a algunos colegas el obsequio de esos volúmenes sin que la respuesta fuera positiva. No me incomoda, pero sí lo lamento, pues seguramente les hubieran servido. Ya todo se resolvió con esta acción de la UAC hacia este viejito fundador de la escuela de Medicina, Maestro de la Escuela Enfermería y maestro también de la de Medicina, quien mucho agradece la disposición de la directora de la biblioteca, quien sin duda alguna aceptó de inmediato mi envío y me produjo una enorme tranquilidad al proteger este acervo de toda una vida con su potencial utilidad, para los estudiantes y demás colegas.

Me despido con cariño de mis queridos libros. Que la prolongación en su existencia continúe su indudable ayuda al bien de los enfermos. PD. Merecidísimo reconocimiento para el Dr. Gabriel Díaz Licón (Gabrielazo). Y continúa dando clases y continúa en su viejo volcó. Con mi cariño y respeto de siempre.

Manuel R. Gantús Castro

La entrada De libros y algo más, con reconocimiento se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
“Suelta tu manto” http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/28/suelta-tu-manto/ Sun, 28 Oct 2018 13:26:01 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=409918 Da click para más información

La entrada “Suelta tu manto” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Domingo 30º del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (10, 46-52)

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo (hijo de Timeo) estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: “Hijo de David, ten compasión de mí”. Muchos le regañaban para que se callara, pero él gritaba más: “Hijo de David, ten compasión de mí”.

Jesús se detuvo y dijo: “Llámenlo”. Llamaron al ciego diciéndole: “Ánimo, levántate, que te llama”. Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo: “¿Qué quieres que haga por ti?” El ciego le contestó: “Maestro que pueda ver”. Jesús le dijo: “Anda, tu fe te ha curado”. Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

Este domingo meditamos el maravilloso y simbólico relato que nos enseña cómo debemos acercarnos a Jesús. El ciego Bartimeo representa a cualquiera de nosotros; reconoce su debilidad y pide compasión, pero no una lastimera sino solidaridad a su sufrimiento y liberación de su carga. ¿No te parece que es un llamado de atención ante la falsa resignación dolorista, que no permite al que sufre salir de su postración? Bartimeo quiere salir del lugar sin esperanza, y por eso grita más y más. Hace todo lo que puede para sobreponerse a su debilidad. ¡Ya no puede hacer más!

Llama la atención que el ciego se atreve a gritarle a Jesús con título mesiánico: “Hijo de David”. Lo hace porque está seguro de que Él es el Mesías, el Ungido, el único que puede salvarle. Sabe que se la juega con él por su osadía, pero tiene mucha fe y lo pide con todas sus fuerzas, incluso gritándole y haciendo un ridículo escándalo. Ya lo intentó todo en su vida y no le queda de otra que este último intento. ¿Qué más puede perder?

Su grito se convirtió en una hermosa oración de auxilio y confianza en Jesús. Esto fue determinante, pues Él siempre escucha las oraciones del justo y decide en su gran bondad cuando dirá “sí”. No pudo seguir adelante porque había alguien junto, postrado, que le necesitaba, y que hizo todo lo posible para ser escuchado. Ese es el camino.

Jesús admira la perseverancia del enfermo y con ternura le mira y después le llama, como si quisiera penetrar con su mirada amorosa los ojos cerrados y en plena oscuridad del ciego. Bartimeo lo entendió con su corazón, y arrojando todo lo que tenía (su manto) se puso de pie y acudió en seguida, pues no quiere más esa vida de postración y humillación. Jesús percibe su desesperación y no quiere perder tiempo, este hermano suyo lleva mucho sin apreciar la vida, no puede recibir ni compartir el cariño como le hubiera gustado, lo único que ven los que pasan a su lado es a un limosnero, pues no ven su lucha para salir de su postración. Su única esperanza es en Jesús. ¿No te parece que es exactamente lo que tenemos que hacer? Luchar para superar nuestras dificultades y dar el salto hacia Jesús.

Mientras Bartimeo grita a Jesús, los discípulos le regañan para que no lo haga. ¿Por qué actúan de esta manera? Nos recuerdan a los cristianos que se ocupan sólo de su relación con Jesús, pero es cerrada y concentrada en las peticiones y necesidades del penitente sin estigmas. Aún existen esos grupos de gente que no escuchan el grito de muchos que necesitan a Jesús, se consideran mejores e intocables ante Dios. Un grupo de indiferentes que creen que la vida es su grupito, y están contentos, sordos al clamor de tanta gente que necesita la ayuda y salvación de Jesús. ¿No te parece que esta gente es egoísta y vive para sí misma, y de alguna manera se han divinizado a sí mismos?

