Inicio»Yucatán»Vila D. heredará problemas jurídicos y conflictos sociales

Vila D. heredará problemas jurídicos y conflictos sociales

0
Compartidos
Google+

El primero de septiembre, Mauricio Vila Dosal protestará como alcalde de Mérida y al mismo tiempo heredará una administración con varios problemas jurídicos y conflictos sociales.

Uno de los más polémicos es el juicio que enfrenta la capital yucateca tras la decisión del actual alcalde, Renán Barrera Concha, de dar por terminado de manera anticipada el contrato de arrendamiento de 82 mil luminarias con la firma tapatía  AB&C Leasing de México y con el Banco Santander, que exigen un pago de más de 281 millones de pesos por la cancelación del acuerdo firmado en 2011.

El convenio fue firmado por la entonces alcaldesa priísta Angélica Araujo Lara,  y estipulaba que AB&C Leasing de México suministraría en calidad de renta esas 82 mil luminarias por cinco años, renta que tendría un costo para los meridanos de más de 500 millones de pesos.

Santander se encargó de pagar esa cantidad a la empresa arrendadora, y Araujo Lara comprometió a la Comuna a pagar al banco 7.8 millones de pesos mensuales hasta marzo de 2016.

Sin embargo, Barrera Concha canceló el acuerdo, suspendió los pagos mensuales al banco y cambió las luminarias chinas con 72 mil piezas de vapor de sodio.

Ahora, el problema queda en manos de Vila Dosal, quien ya anunció que  continuará la lucha legal para evitar el millonario pago a Santander, aun cuando el proceso legar y los fallos de los jueces no han sido favorables para el municipio.

De hecho, el Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa de Yucatán (Tjfay) donde se lleva a cabo este conflicto desde febrero de 2013, aún no emite una resolución.

El alcalde electo también heredará una deuda por pagar de 27 millones de pesos, producto de un juicio que empresarios ganaron a la Comuna por la duplicidad en el cobro de los impuestos  Predial y por la compra de bienes muebles que inició en 1999.

Fue hasta este 2015 cuando el Tjfay emitió el fallo a favor de los demandantes.

El alcalde electo también ya dijo que continuará la defensa jurídica para evitar el pago a los empresarios que les ganaron el juicio.

Otro tema pendiente es la recepción de las obras del llamado “Rescate del Centro Histórico de Mérida”, que fueron financiadas con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo y aplicadas por el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco.

Según la propia Ortega Pacheco, en el Centro Histórico se aplicaron obras por más de 250 millones de pesos, pero el Ayuntamiento se ha negado a recibirlas porque, según la autoridad municipal, el trabajo realizado por la hoy secretaria general del Partido Revolucionario Institucional, fue de muy mala calidad.

Y es que aunque la Secretaría de Obras Públicas del Gobierno del Estado asegura que ya corrigió las fallas y deficiencias que señaló la autoridad municipal, Barrera Concha insiste en no recibir las obras y también quedaría en manos de Vila Dosal poner fin a ese problema.

Y en tanto la discusión política se mantiene, cada vez hay un mayor deterioro de banquetas, calles y sistema de alcantarillado del primer cuadro de la ciudad en detrimento de la imagen urbana de la capital yucateca y de la seguridad de las miles de personas que todos los días caminan y circulan en esa zona.

 

OTROS PENDIENTES

Cuando el candidato panista estaba en campaña, ofreció mejorar el servicio de recoja de basura y acabar con los cobros “para los refrescos” de parte de quienes dan ese servicio a los ciudadanos.

Reconoció que el servicio es deficiente, que hay muchos atrasos, por lo que platicará con los concesionarios para exigir reducir las demoras en la recoja de basura y no solicitar para los refrescos.

Asimismo, la administración de Barrera Concha dejará pendiente mil 500 terrenos baldíos de los cuales sólo un 40 por ciento han sido atendidos por sus dueños.

El 60 por ciento se encuentra en litigio por problemas de herencia familiar, en otros casos los herederos ya no viven en el Estado y es difícil localizarlos.

Los terrenos baldíos son focos de contaminación en la temporada de lluvias ya que ahí se reproduce el mosquito transmisor del dengue.

De igual manera, queda pendiente el problema de más de 570 casonas antiguas que ya fueron abandonadas en la ciudad de las cuales el 40 por ciento está en grave riesgo de derrumbe.

De esa cantidad solo 26 fueron rescatadas y restauradas por sus dueños, pero el resto siguen en la misma situación.

Noticia anterior

Accidente en Lomas deja daños por 40 mp

Siguiente noticia

Motociclista chocó contra Aveo que le cerró el paso