Inicio»Yucatán»Confirma el RAN la “extraña” adjudicación de tierras en Ucú

Confirma el RAN la “extraña” adjudicación de tierras en Ucú

1
Compartidos
Google+

El delegado del Registro Agrario Nacional (RAN), Cástulo Ramírez García, señaló que su antecesor, confirmó que Manuel Alberto Guillermo Molina, de 26 años de edad, originario de Quintana Roo, sí es propietario de 630 predios que suman 154 hectáreas en el municipio de Ucú como lo dio a conocer en su columna del periódico El Universal, Ricardo Alemán.

El propio funcionario federal admitió que se trata de un caso “insólito”, pues el ahora joven terrateniente no pagó un solo peso por recibir esa cantidad de tierras que abarca buena parte del municipio antes mencionado y detrás de esa irregularidad está la firma y el aval del anterior delegado del RAN, José Luis Santos Ramírez.

Según el reconocido columnista, “gracias a una posible componenda entre autoridades federales y los gobiernos de Quintana Roo y Yucatán –y por artes nada claras–, le regalaron 156 hectáreas de tierra propiedad de la nación a un joven de sólo 26 años de edad. El regalo incluye casi en su totalidad al municipio de Ucú, en Yucatán”.

“Pero por pura casualidad, el joven potentado es hermano del secretario de Finanzas y Planeación del Gobierno de Quintana Roo, quien, a su vez, es el mejor amigo del gobernador de esa entidad y el principal impulsor del precandidato del PRI a Quintana Roo”.

“Mientras que muchos se tragaron el escándalo engañabobos del predio Tajamar, en Cancún, pocos saben que a lo largo de 2015 –y siempre de manera silenciosa–, se produjo la adjudicación “legal” de 630 predios que suman 154 hectáreas, al joven Manuel Alberto Guillermo Molina, de sólo 26 años.

Este joven no pagó un solo centavo por esa fabulosa cantidad de tierra que, como se pueden imaginar los mal pensados, es ideal para hacer el negocio de la vida”.

¿Quién es Manuel Alberto Guillermo Molina? Una búsqueda elemental en la prensa yucateca lo muestra como parte de la “alta sociedad” de la península, pero sin mayores pretensiones. No se sabe que sea empresario, comerciante, estudioso y –más bien– parece un nini de clase adinerada.

“Y es que de acuerdo a una investigación periodística del portal electrónico del Instituto de Seguridad Jurídica Patrimonial de Yucatán (Insejupy), se detectó la “adjudicación” de los poco más de 630 predios, que en total suman 154 hectáreas, entregados al “comerciante” –como se le describe en los oficios a Guillermo Molina–”.

Sobre este asunto, el nuevo delegado del RAN declaró que recibió la delegación con desorden administrativo, y el asunto en cuestión “es un tema delicado que las autoridades estatales y federales correspondientes deben resolver a la brevedad el caso porque con esa firma, un joven ya es dueño de la totalidad de los predios de Ucú”.

Mencionó que él fue designado como delegado de esa dependencia federal en noviembre de 2015, en sustitución de Santos Ramírez, y desde su llegada a la encomienda detectó varias irregularidades, entre ellas, la insólita adjudicación de predios en Ucú.

“Considero que es necesaria la intervención del Gobierno Federal para derogar las autorizaciones y cancelarlas”.

Y es que efectivamente, continuó, los documentos detallan que Guillermo Molina recibió la adjudicación a título gratuito para adquirir la propiedad plenamente.

La gran mayoría de los terrenos se ubican en la localidad de Ulila, municipio de Ucú, y parte en la población de Komchén, Mérida.

Ucú cuenta con una superficie de 192.9 kilómetros cuadrados. Es decir, que la cesión de tierras prácticamente abarca casi todo el municipio.

De tal forma que como lo menciona Ricardo Alemán, es muy probable que la adjudicación de esa fortuna en tierra debió contar con el auxilio de autoridades federales y estatales, sobre todo si a Manuel Alberto no se le conocen empresas o negocios directos con el Gobierno de Yucatán.

Noticia anterior

Importante conformar archivos con valor histórico: Ceballos

Siguiente noticia

Eficiencia y lealtad

52 Comentarios