Son incapaces de escuchar la voz de Jesús, en el fondo en vez de hablar con Dios, se ponen un espejo enfrente y sólo piensan en sí mismos. Olvidaron que “amar a Dios sobre todas las cosas” incluye al hermano a su lado. No hay otra manera de que llegue tu oración a Dios, siempre es a través de la naturaleza y su creación. Lo demás son puros cuentos e intentos de hablar y convencerse a sí mismos, pero no tiene nada que ver con la espiritualidad cristiana. Tu oración tiene que ser real y ubicada en un contexto muy concreto.

También está el grupo de los que sí escuchan este grito de ayuda, pero les incomoda y lo quieren callar. Nos recuerda cuando los discípulos alejaban a los niños para que no se acercaran demasiado al Maestro. ¿Quién estará en este grupo hoy en día? Todos los que hacen negocios a la costa de Dios; ellos están cerca de Jesús, están en el templo, parecen religiosos, pero Jesús les expulsa porque hacen sus compra-ventas allí, en la casa de Dios.

Son esos que no quieren escuchar el grito de ayuda, sino prefieren hacer negocios y usan al pueblo de Dios, a la Iglesia. Estos “empresarios” alejan a la gente de Jesús y de la Iglesia, por eso el papa Francisco los llama: “cristianos de nombre, cristianos de salón, cristianos de recepciones, pero su vida interior no es cristiana, es mundana. Uno que se dice cristiano y vive como un mundano, aleja a los que piden ayuda a gritos a Jesús”. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 28 de mayo de 2015, en santa Marta).

Nos llama la atención la acción de Bartimeo al “soltar el manto y dar un salto”, que representa la clara y evidente actitud decisiva del ciego. Se quita el manto, y libre del mismo para que no le estorbe, corre de prisa hacia Jesús. “¿Qué quieres que haga por ti?”. Jesús quiere sanar al hombre y entrar en una relación de comunión personal con él, para que de este modo su “fe” sea más que “milagrosa”, y así Bartimeo pueda “dar gracias a Dios” como realmente debería ser (Lc 18:43).

Es importante el diálogo entre ellos, es sencillo pero lleno de emoción. El ciego es específico: “Maestro, que pueda ver”. No pide oro, ni privilegios, sino la vista. Poco le importa todo lo que no sea recobrar la vista, porque aunque un ciego puede tener otras muchas cosas, sin la vista no puede ver lo que tiene. Él pide lo que le parece justo y sencillo: poder gozar del mundo externo. Ya no quiere ser esclavo de su oscuridad y tenebroso mundo interior, todo lo que escuchaba era extraño y no lo podía entender ni aceptar. Bartimeo desea volver a sentir la sintonía y la paz que existe entre el mundo exterior y su propia interioridad.

La palabra original de Bartimeo cuando se refiere al “maestro”, es “Rabbouni”, que viene del arameo y expresa un título de alta estimación, una forma más vigorosa de “Rabí” en que se unían de cierto modo los sentidos de Maestro y Señor. Bartimeo no duda y entra en una relación muy personal y de mucho afecto con Jesús. Tal vez en su imaginación cree más en los ideales del Maestro que todos aquellos que lo tienen enfrente, pero no descubren en Jesús un verdadero y esperado Mesías.

No sólo ha logrado la visión corporal, sino que ha conseguido el acceso a Jesús, que es capaz de curarlo y salvarlo. El evangelista enfatiza esta unión personal realizada en la fe: el que en otro tiempo fue ciego se convierte en seguidor de Jesús. Por eso la respuesta de Jesús es: “Vete, tu fe te ha salvado”.

Hay otro detalle muy importante: que la vista del hombre fue restaurada inmediatamente, y que el ciego sigue después a Jesús. De esta manera un ciego se convirtió en nuevo discípulo y ejemplo de fe para todos. Jesús le manda con autoridad que “se vaya”, porque lo salvó su fe. Estoy seguro que durante toda su vida recordaría Bartimeo la infinita misericordia de Jesús, pero también estoy seguro que muchos se convertirían a la fe por su testimonio. Se convirtió en un misionero de la compasión de Dios.

