Inicio»Yucatán»Persisten deficiencias en los penales yucatecos

Persisten deficiencias en los penales yucatecos

0
Compartidos
Google+

En el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, los penales yucatecos aprobaron con 6 puntos de 10, pero persisten deficiencias en los centros de internamiento de la entidad como falta de separación entre procesados y sentenciados, privilegios para algunos internos, carencia de manuales de procedimientos disciplinarios, así como de programas de rehabilitación y desintoxicación, entre otras situaciones detectadas en las supervisiones.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), José Enrique Goff Ailloud, informó que los resultados de la Aplicación del Diagnóstico Nacional revelan situaciones que no son ajenas a la institución y que requieren acciones inmediatas para su solución.

El ombudsman detalló la calificación promedio nacional de los Ceresos fue de 6.02, y en Yucatán los cuatro centros de internamiento alcanzaron 6.00 puntos en promedio, lo que coloca a la entidad en el lugar 18 de 32 estados.

La calificación más alta la obtuvo el Estado de Guanajuato con 7.59 y la más baja Quintana Roo con 3.66.

Recordó que en 2013 la calificación promedio alcanzada fue de 5.80, por lo que se percibe un ligero incremento, pero pidió no bajar la guardia y redoblar esfuerzos.

Goff Ailloud precisó que el Centro de Reinserción Social de Mérida obtuvo una calificación de 5.89; el de Oriente en Valladolid, 5.83; el del Sur en Tekax, 5.31; y el de Reinserción Social Femenil del Estado, que recién abrió sus puertas, 6.96.

En Mérida la capacidad del centro es de 2 mil 485 internos y la población el día de la supervisión, que fue el pasado mes de agosto de 2014, fue de mil 921.

En el Centro de Reinserción Social del Oriente Valladolid, la capacidad es para 156 internos y la población al día de la visita fue de 149.

En el Centro de Reinserción Social del Sur Tekax, la capacidad es de 146 internos y la población al día de la supervisión fue de 123.

En el nuevo Centro de Reinserción Social Femenil del Estado, la capacidad es para 120 mujeres y al día de la visita, habían 22.

Entre las deficiencias detectadas en los centros de reinserción de Yucatán se pueden observar la falta de separación entre procesados y sentenciados.

Además, se carece de suficiente personal capacitado, con un salario acorde a la actividad que desempeña, así como insuficiente suministro de equipamiento.

También se percibe una deficiencia de acciones para prevenir y atender incidentes, así como la falta de protocolos en caso de que ocurran.

Otro de los problemas detectados fue la insuficiencia de programas para la prevención de adicciones y de desintoxicación voluntaria, que constituyen un apoyo fundamental en la rehabilitación y en el proceso de reinserción social.

En las revisiones se observó la existencia de ciertos privilegios para algunos internos, ya que se les permite tener bienes los cuales se encuentran prohibidos por reglamento, asimismo se informó que hay reclusos que tienen y ejercen control sobre el resto de la población, deficiencias que vulneran los derechos a recibir un trato digno, de igualdad y legalidad.

 

Noticia anterior

Sorprendidos en pleno saqueo

Siguiente noticia

Leo Dan cautiva a los yucatecos