Inicio»Yucatán»Focos rojos por pandilleros

Focos rojos por pandilleros

1
Compartidos
Google+

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Gobierno Federal, alertó sobre la presencia de más de 100 pandillas en el sur del Estado, principalmente en Peto y Oxkutzcab, cuyos integrantes provocaron en 2014 diversos delitos, desde personas lesionadas hasta homicidios.

La información no concuerda con la versión de la Fiscalía General del Estado (FGE) en torno a este flagelo, pues para la ex titular de esta dependencia, Celia María Rivas Rodríguez (quien hoy busca una diputación local), en su momento dijo que el pandillerismo en Yucatán “no es un grave problema, el tema es preventivo y reactivo”, motivo por el cual diversas dependencias ya laboran para minimizar la situación.

En su documento “Pandillas: análisis de su presencia en el territorio nacional”, la Dirección General de Prevención del Delito de la SSP federal, destaca que en Yucatán se advierte sobre la presencia de unos 100 grupos, cuyos integrantes llegan a sumar más de mil jóvenes, entre mexicanos y centroamericanos.

De acuerdo con el estudio, estas bandas se ubican en Tekax, Ticul, Oxkutzcab, Tzucacab, Santa Elena y Peto, es decir, en los municipios del sur de la entidad.

La mayoría de las agrupaciones están compuesta por jóvenes que trabajaron de “mojados” en Estados Unidos o son hijos de migrantes.

“Tan sólo en Peto se ha detectado a más de 200 jóvenes que participan en al menos 12 pandillas, lo que resulta sorprendente, sobre todo si se considera que este municipio tiene tan sólo 10 mil habitantes”, se establece en la investigación efectuada en 2014.

Entre los grupos más agresivos, el documento menciona a “Pablines”, “Romeros”, “Pelones”, “Canarios” y “Galdinos”, así como a “Los Sapos” que operan en Xohuayán, quienes al igual que “Los Mocos” y “Los Raptors”, son algunas de las bandas que se han convertido en un peligro para el municipio.

Cada uno tiene más de 40 jóvenes reclutados, incluso hasta cuentan con niños de entre nueve y 10 años de edad.

El problema no sólo es en Peto, sino que además se han detectado pandillas agresivas en Tekax, Oxkutzcab, Ticul y Akil.

Sumado a estas conductas agresivas, las autoridades identificaron otra característica que comparten los integrantes de dichas pandillas: el consumo y tráfico de drogas caras, como la cocaína, el crack y aquellas denominadas “sintéticas”.

En 2014 fueron decenas las personas lesionadas por integrantes de estos grupos, incluso algunos jóvenes fueron asesinados a consecuencia de enfrentamientos entre las asociaciones, en las que prevalece una gran rivalidad.

Sin embargo, para la FGE este fenómeno “se resolverá con la prevención más que con la reacción contra las pandillas”.

Incluso, hasta desconoce el número de bandas que prevalecen en el Estado, pero en este año el problema ha destacado más en el sur, principalmente en Oxkutzcab, Peto y Tekax, ante los diversos homicidios perpetrados en esas localidades.

Noticia anterior

Iglesia Católica intenta frenar la ley del aborto

Siguiente noticia

Continúa plantón en la Segob por pensionados