Imitémosle a Bartimeo en su fe inquebrantable, en su oración perseverante, en su fortaleza para no rendirse ante el ambiente adverso en el que se inician los primeros pasos hacia nuestra salvación. No olvidemos que la historia de Bartimeo es nuestra propia historia, pues también estamos ciegos para muchas cosas y Jesús pasa junto a nuestra vida. A veces sólo lo imaginamos, pero no sabemos cómo encontrarlo.

Dios no es un fantasma, quizá ha llegado el momento de dejar la cuneta del camino y acompañar a Jesús. Deja de ser ciego y ve a los hermanos, no puedes crecer en la espiritualidad si no encuentras el equilibrio entre lo externo y tus deseos de lo profundo de tu corazón. No olvides que tu ceguera te puede llevar a verte sólo a ti mismo, pero mal reflejado, sin divisar la realidad hermosa y difícil de los hermanos que tienes alrededor.

El ciego supo pedir lo que necesitaba, y para acudir a ese encuentro salvador no le importó dejar su manto, su miserable manto, porque así, desprendido de todo, alcanzaría la gracia que más anhelaba en su corazón. Y tú: ¿quieres ver? ¡Abre tus ojos y escucha esa gran misericordia que Jesús te trae! Ya es tiempo: “suelta tu manto”

La entrada “Suelta tu manto” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
El fracaso de las religiones http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/25/el-fracaso-de-las-religiones/ Thu, 25 Oct 2018 16:10:16 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=409555 Da click para leer más

La entrada El fracaso de las religiones se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Confusiones

 

“La religión es el opio del pueblo”, sostuvo Karl Marx, filósofo alemán del siglo XIX. Si él no hubiese confundido religión con cristianismo, su pensamiento hubiese sido acertado y verdadero; porque aunque el criterio popular es que todas las religiones llevan a Dios, en realidad las religiones han contribuido poco o nada para el bien de la sociedad, que cada día está más decadente.

 

En su crítica a la religión, Marx decía que esta es la expresión de la miseria real; también afirmaba que era una felicidad ilusoria, la cual se relaciona con la definición de religión, que es el conjunto de creencias, comportamientos, ceremonias y sacrificios con los cuales el hombre busca una relación con la divinidad.

El filósofo Marx, ateo al igual que el filósofo Friedrich Engels, criticaron a la religión como enemigo principal porque era utilizada por la clase dominante para controlar al pueblo, y darle sentido a la vida de padecimiento, con la idea de un mundo futuro de dicha y mejor bienestar.

Sin embargo este filósofo confundió religión con cristianismo, que no es lo mismo. El cristianismo tiene su origen en la palabra griega “cristos” que quiere decir “ungido”. En el Antiguo Testamento, la práctica de ungir consistía en derramar aceite sobre la cabeza de la persona separada por Dios, para una misión especial. Por tanto, Cristo es un título que se le da a Jesús y se refiere a la naturaleza divina, ya que tuvo también naturaleza humana.

A los discípulos de Jesús, sus seguidores y apóstoles, se les endilgó el nombre de “Los del camino” como lo dice el libro histórico de la Biblia, Hechos 9:2, aproximadamente en el año 30 d.C., y fue un apodo discriminatorio.

Posteriormente, por primera vez aproximadamente en el año 42 d.C., se usó el gentilicio “cristiano” como una palabra despectiva para referirse a los seguidores de Cristo, en la ciudad griega de Antioquía, fundada en el año 301 antes de Cristo, a 480 kilómetros de Jerusalén, una de las tres urbes más importantes del Imperio Romano.

Durante los tres años de ministerio Jesús nunca predicó una religión e incluso criticó a los religiosos de su tiempo, que ponían carga a los demás que ellos mismos no podían cargar. Considerando lo anterior, Cristo no es religión, porque la religión sólo es un conjunto de creencias, comportamientos, ceremonias, sacrificios, normas, conductas y diversas prácticas para buscar una relación con la divinidad. La religión no tiene poderes sobrenaturales, y lógicamente no cambia ni pueden cambiar al ser humano; tampoco murió por la humanidad.

Es del conocimiento de todos que en el mundo hay miles de religiones las cuales han sido creadas por los hombres a través de los siglos, con el propósito de buscar una relación con Dios. Pero el cristianismo resulta lo contrario: Es Dios quién busca al hombre. En el Evangelio de Lucas 19:10 dice: el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Es notable que hombres y mujeres profesantes de una religión, cualquiera que sea el nombre, siguen siendo los mismos: defraudan, ofenden, lastiman, roban, explotan a su prójimo, asesinan, de sus bocas salen las peores palabras, anidan venganza, cautivan odio, comenten injusticias contra el débil, violan las leyes naturales y destruyen a su familia.

Las religiones han fracasado; desde sus entrañas se han cometido los horrendos y despiadados delitos, y peor, han usado el nombre de Jesús para cometer sus crueldades.

Cristo, que no es religión, es amor que transforma las vidas de quienes deciden seguirlo; es el único que tiene el poder para cambiar la ruta del hombre y guiarlo de las tinieblas a su luz admirable; es el único que perdona y hace del hombre despreciable un ser con nueva vida; esto es, “para avergonzar a los sabios de este mundo”, como dijera el Apóstol Pablo (1 Corintios 1:27).

 

Rogelio May Cocom

La entrada El fracaso de las religiones se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
“Yo también me indigné…” http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/21/yo-tambien-me-indigne/ Sun, 21 Oct 2018 12:32:16 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=408605 Da click para más información

La entrada “Yo también me indigné…” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Domingo 29º del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (10,35-45):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: “Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir”. Les preguntó: “¿Qué quieren que haga por ustedes?” Contestaron: “Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Jesús replicó: “No saben lo que piden, ¿son capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizarse con el bautismo con que yo me voy a bautizar?” Contestaron: “Lo somos”. Jesús les dijo: “El cáliz que yo voy a beber lo beberán, y les bautizarán con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado”.

Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús, reuniéndolos, les dijo: “Saben que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Ustedes, nada de eso: el que quiera ser grande que sea su servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos”.

Este domingo caminamos junto a Jesús hacia Jerusalén. El evangelista Marcos emplea la misma estrategia literaria que en el capítulo anterior, cuando los discípulos discutían quién era el más importante. Después de anunciar por tercera vez su pasión, el Evangelio propone una reacción opuesta a la enseñanza de Jesús. Los doce buscan privilegios sin querer enterarse de nada. Los discípulos siguen pensando que la subida a Jerusalén culminará con su entronización como Mesías Rey. El domingo pasado eran las posesiones, hoy es el poder, dos pilares del egoísmo a desechar como material de construcción del Reino y del seguimiento del Maestro. ¿Cómo está nuestra Iglesia? ¿Sigue el Evangelio huyendo de todo poder y dedicándose al servicio de los demás?

¿No es varias veces exagerada la imagen de la Iglesia como embajadora de Dios, y por tanto acreedora de respeto, honores e influencias políticas? Esta condición se muestra en el esplendor externo, en el ejercicio de una autoridad dogmática y disciplinaria derivada de la autoridad divina, y en el autoconvencimiento de su superioridad sobre todos los demás. Siento que a veces el espectáculo exterior de la Iglesia recuerda a los palacios de las embajadas de los emperadores antiguos, que mostraban el poder de su señor por medio del esplendor de la embajada misma, a la que tributaban los mismos honores que al señor. ¿Dónde quedó la misión original de Jesús que: no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos?

La condición de la Iglesia como misión, como sacramento de Cristo, como presencia en el mundo del Resucitado no es cuestión de fundación, de condición jurídica, de transmisión de poderes, de popularidad… es de realidades objetivas, de hacer presente en el mundo el Espíritu de Jesús, de servir para liberar, huyendo explícitamente de ser servido. En resumen y en el fondo, los Doce fueron llamados para la misión de recordar la bondad de Dios a través del amor fraterno y solidario, y no para el privilegio.

Como el mismo Israel, pueblo encargado por Dios de darlo a conocer, tenemos como Iglesia, sociedad, como individuos, tentación de apoderarnos de la misión para convertirla en privilegio, y sentirnos agradecidos por lo recibido sin considerarnos llamados a la conversión y el servicio. Es lógico en nuestra forma de pensar y definir los principios y objetivos, pero creo que refiriéndose a la Iglesia, toda esta lógica humana se desmorona por dos consideraciones.

La primera es, que no es la lógica de Jesús, que Jesús no fue así. Es el centro del mensaje del Evangelio de hoy: “El Hijo del hombre no ha venido a ser servido”. La Iglesia anuncia y prolonga a Jesús, y este no es Rey, no es Mesías-davídico, no es un poder. Por tanto, la Iglesia tampoco debe serlo. Y la segunda consideración es que la Iglesia es embajadora de Jesús, solamente por su grado de conversión, no por otorgamientos jurídicos o consideraciones metafísicas.

Si la Iglesia se entrega al servicio para la liberación del ser humano, es su mensajera; si no lo hace, y en la medida en que no lo haga, no es más que una sociedad humana lejanamente inspirada en Jesús y se aprovecha de privilegios en el nombre de Dios. La grandeza no se mide por el poder, rango o títulos. Quien ambiciona esto en la Iglesia de Jesús, no se hace más grande sino más insignificante y ridículo.

En realidad, esto es un estorbo para promover el estilo de vida querido por el Crucificado. Le falta un rasgo básico para ser seguidor de Jesús, dejemos en la Diócesis ambiciones que ya nos hicieron mucho daño, dividen y enfrentan. La búsqueda de honores y protagonismos interesados rompen siempre la comunión de la comunidad. El camino es la humildad: “El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad”, E. Hemingway.

En los últimos años se ha hablado mucho sobre tantos injustos privilegios de los clérigos, sobre todo de justicia penal. Aún anteponemos el dogmatismo sobre las leyes (varios abusos sexuales de los sacerdotes protegidos pos sus obispos). Menos mal que el papa Francisco es cada vez más severo y ya no permite tapar estas injusticias y crímenes. ¿De casualidad no vivimos en nuestra Diócesis esta realidad camuflada, bajo la ideología justificadora de hacerse víctimas?

Es claro que somos cristianos en la medida que nos damos y servimos a los demás, y dejamos de serlo en la medida que nos aprovechamos de los demás de cualquier forma. Cualquier exclusivismo, abuso de poder, menosprecio a los demás, nos aleja del camino marcado por Jesús. Es un camino a Jerusalén, un camino de la Pasión pero también de la Gloria y Vida Eterna con Dios. En la Iglesia todos hemos de ser servidores, hemos de colocarnos en la comunidad cristiana, no desde arriba, desde la superioridad, del poder o el protagonismo interesado, sino desde abajo, desde la disponibilidad, el servicio y la ayuda a los demás. Nuestro ejemplo es Jesús. No vivió nunca “para ser servido, sino para servir”.

Servir y darse a los demás en vez de buscar los privilegios y comodidades parece aún insuperable para muchos en nuestra Iglesia y en la Diócesis. Debemos volver a este principio de convivencia cristiana que ha llegado hasta nosotros, gracias a un ser humano semejante. Lo descubrió, no gracias a ningún hilo directo con una Divinidad exterior, sino en lo hondo de su ser, profundizando en el conocimiento de lo que realmente era él. Jesús lo entendió y descubrió que la grandeza del ser humano consiste en la posibilidad que tiene de darse, como Dios se da. Jesús descubrió que ese era el fin supremo del hombre: darse, entregarse totalmente.

En ese don total encuentra el hombre su plena realización, y sólo le faltará descubrir que la base de su ser es el mismo Dios. Entonces, descubre la necesidad de superar el apego al falso yo, a su egoísmo. Debemos descubrir esos pasos caminando lo más apegado posible a Jesús; mientras no hagamos este descubrimiento, estaremos en la dinámica del joven rico, de los dos hermanos y de los demás apóstoles: buscaré más riquezas, el puesto mejor y el dominio de los demás para que estén a mi servicio. ¿Eso quieres y esperas?

La celebración del día del Domund, tal como hacemos en nuestra Diócesis, me desanima profundamente. Pensamos según la lógica del Antiguo Testamento, porque la fe que pretendemos propagar se reduce a un cúmulo de verdades teóricas, una serie de normas morales y un conjunto de ritos litúrgicos externos. Parece que el más importante vuelve ser un donativo para los seminaristas o un apoyo para alguna parroquia que no alcanza a pagar a la Curia Diocesana.

Todo eso lo justificamos hablando de los pueblos indígenas que viven en la pobreza, pero sin conocimiento de nuestro Dios. No creo equivocarme cuando repito la frase de mi amigo sacerdote anciano: “mucho más necesario que el dinero para hacer más cristianos, sería el esfuerzo personal para ser más cristiano”.

Entendemos que lo que nos hace cristianos es estar al servicio del hombre, de todo ser humano, no sólo de los nuestros. Propagamos la fe cuando compartimos con los demás lo que tenemos y lo que somos. ¿No debería preocuparnos más la auténtica vida y testimonio en el servicio y humildad? Creo que lo que menos tenía que necesitar el cristianismo es propaganda. Ya los escolásticos solían repetir: “el bien se difunde por sí mismo”.

Un buen católico hace presente a Dios y construye el Reino donde sea, a través de su actitud y testimonio. Un millón de malos católicos que excluyen a los demás, que anteponen los ritos a la vida y celebraciones de sanación, pero concentradas en las limosnas, hacen presentes los ídolos y retrasan la llegada del Reino. No es la cantidad de misas, sino la fe y convivencia envuelta, siempre en la humildad, las que construyen paso tras paso el Reino de Jesús.

Jesús hoy nos deja cosas claras: su Iglesia no se construye desde la imposición de los de arriba, sino desde el servicio de los que están abajo. No cabe en ella jerarquía alguna en clave de honor o dominación, tampoco métodos y estrategias de poder, y mucho menos manipulaciones y ataques en contra de quienes piensan u opinan diferente. Es el servicio el que construye la Iglesia de Jesús.

Él no enseña a nadie a triunfar en la Iglesia, sino a servir al proyecto del reino de Dios, desviviéndonos por los más débiles y necesitados. No necesitamos en la Iglesia imitadores de Santiago y Juan, sino seguidores fieles de Jesús. Los que quieran ser importantes que se pongan a trabajar y colaborar sin excluir a nadie, estamos demasiado heridos por nuestros líderes diocesanos, mejor hagamos los puentes de diálogo y no muros de discordia. No busquemos lejos, sino en nuestra familia, vecindario, parroquia, lo que hay que sanar y mejorar. Este es nuestro camino a Jerusalén.

La entrada “Yo también me indigné…” se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
Ya era hora… http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/20/ya-era-hora/ Sat, 20 Oct 2018 15:35:20 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=408585 Da click para más información

La entrada Ya era hora… se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Recuerdo hace poco más de tres años al candidato a la gubernatura de nuestro Estado, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, quien en uno de sus actos de campaña utilizó una frase que no se convirtió en slogan político ni marca gubernamental, pero que sin duda hizo mucho ruido —y sigue haciendo— por su contundencia y porque, como dijo el ahora gobernador, “¡llegó la hora de Campeche!”.

Y no sólo llegó la hora de poner en alto a nuestra entidad, como poco a poco y paso a paso se está haciendo — pese a las críticas de los que todo ven mal pero tampoco aportan ideas—, sino que el desarrollo se prevé para toda la región sur-sureste del país, que por fin tendrá las condiciones idóneas para progresar como jamás había sucedido, o al menos eso ofrece el próximo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Por “default” y porque muchos gobiernos, empresarios y hasta los propios ciudadanos así lo habíamos permitido, México siempre se ha dividido en tres enormes regiones, que, aunque pertenecen al mismo territorio, parece que tuvieran fronteras internas. Nuestra nación está segmentada en norte, centro y sur, así, sin más. En el norte del país se encuentra la mayor riqueza industrial, la ganadería, la agricultura, la minería y la siderúrgica, en estados cuya riqueza es incomparable con el resto del país.

Hablar de Nuevo León, Jalisco, Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí, Sonora y Sinaloa, por ejemplo, es prácticamente referirnos a entidades de mucho peso económico y gran impacto para el desarrollo del país.

A ellos hay que agregar a los estados de Baja California (norte y sur), uno con gran potencial turístico y otro con alta actividad comercial por su frontera con Estados Unidos; y también en el norte, muy pegada al sur está la región del Bajío, donde estados como Zacatecas, Durango, Colima y Nayarit producen cítricos, tienen granjas para la cría y venta de tilapias, y los que poseen litoral lideran temas pesqueros de altura en esa región.

El centro de México alberga la actividad política en la Ciudad de México, así como las de manufactura y comercial en estados como México, Guanajuato, Puebla, Hidalgo y Morelos, donde se asientan la mayor cantidad de maquiladoras, ensambladoras y centros de abastecimiento para todo el país, lo que deja sin mucha oportunidad de hacer negocios a otras entidades.

Los casos de Michoacán, Guerrero y Oaxaca son dignos de estudio, pues si bien es cierto que el primero fue gran productor de muebles de madera, y el segundo turístico y aventurero, hoy la realidad es que de eso ya casi nada queda. Tantito peor es lo que sucede en Oaxaca, donde ha decrecido todo tipo de actividades, gracias a los constantes problemas magisteriales —históricos— por los que atraviesa. Ahora bien, vayamos al resto del país, ese que para el norte y centro casi estaba en el olvido, pero que sabemos es la región que más ha aportado a México históricamente, tan sólo si hablamos del petróleo.

La región sur-sureste siempre fue como el patito feo, en especial Campeche. Fue hasta la administración saliente del presidente Enrique Peña Nieto que nuestro Estado recibió más recursos que durante las dos administraciones anteriores, como ha afirmado en repetidas ocasiones el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, y cuyo discurso ha sido confirmado por otros gobernadores, legisladores y secretarios de Estado.

Campeche fue —hasta hace 6 años— el sostén económico de México gracias a su producción petrolera, de la cual sólo nos tocaron migajas que para colmo fueron desaprovechadas por anteriores gobiernos estatales. No hubo mandatario estatal que se atreviera a contravenir los intereses de algún expresidente, y mucho menos de exigir la llamada “justicia petrolera” para la entidad, pues antes de eso pensaban en su carrera política.

Yucatán con sus muchos productos, manufactura y adelantos tecnológicos en la Península; Quintana Roo con su gran fortaleza turística; Tabasco con su ganadería reconocida a nivel mundial; Chiapas con su industria cafetalera y hasta Veracruz y Tamaulipas con sus enormes puertos, jamás dieron tanto a nuestro país como lo hizo Campeche durante más de 40 años de esplendor petrolero.

Sin embargo, y pese al llamado de atención a las administraciones anteriores y a las advertencias de Petróleos Mexicanos (Pemex) de que los hidrocarburos iban a la baja, la explotación siguió, y ahora con la caída de los precios internacionales del preciado “oro negro”, de poco ha servido lo que se extrae y menos dinero envía la Federación a nuestra entidad.

Pero como nada es imposible, todo tiene solución, y lo único que faltaba era un gobernador con ganas de trabajar, gestionar, ser cercano al Gobierno Federal  sin importar colores—, y sabe que para ello hay tiempos y que la política tiene que hacerse como se debe, apenas hace una semana a los campechanos y a la región sur-sureste nos dieron la gran noticia de que vienen grandes proyectos.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador dialogó, o más bien charló con el gobernador Moreno Cárdenas, y con ello se abrieron caminos, diría yo autopistas, para el desarrollo de nuestra entidad. Hoy se vislumbra un panorama diferente al de hace algunos meses, y quienes pensaban que la Federación buscaría “castigarnos” porque el Gobierno Estatal emanó de otras siglas partidistas, van cambiando de idea y razonan mejor sus argumentos. Bueno, no todos.

Hasta hace una semana las miras estaban puestas sólo en el futuro proyecto del Tren Maya, pero ahora tenemos el compromiso presidencial —próximo— de una armadora de automóviles, universidades públicas en tres municipios del Estado y por supuesto, la ratifcación por parte de López Obrador de que las ofcinas de Pemex estarán en Ciudad del Carmen. Un panorama bastante alentador para nuestro Estado, y que seguramente seguirá en ese tenor si las gestiones continúan.

Y no, esto no salió de la nada ni se hizo porque la cuarta transformación así lo dicte por mandato divino. Todo se debe al trabajo de gestión del gobernador, pero también al compromiso firmado del próximo presidente de México, que, con su trabajo conjunto en beneficio del Estado, y de toda la región sur-sureste del país, harán que por fin suene el reloj que marque lo que todos esperábamos desde hace mucho tiempo: que ya llegue la hora.

Por supuesto que todo lo antes mencionado no se realizará en un día y que hay mucho escepticismo por parte de los especialistas en estos temas, y precisamente por eso no debemos quitar el dedo del renglón y apoyar las gestiones que se realicen al próximo Gobierno Federal, claro, con inteligencia, capacidad y mucho diálogo, pues quienes piensan que nada es posible o más bien, que todo es imposible, no aportan nada en beneficio de los campechanos.

De esta manera comienza a escribirse una nueva historia para esta parte tan olvidada de México, pero sobre todo para Campeche, este Estado que lo ha dado todo, que poco había exigido y al que, como dice el gobernador, “ya le llegó su hora”. Habremos de esperar a que comiencen los trabajos, que inicie el desarrollo y que los campechanos comencemos a cosechar los frutos de la buena política, pero también tendremos que hacer nuestra parte y aportar ideas para lograr soluciones, porque de gente negativa ya estamos cansados.

Jorge Gustavo Sansores Jarero

La entrada Ya era hora… se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>
Hermes y la hermenéutica http://tribunacampeche.com/opinion/2018/10/19/hermes-y-la-hermeneutica/ Fri, 19 Oct 2018 13:56:15 +0000 http://tribunacampeche.com/?p=408330 Da click para leer más

La entrada Hermes y la hermenéutica se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>

Un poco de estudios

 

La mitología griega guarda historias fascinantes, que como dijera el doctor Salvador Leaño Flores, no son verdad, pero eso no le quita la belleza que esas historias narran. Hasta gusto daría creer que en algún momento fueron ciertas. Historias mitológicas que de alguna manera guardan relación con nuestra realidad actual, este es el caso de Hermes; tal vez si le señalo que es el personaje que tenía sandalias y casco con alas, y que en la mitología romana lo conocen como Mercurio, ya los “millenials” sabrán de quien se trata.

 

Cuenta la mitología griega que Hermes fue hijo de Zeus —el dios mandamás del Olimpo— con la hija del gigante titán Atlas, a quien Zeus condenó a cargar el cielo. Es ese personaje que en la escultura carga un globo terráqueo. Dicen que Hermes nació en el Olimpo, aunque realmente nació en Arcadia. Estos dioses eran muy loquillos, traían todas las bajas pasiones de los seres humanos, mismas que ahora los seres humanos niegan tener. Bueno, pero ese será otro tema, sigamos con Hermes.

Hermes además de ser el más joven del Olimpo, era ingenioso, listo y eficaz, además de poseer una elocuencia privilegiada. Era tal, que pudo convencer a Hades, hermano de Zeus, gobernante del inframundo, que liberara a Perséfone, una hermosa mujer. Hades era una especie de diablo —para los católicos—. Convencer al diablo esta rudo; Hermes fue el más querido por los dioses y por los hombres.

A Hermes le atribuyen varias cualidades, pero la más conocida fue ser mensajero de los dioses del Olimpo. Algunas versiones señalan que como los hombres no podían entender a los dioses, ese fue el papel que desempeñaba: interpretar para los mortales los mensajes de los dioses. Esta es la parte que nos interesa, y la que de alguna manera tiene relación con nuestra realidad actual, ya que del nombre de Hermes y de la actividad que realizaba, se deriva el término hermenéutica.

Hermenéutica es un término griego que alude a interpretar el significado de lo oculto en los libros sagrados y filosóficos; el término hermenéutica, como el arte de interpretar, data del siglo XVIII. En la actualidad es una rama del Derecho y se le denomina: hermenéutica jurídica, que es el arte de interpretar los textos jurídicos. Así ha evolucionado Hermes hasta nuestros días. La verdad, conocer estos antecedentes nos hace pensar que el Derecho es todo un arte, tomando como premisa la interpretación.

Pero abundando un poco más en la hermenéutica, es el género, porque en la especie existe una variedad de métodos de interpretación jurídica. Entre las más conocidas podemos encontrar la interpretación sistemática, la histórica, gramatical, a contrario sensum, por analogía, jurisdiccional y muchas más, y todas las interpretaciones doctrinales aceptadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Es importante que las personas entiendan que interpretar una ley no es lo mismo que interpreta una canción; que interpretar una canción tiene emoción, y la interpretación jurídica requiere un método. Es común que las personas que saben leer, y pueden entender lo que leen, piensen que es suficiente para interpretar correctamente una ley. No es así. No tendría caso la carrera de Derecho, si con leer se pudieran entender las leyes. Bastaría que nos den lectura de compresión para ser abogados.

Por otra parte, leo lo que publican las redes sociales cuando hay situaciones donde existe la aplicación de las leyes, y dicen tantas cosas que la verdad es un dechado de sandeces. Creo que hay que crear “bots” y “troles” que sepan de hermenéutica, ya que los actuales, usando una lógica simple, argumentan y partidizan sus puntos de vista, sin más sustento que lo que piensan, sienten y creen, y eso tampoco es hermenéutica en materia de interpretación jurídica. La lógica tiene otros escenarios, ya que lo lógico no necesariamente es jurídico.

Por último, es importante señalar que la actual Legislatura tiene la obligación de saber respecto a interpretación jurídica, ya que cuando menos deben saber interpretar la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Campeche, para no hacer desfiguros creyendo que debaten. La interpretación jurídica es básica para cualquier persona que interactúe con las leyes, así que pónganse a estudiar, y que sus asesores desquiten el sueldo con clases de interpretación, para que entiendan a qué me refiero.

 

José Guadalupe Celis Pérez

La entrada Hermes y la hermenéutica se publicó primero en Tribuna Campeche.

]]>